Compartir
Publicidad

Verdades, medias verdades y mentiras de la patronal del Taxi en su llamada a la huelga

Verdades, medias verdades y mentiras de la patronal del Taxi en su llamada a la huelga
Guardar
67 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer me encontré por Twitter este cartel que ha diseñado Fedetaxi para explicar las razones por las cuáles algunos taxistas se van a manifestar el próximo 18 de febrero en Madrid.

Antes de entrar en el meollo del cartel, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) está instando al Gobierno a que modifique el Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre o ROTT (PDF) que ya se aprobó el pasado mes de noviembre, ley contraria a todos los informes emitidos por la CNMC. Si queremos leer los informes preliminares de la CNMC sobre este reglamento, leer aquí o aquí.

Actualmente, la modificación en el ROTT, afecta sobre todo a la ampliación de la normativa para las licencias de arrendamientos de vehículos con conductor, que dejan de tener la tarifa fijada por los ayuntamientos y determina las características de la flota de vehículos de la empresa prestadora de servicios, pero que no ha puesto realmente en marcha ninguna medida de calado en el sector del taxi.

Cabify por ejemplo, opera bajo esta fórmula. Ahora, la CNMC vuelve al ataque pidiendo más cambios y liberalizaciones en el sector del taxi, y dado que el ROTT aprobado no contempla estos cambios en el sector, la CNMC ya ha anunciado que va a recurrir este reglamento. Lógicamente, una parte de los taxistas no está de acuerdo con este recurso, aunque otra asociación del taxi si lo está. La guerra dentro del sector ya está a campo abierto y** Fedetaxi recurre a medias verdades o mentiras para lograr el beneplácito de la población ante una huelga contra la liberalización del taxi** como vamos a ver.

La desaparición de las tarifas reguladas no es negativo

El primer punto negativo que señala el cartel, versa sobre la desaparición de las tarifas reguladas y el efecto negativo para el usuario que se va a generar. No es negativa esta eliminación de tarifas reguladas puesto que el teórico incremento de precios que anuncia Fedetaxi se generará siempre que sólo aumente la demanda y se mantenga la oferta de taxis fija.

En el caso de un sector abierto, si yo soy taxista y veo que está lloviendo, como es normal ese día sé que voy a tener más trabajo y por tanto también aumentará la oferta de taxis disponibles. En la actualidad, lo que ocurre los días de lluvia es que los usuarios no pueden coger taxis porque la demanda supera la oferta de taxis disponibles directamente.

Fedetaxi confunde servicio público municipal con tarifas bajas con el comportamiento de una empresa

Ahora mismo, si una empresa consigue gestionar 15 o 20 vehículos en simultáneo será mucho más eficiente en precios y servicios que un solo taxista trabajando con su vehículo. Por tanto, suponemos que la prestación de servicios estará en exclusiva en manos de multinacionales y que será mucho más caro.

Este argumento es el mismo que tenían los detractores de la liberalización del transporte aéreo en España y que hoy gozan de competencia para volar entre aerolíneas y que han hecho que cualquier ciudadano pueda coger un avión a un precio asequible. Hace 25 / 30 años, volar era un lujo que muy pocos se lo podían permitir.

Destrucción de empleo obviando el servicio a prestar

Fedetaxi afirma sin rubor que** se perderán 100.000 empleos** como si de un día para otro la población dejara de usar el taxi completamente y como si desapareciera el servicio. El taxi cubre una necesidad de desplazamiento inmediato y se haga con tarifa regulada y control de licencias a que se realice en mercado liberalizado, la necesidad no desaparece.

Es decir, es probable que exista reemplazo y sustitución por la entrada de nuevos actores, pero en absoluto desaparecerán los taxis ni la demanda.

Fin del servicio público del taxi rural

Antes de entrar en los efectos futuros sobre el taxi rural, habría que analizar la situación actual de las zonas rurales en España y sus coberturas con taxi. La estadística de 2015 del Taxi en España, ya nos dice que tenemos 70.510 taxis en las capitales de provincia y que 46.614 taxis prestan servicio en la provincia. (Total de taxis en España en 2015 de 117.124 taxis)

Quitando los grandes núcleos urbanos y sus centros metropolitanos, comunidades con bastante dispersión poblacional como Castilla y León y Galicia, vemos cómo muchas de las provincias de estas comunidades no tienen siquiera un taxi por municipio, por lo que partimos de un escenario realmente malo.

Si se modificaran las normas existentes del taxi actuales, es muy probable que estos núcleos rurales tuvieran más cobertura en vehículo abogando por la proximidad entre municipios cuando así se pueda y que un grupo de taxistas o empresas, pudieran prestar servicio en carácter comarcal, más allá del núcleo de población.

Los derechos de los trabajadores del taxi, a examen

Los taxistas actuales claman por la pérdida de derechos laborales dentro del sector del taxi de los trabajadores si el sector se liberaliza. En principio, el sector del taxi y sus asalariados, es un sector que trata a sus empleados realmente mal. Ahora mismo, un asalariado del taxi cobra un salario del 40% de lo que consigue recaudar en su jornada laboral, se le descuenta la Seguridad Social de dichas recaudaciones, se le suelen repercutir costes extras, mejor no hablamos de la duración de la jornada laboral (12 horas es lo habitual) y tampoco el taxista empleador le permite sus periodos de descanso en esta maratoniana jornada de trabajo poniendo en riesgo su seguridad y la seguridad de sus clientes.

Si cualquier empresario de otro sector, tratara así a sus trabajadores, tendría a los sindicatos encima con toda la razón desde el minuto cero. ¿Sabéis por qué estos asalariados del taxi aguantan un trabajo cercano a la esclavitud? Porque a efectos de la concesión futuras de licencias, estos asalariados parten con ventaja en sus ayuntamientos y ser asalariado previo en el taxi, puntúa para obtener una licencia nueva.

Anulación de controles en los vehículos y empresas piratas

Por último, Fedetaxi lanza el bulo de que los vehículos no tendrán un control adecuado y alerta de las empresas piratas. Hoy por hoy, los vehículos, tanto aquellos con servicio público como privado, tienen que pasar un control de estado general (la famosa ITV) que ya certifica qué vehículos son aptos para circular y cuáles no. Si yo soy una empresa de taxis, basta con que tengamos claros cuáles son las características que tienen que tener los vehículos en flota y cumplir con esas normas.

El sector privado ya cumple con toda la normativa necesaria que asegura la calidad del consumidor final, como se hace por ejemplo en sanidad, en las empresas de alimentación, en todo el sector de la construcción... Operar en sector liberalizado no significa que desaparezcan las restricciones administrativas o controles al servicio que se presta. Simplemente se eliminan barreras de entrada.

Por último, estoy de acuerdo que la piratería es un problema. Pero este problema no es exclusivo del sector del taxi, sino de todas las empresas. Hay que luchar contra la competencia desleal y una empresa que opere al margen de las normas, está haciendo competencia desleal al resto de empresas. Pero esta competencia la tiene el asesor, el fontanero, el carpintero y cualquiera que preste sus servicios en la economía sumergida.

En Magnet | Atención taxistas: así está muriendo el sector del taxi en Estados Unidos en la era post Uber

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos