Compartir
Publicidad

11 escenas de acción de Kollywood que hacen del cine norteamericano un juego de niños

11 escenas de acción de Kollywood que hacen del cine norteamericano un juego de niños
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando pensamos en cine indio, es Bollywood lo que nos viene a la cabeza. Pero esta cultura audiovisual de películas de danza y romances es sólo una parte del universo cinematográfico del país asiático. El cine tamil, también conocido como Kollywood, es la industria cinematográfica india con centro en Kodambakkam, Chennai, y es el segundo núcleo de creación más grande de un país con infinidad de mercados (Telugu, hindi, Kannada, Marathi, bengalí, Oriya, Malayalam, y Assamese).

Leyes de la física, de la lógica, de la continuidad narrativa… El cine tamil es la otra Rusia de Internet y no necesita ninguna de las cosas anteriormente mencionadas. Más bien parece lo contrario. Esta parte de la industria del cine indio lleva las escenas de acción a donde nuestro cine occidental no se atreve. Algunas veces, con resultados nefastos, otras, sublimes. En la mayoría, puro gozo dionisíaco. Aquí dejamos un pequeño y sentido tour con algunos de los grandes momentos que el cine tamil ha sabido regalarle a las redes. No mueras de shock cultural antes de darle un tiento a esta realidad paralela por descubrir.

Amo Rajnikanth

Decir Rajnikanth es nombrar al padre del cine tamil de serie B. Más de 35 años (y ci-en-to-vein-te películas) a sus espaldas en los que ha dejado algunas de las escenas más locas de todo el legado indio. Rajnikanth es la combinación entre su Chuck Norris y su James Bond particular. Aquí puedes verle en Arunachalam. Pum, juases y japúses a tutiplén. Si crees que lo de la botella es muy loco, espera a ver lo que viene después (si te ha picado por su arte, mírate esta compilación).

Bailaré sobre tu tumba

Ojo, Karate no es una película tamil, es una obra hindi de mediados de los 80. Aún así, la impresionante escena de acción y el sobreesfuerzo al que debió pasar el actor principal para aprender a levitar, bien merece su incursión en esta lista. Mucho ojito a ese guiño final a Taxi Driver, como si hubiésemos tenido poco con todo lo demás.

Más allá del GTA

La thug life ha estado siempre muy presente en el mundo tamil, pero uno de los ejemplos recientes más divertidos será, posiblemente, Aambala. Si sumamos Diplo, Hip Hop, Step Up y lo que aún no han hecho en la saga Fast Furious, tenemos este resultado. Parece ser que la película no obtuvo muy buenas notas. Pero a quién demonios le importa.

Venciendo al tiempo

Posibles influencias que hemos encontrado en Kalam Vellum: hermanos Marx, Sergio Leone, Bergman, expresionismo alemán, Bruce Lee y Mikhail Kalatozov. Este clásico del cine de acción de 1970 sigue las andanzas de un Robin Hood insertado en la típica película de cowboys. La de M. Karnan no sólo parece venerar la historia del séptimo arte, también fue una precursora de su tiempo: este es el aspecto que años después tendría el modo práctica del Mortal Kombat. Y no te rías, que esto es muy serio.

Épica agraria

Como hemos visto, a los indios les gustan mucho las escenas de especialistas con coches, pero siempre se puede ir un paso más allá. Siempre se puede poner una escena de combate entre tractores. Y justamente eso hicieron en Alluda Majaka.

Pecstep

I es el último thriller romántico tamil que ha roto los esquemas de occidente. ¿La razón? Esta película de Shankar de 2015 ha inventado un nuevo subgénero, la pelea bodybuilder extrema. Cuidado, puede que estos ritmados golpes de pectorales al compás del dubstep terminen por inducirte un estado de trance.

Con la fuerza de mil bueyes

¿Quieres saber qué se está haciendo ahora mismo en Kollywood? Arreglar lo que Hollywood estropea. No tenemos la escena original de Bahubali: The Beginning, este remake poco encubierto de Furia de Titanes, pero sólo el fragmento que hemos visto nos garantiza que es a ellos a quien deberíamos pedirle una adaptación a la gran pantalla de God of War.

La parodia, mejor en casa

Como todo cine, el indio también sabe reírse de sí mismo. En Singam 123, película tegulu (sí, Tollywood) de comedia romántica y acción spoof de este último año, tenemos otra nueva mejor arma de combate. Ojo, según IGN, un videojuego está ya en marcha: Singam 123: Banana Rumble.

La visita del mesías

Como Kalam Vellum, Legend también es una película con potencial para trascender, gracias a su revolucionario uso de la técnica. En este caso, todo lo que tenga que ver con la dirección abrupta (atentos a los zooms, contrapicados y la repetición en batería) y el abuso de los affter effects, de los que no podemos decir nada para no arruinar la experiencia.

Un semidios a los pies del templo

De verdad, de verdad que nos gustaría saber qué está pasando en esta escena. Por qué hay sicarios disfrazados de mujeres hindúes, por qué un hombre puede parar con la fuerza de sus manos un machete, por qué es tan épico que con su fuerza mental pueda hacer reventar la pintura de su frente y qué demonios le dice a todos los asistentes del templo que les trastorna tantísimo. Prabhas, como Balakrishna (el de la película que hemos visto antes) es otra de las grandes superestrellas del cine tegulu actual. No podemos decir que no comprendamos su magnetismo.

Doblegarse ante el poder de Kollywood

En la que probablemente pase a la historia como la mejor secuencia de acción del cine tamil, está Enthiran, película de culto de 2010 en la que la industria, guionistas y actores hicieron una demostración de fuerza que hace que Matrix parezca una propuesta cobarde. Sale de nuevo, cómo no, Rajinikanth. Weta Digital e Industrial Light & Magic andaban involucrados, su cinematógrafo elaboró un manual de 1600 páginas con todos los posibles ángulos en los que la película podría filmar. El efecto principal que ves en esa escena había sido usado sólo previamente en El curioso caso de Benjamin Button. 1320 millones de presupuesto. El resto, es historia del cine.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos