Compartir
Publicidad
27 cosas que sólo saben las personas que sufren migrañas
Así lo hemos vivido

27 cosas que sólo saben las personas que sufren migrañas

Publicidad
Publicidad

Recuerdo la primera vez que me quedé sin ver un pijo por culpa de una migraña. Salía del Carrefour con un paquete de arroz en la mano derecha, cuando vi que el mundo que había frente a mí se difuminaba y en la parte baja de mi campo visual aparecía una línea serrada que parpadeaba, como si quisiera llamarme la atención sobre alguna oferta inexistente de aquel establecimiento. Poco a poco aquella zona ciega y parpadeante se fue hacia el centro de mi campo de visión, y luego se ensanchó como si quisiera dividirse, rollo células reproduciéndose.

Me asusté. Creía que me había dado un chungo, pero no: resultó que se trataba de una migraña. A mí lo de las migrañas me sonaba a dolores fuertes de cabeza, y aquí fue cuando aprendí la primera de 27 cosas que sólo saben las personas que sufren migrañas, o quienes viven con personas que las padecen: las migrañas no siempre duelen. Pero había más.

1. Mi migraña es mía y sólo mía

Tu migraña y la mía no tienen por qué parecerse. De hecho, hay chopocientos sabores de migraña, jaqueca o hemicránea. Es decir, que presentan síntomas variopintos: las hay que duelen por todas partes, las hay que duelen de forma selectiva, las hay que no duelen en absoluto, las hay que dejan cegato al que las padece, las hay que lo dejan sin habla o balbuceando...

Por eso...

2. Migraña no es sinónimo de cefalea

De hecho, cefalea viene del griego κεφαλαία, que significa cefálica, y por tanto de κεφαλή, que significa simplemente cabeza, así que no es de extrañar que los médicos prefieran el término cefalalgia, que combina κεφαλή (cabeza) con ἄλγος (dolor), para hablar del dolor de cabeza. Sin embargo, como hemos visto hace unas líneas cualquier migrañoso te dirá que lo suyo puede dar cefalalgia o no. E incluso habrá quien te diga que sus migrañas son a la cefalalgia lo que los pimientos de Padrón al picor, que a veces sí y a veces no.

3. Si tienes migraña, con un poco de suerte verás las estrellas

"Entonces empecé a descubrir su tarjeta de visita. Noto que la visión se distorsiona como si estuviera deslumbrada por el sol y poco a poco comienzo a no ver bien. Así paso una media hora hasta que me comienza a atacar un dolor de cabeza muy fuerte que me impide hacer cualquier actividad." — Ana, sufridora de migrañas desde los 10 años.

Ana, mira esto:

Migraña con aura, migraña sin aura, migraña con espectro de fortificación... En la Sociedad Española de Neurología tienen un buen apartado sobre todas estas cuestiones. Paradójicamente, o no, el diseño de la web de esta Sociedad da un poco de dolor de cabeza cuando lo ves. Ánimo...

4. Los jueves, migraña

Como si de un reloj suizo se tratara, a veces la migraña llega con extraordinaria puntualidad. Otras veces las migrañas son más italianas de espíritu, y llegan cuando les apetece y les parece bien.

5. Si tienes una crisis de migraña salvaje, 'Los otros' es tu película

Migrana Jaqueca Hemicranea Dolor Cabeza Sintomas

No luces, no ruido, no compañía. Tira el teléfono por la ventana, encuentra tu madriguera, enciérrate en ella, quédate a oscuras, acurrúcate y ponte a hibernar. Y, por favor, ¡QUE NADIE ABRA ESA JODIDA PUERTA!

6. Los otros dirán que lo que tienes tú es mucho cuento

Are You Kidding Me

Ahora estás bien, de golpe y porrazo dices que te duele y que te duele y que, joder, cómo te duele, luego estás así como zombie, y de repente vuelves a estar como nuevo. ¿En seriooo?

7. No comas chocolate, no comas nueces, no comas mantequilla...

Haz clic aquí, que vamos a jugar a una cosa...

De hecho...

8. Google en el fondo te dice que dejes de vivir

Si te calzas el salacot sobre la sesera y emprendes el maravilloso camino a través del fascinante universo de internet, a la búsqueda de cosas que hagan empeorar tu estado, lo más seguro es que internet —bueno, Google— te devuelva la respuesta de que TODO MAL. Apechuga.

9. Si tu migraña es por estrés, tu crisis campeona te vendrá cuando estés más tranquilo

Por joder la marrana, más que nada.

10. ¿Tienes migraña? ¡Quédate embarazada!

De acuerdo, esto sólo es válido para mujeres en edad fértil y todas esas cosas. Comoquiera que hay migrañas cuyas crisis aparecen relacionadas con vaivenes hormonales, un hermoso embarazo ha sacado del apuro a más de una migrañosa.

"La peor época de migrañas la tuve cuando tomaba anticonceptivos hormonales."

Eso sí, los dolores de cabeza asociados a la tenencia de cachorros humanos ya es otra cosa.

11. Ese tonto atontamiento que precede y sigue o sustituye al doloraco inmenso

Dicen los médicos que las migrañas van acompañadas de dolor sí o sí. Yo sostengo que en mi caso no es así, pero lo que sí que las acompañan siempre es un atontamiento que me deja a la altura del mismísimo [tontaco de tu preferencia, como por ejemplo Donald Trump].

12. Una duchita tibia puede venir bien... o no


Nunca se sabe.

13. ¿Y esto por qué te pasa? es esa pregunta estúpida que todo el mundo te hará...

... y que difícilmente sabrás responder.

14. Has ido al médico y... como si no hubieras ido

"Lo comenté aprovechando alguna consulta, y simplemente me dijeron que bueno, que fue una migraña gorda, y que si hubiera ido a Urgencias me habrían puesto algo más fuerte en vena, rollo Nolotil. Que procurara no estresarme, que caminara media hora al día, que no me agobiara". — Miguel, un sufridor de migrañas que no se agobia por prescripción facultativa.

O bien...

15. Has pasado de ir al médico, porque total... ¿para qué?

O sea, lo que hago yo.

16. Si te mueves, te duele

"Sé que es una migraña porque cuando sacudo la cabeza el dolor se intensifica."

17. Va en aumento, va en aumento, ¡¡¡VA EN AUMENTO!!!... y de repente, empieza a disminuir

Salvo que vuelva a ir en aumento, claro.

18. Con la cara de corcho

"De repente, una tarde empezó a dolerme todo el lado derecho de la cabeza, y por más ibuprofeno que tomase no paraba. Al revés, aún estaba peor. Poco a poco me notaba como un hormigueo por toda la parte derecha de la cabeza y la cara, me daba pellizcos en la mejilla y no notaba nada. Me encerré en mi habitación, en silencio y a oscuras. Estuve a nada de ir a Urgencias, y justo la tarde en la que estaba decidido a ir probé a salir a la calle y muy poco a poco la cosa fue ya reculando, pero tardé varios días más en recuperar la sensibilidad de la mitad de mi cara, y luego pasaron años en los que notaba como 'mini-agujetas' en ella, como si los nervios se estuviesen desperezando y recuperando."

Esta acojona, ¿eh? Pues es real como la vida misma. Y como todas las citas que lees aquí.

19. La posición es importante

"Las crisis me daban por la noche y tenía que quedarme sentada durmiendo porque si no, era como que el cerebro se diera contra el cráneo y el dolor era más inhumano." — María, una sufridora de migrañas que aprendió a dormir sentada.


No nos hemos podido resistir.

20. O te tomas algo antes de ir a dormir, o amaneces con migraña

No es que le tengas especial querencia a las pastillas por afición, pero la verdad es que sueles cenar con ibuprofeno a la mínima que sientes alguna molestia. Por si acaso.

Es más...

21. Tu bolsillo o tu bolso o la guantera de tu coche, y también tu mesita de noche, son como el boulevard de los sueños rotos

Todos a coro:

Un supermercado de la droga que haría las delicias de Gloria Serra si tuviera que narrar el tremebundo inventario de ese inmenso catálogo de analgésicos que guardas entre tus pertenencias. ¿Cómo que pastilla roja o pastilla azul? Bah, eso es para cobardes. Lo tuyo es buscar el mejor remedio, siguiendo una espiral muy loca de la analgesia total. Si no lo has probado, es que no existe.

22. Buscando, puedes encontrar soluciones por las que nunca habrías dado ni un penique

Me pasaba 4 o 5 días de la semana medicada, no podía ir en coche al trabajo, ni siquiera ponerme las lentillas. Cuando ya vi que prácticamente tenía mi vida condicionada encontré al doctor Martin Araguz, que es uno de los pioneros del tratamiento por toxina botulínica. Yo había leído algo al respecto pero pensaba que era experimental. Cuando fui a la consulta tenia una media de 20 crisis al mes. Tras la primera sesión, lo normal es que en un mes se empiece a notar algo de mejoría, pero depende de la persona. Yo, después de la primera sesión, reduje mis crisis un 70 % tras un mes. Después de la segunda dosis, volví a reducirlas y tras la tercera dosis, prácticamente tengo una al mes. Lo que hace el botox es modificar el umbral del dolor, afecta a los nervios de las zonas donde se concentra el dolor de forma que modifica la señal que se envía al cerebro y el dolor extremo deja de ser tal. La actuación del botox para la migraña es distinta de cuando se utiliza para combatir arrugas, ya que las zonas donde se inyecta tienen terminaciones nerviosas pero no músculos manejados por esos nervios." — Ana, sufridora de migrañas asociadas a problemas vasculares.

23. Has oído hablar de soluciones clínicas que tu médico parece desconocer

Como por ejemplo, la enzima DAO.

24. Te duele, vale. Pero ¿cómo te duele?

"Un dolor al estilo de como una presión en un lado de la cabeza, que puede ser el derecho o el izquierdo, más bien leve o medio."

Dolor sordo, dolor agudo, dolor continuo, dolor pulsátil... Te haces un experto en describir dolores. Y eso que este es un tema dolorosamente complicado, más que nada porque...

25. Explicar con detalle los síntomas es heroico

"Es como si se derritieran las imágenes que me llegan por los ojos. El cerebro no sabe leer la información."

26. Nadie que no sufra migraña te entenderá

Eso es así. Pero...

27. Quien sufra migraña se solidarizará contigo

E incluso te ayudará de forma muy amable a hacer esta recopilación prestándote su testimonio para que lo entrecomilles y lo publiques mientras la cabeza te la vuelve a jugar. Una vez más.

Foto | Alex E. Proimos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos