Compartir
Publicidad
Publicidad

Pese a París y a Bruselas, la gran mayoría de víctimas del terrorismo yihadista es musulmana

Pese a París y a Bruselas, la gran mayoría de víctimas del terrorismo yihadista es musulmana
Guardar
70 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tres explosiones han causado casi una treintena de muertos en Bruselas. Pese a que las autoridades belgas no han confirmado la autoría de los atentados, el modus operandi apunta, una vez más, y como ya sucediera en París apenas hace un puñado de meses, al terrorismo islamista. Europa se enfrenta de nuevo a la amenaza del yihadismo internacional, y entre tanto, Twitter aúpa a trending topic el hashtag #StopIslam. ¿Pero se trata realmente de una guerra de religión, como se insiste de forma machacona desde determinados foros? Si nos fijamos en los datos, no: las víctimas del yihadismo suelen ser musulmanas.

Pese a que un atentado en suelo europeo nos causa mayor conmoción, como por otro lado es lógico, las células islamistas operan de forma mucho más activa en otros países. No sólo en aquellos sacudidos de forma sempiterna por el terrorismo, como Iraq y Afganistán, sino también en Nigeria (hablamos de Boko Haram aquí) o países a priori más estables como la India o Kenya. Es más, Europa ni siquiera se enfrenta a la peor amenaza terrorista que recuerda: en décadas anteriores, el balance de víctimas era mucho mayor que el actual. Los atentados de Bruselas no se explican por un enfrentamiento de religiones.

O al menos, esa explicación no casa con los datos en crudo. En 2011, un informe del Centro Nacional Contraterrorista de Estados Unidos indicaba que entre el 80% y el 97% de las víctimas del terrorismo internacional cuya confesión era conocida eran musulmanas. Sólo en 2011 murieron más de 3.000 afganos, 2.900 iraquíes, más de 2.000 pakistaníes, más de 1.000 somalíes y 590 nigerianos. No se conocía la religión declarada de todos ellos, pero los cinco eran y son o bien países mayoritariamente musulmanes o cuentan con un importante porcentaje de la población de confesión musulmana (Nigeria).

El 60% de los ataques, en tres países

Como recogía la BBC, los diez países que sufrieron un mayor número de ataques (y de víctimas mortales) terroristas entre 2004 y 2013 se encontraban fuera de Europa o de América del Norte. El 60% de los ataques de toda una década tuvieron lugar en tres países: Afganistán, Pakistán e Irak, los tres de mayoría musulmana:

Ataques Terroristas

El informe anual del Global Terrorism Database ofrece una mayor perspectiva. Entre 2004 y 2013, los ataques terroristas en Reino Unido no superaron los 400, siendo tan sólo un puñado de ellos letales (la mayoría tuvieron lugar en Irlanda del Norte, no relacionados con el yihadismo). En Estados Unidos, la cifra fue menor: 131 ataques contabilizados, menos de una veintena de carácter letal. En España, uno de los países europeos más habituados a la amenaza terrorista durante décadas, tan sólo contamos alrededor de 50 "incidentes", entre atentados fallidos y letales. Sólo son cifras numerosas en el contexto europeo.

Fuera de él, sólo en Iraq se produjeron más de 12.000 ataques, de los cuales más de 8.000 tuvieron consecuencias mortales para ciudadanos iraquíes. El terror se extendió, de forma más notable que en los países occidentales, a otros estados de mayoría no musulmana: la India, Perú o Camboya, entre otros muchos, sufrieron más ataques terroristas en su territorio que la mayor parte de países europeos. Pero, está bien, es complicado afirmar que los musulmanes sufren más el yihadismo en base a esto. ¿Cómo averiguarlo?

Los occidentales, objetivo menor de Al-Qaeda

Pese a que, de nuevo, se trata de una relación de datos incompleta que ofrece sólo parte del cuadro global, desglosando las estadística de los atentados de Al-Qaeda es posible entender hasta qué punto el terrorismo islamista afecta sobremanera a ciudadanos musulmanes. Der Spiegel se hacía eco de ello hace un par de años: entre 2004 y 2008, periodo en el cual la organización terrorista perpetró sus dos atentados más sangrientos en Europa (Madrid y Londres), sólo el 12% de sus víctimas mortales fueron occidentales.

A nivel internacional, a vista de mapa:

Independent

Todos los datos anteriores han de ser interpretados con calma. No siempre se conoce la confesión religiosa de la víctima, y no todos los atentados terroristas, exitosos o no, están carentes de motivaciones religiosas. Sin embargo, hay un patrón obvio que salta a la vista cuando nos fijamos en el mapa internacional del terrorismo, elaborado por The Independent en base al 2015 Global Terrorism Index. Los países musulmanes son los que más sufren en sus carnes el terrorismo yihadista. No se trata tanto de un ellos contra nosotros, sino de grupos terroristas cuya motivación, más allá de la fe, es destrozar vidas.

ISIS es un peligro, ante todo, para los musulmanes

A la hora de hablar de terrorismo, hoy la gran mayoría de las miradas de Europa ya no se dirigen a Al-Qaeda sino a ISIS. Desde que lograra asentarse en los valles del Tigris y el Eúfrates como un pseudo-estado con territorio y administración propia, ISIS ha tenido capacidad operativa para financiar y organizar ataques terroristas en Europa. Una de las primeras reacciones hoy del ministro de Exteriores español, José Garía-Margallo, ha sido apuntar a ISIS. Sí, es un peligro para nuestra seguridad, pero aún más para la de los musulmanes.

No en vano, sólo en 2015 el grupo acabó con la vida de 1.366 civiles en Siria, país mayoritariamente habitado por musulmanes suníes. Hay que introducir algunos matices, no obstante: ISIS participa en un conflicto bélico a gran escala, por lo que sus acciones encajan peor dentro de la etiqueta de "terrorismo" que afecta a los países europeos, asiáticos o africanos. En cualquier caso, ilustra hasta qué punto la organización es una amenaza mucho más real para la población musulmana de Oriente Medio (hay que añadir las víctimas civiles de Iraq, no contabilizadas aquí), de la que muchos huyen buscando refugio en Europa.

85

Para el caso sirio, por otro lado, ISIS no es la fuerza activa más mortal de cuantas participan en la guerra: las tropas leales a Bashar Al-Asad fueron los responsables del 75% de las víctimas civiles contabilizadas en Siria el año pasado. ISIS, sin embargo, sí lleva a cabo otras acciones terroristas al margen de su participación en la guerra civil siria. En ellas, como las de París o Bruselas, también acaba con la vida de población musulmana: desde Libia hasta Francia, pasando por la población chií del Líbano o Irak, es la comunidad islámica la que en mayor grado sufre la violencia del terrorismo de ISIS.


Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos