Compartir
Publicidad

La gran discusión sobre cuál es la peor película de la historia (y nuestras 27 candidatas)

La gran discusión sobre cuál es la peor película de la historia (y nuestras 27 candidatas)
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La temporada de premios, cuyo gran colofón fue la 88ª edición de los Oscars, ha orientado la conversación de los últimos meses en torno a lo mejor de la cosecha cinematográfica de 2015. No obstante, entre los numerosos galardones que se han entregado entre diciembre y febrero hay un par que se salen de lo corriente: los Razzies y los YoGa eligen lo peor del cine.

Por lo general, nadie quiere pasar por taquilla para ver una película lamentablemente realizada pero, en ocasiones, ese plan puede ser más divertido que digerir uno de los dramas que acaparan estatuillas o los elogios de la crítica. Con el ánimo y la compañía adecuada para disfrutar de un visionado donde debe apreciarse el humor involuntario, el guion absurdo, las torpezas técnicas o las inverosímiles interpretaciones...

¿Realmente es Edward D. Wood Jr. el peor director?

Edward D. Wood Jr.

¿Cuál es la peor película de todos los tiempos? El debate se reabre cada cierto tiempo y, a pesar de la creciente montaña de bodrios que se producen, hay una serie de títulos que suelen encabezar todas las listas; en parte por su pobre calidad, en parte porque buscar más puede parecer innecesario. Y la inevitable cuestión de los gustos: dentro de una selección de indiscutibles basuras, cada uno tiene su favorita.

Uno de los primeros y más destacados esfuerzos por recopilar el peor cine está en el libro ‘The Fifty Worst Films of All Time’ (1978), de los hermanos Harry y Michael Medved en colaboración con Randy Dreyfuss; invitaban a los lectores a enviar votaciones para elegir la peor película de la historia. Con más de 3.000 votos recibidos, los hermanos Medved publicaron ‘The Golden Turkey Awards’ (1980) y entregaron la corona a ‘Plan 9 del espacio exterior' ('Plan 9 From Outer Space’, 1959).

Ed Wood (Edward D. Wood Jr.) fue considerado el peor director que ha existido jamás y ‘Plan 9’ su obra maestra. Sin embargo, esta unanimidad generó reacciones contrarias; sí, la película es mala, pero al menos no pretende cambiar la vida del espectador ni ganar premios. Sólo entretener. Y ahora es un título de culto. La ingenuidad del trabajo, sus excéntricos protagonistas y el encantador retrato de Wood que hizo Tim Burton han ayudado a sacar del pozo este film.

La 'Showgirls' de la Ciencia ficción descerebrada

Un póster de Battlefield Earth con algunas de las críticas que recibió

El trabajo de los hermanos Medved animó a otros. Cabe señalar el trabajo de los 'Stinkers Bad Movie Awards', un opuesto a los Oscars fundado en 1978 (antes que los Razzies, nacidos en 1981, si bien desaparecieron en 2006); sus responsables decidieron crear en 2001 una lista como réplica a la famosa selección de las 100 mejores películas de todos los tiempos que saca la revista Sight and Sound una vez cada década.

El TOP 10 de los Stinkers estaba encabezado por ‘Campo de batalla: La Tierra' ('Battlefield Earth’, 2000), ‘Wild Wild West’ (1999), ‘Batman & Robin’ (1997), ‘Howard… un nuevo héroe’ (‘Howard the Duck’, 1986), ‘Spice World’ (1997), ‘Speed 2’ ('Speed 2: Cruise Control', 1997), ‘Es Pat' ('It´s Pat’, 1994), ‘Showgirls’ (1995), ‘El proyecto de la bruja de Blair’ ('The Blair Witch Project', 1999) y ‘Waterworld’ (1995). El acierto de la selección es patente al repasar listados similares; casi todos hacen referencia a estos títulos.

Basada en la novela de L. Ron Hubbard, fundador de la Iglesia de la Cienciología, ‘Campo de batalla: La Tierra' fue calificada como uno de los mayores despropósitos de la historia del cine prácticamente desde su estreno, consolidándose a raíz de la lista de los Stinkers Awards. A diferencia de ‘Plan 9’, esta cosa protagonizada por John Travolta nunca ha generado simpatías y sólo puede sorportarse con (muchas) ganas de cachondeo.

Las manos del aficionado insensato

Antes, en 1993, el influyente show de televisión 'Misterio en el espacio' ('Mystery Science Theater 3000'), especializado en rescatar lamentables cintas de serie B, llamó la atención sobre ‘Manos: The Hands of Fate’ (1966). Los responsables del programa la señalaron como la peor película a la que se habían enfrentado y el capítulo acabó siendo uno de los más vistos; escrita, producida y dirigida por Harold P. Warren, 'Manos' se convirtió en un objeto de culto instantáneo.

Entre otras razones por su peculiar origen: una apuesta entre Warren, vendedor de seguros y de fertilizantes, y el guionista Stirling Silliphant —ganador del Oscar por escribir 'En el calor de la noche' ('In the Heat of the Night', 1967)—. El primero se burló de la industria del cine asegurando que cualquiera podía hacer una película y el segundo le retó a demostrarlo. El resultado: una completa bazofia. Pero Warren ganó la apuesta.

El Ciudadano Kane de las pelis malas

En los últimos años, ha surgido un nuevo título favorito en este debate sobre lo peor del cine: ‘The Room’ (2003). Calificado como "el Ciudadano Kane de las películas malas", este melodrama romántico escrito, producido, dirigido y protagonizado por Tommy Wiseau es tan ridículo que su propio autor ha intentando venderlo como una comedia. En uno de los cines donde se estrenó tuvieron que poner el aviso de "No se devuelve el dinero" porque el público abandonaba su butaca a la media hora de empezar la proyección.

Era una ruina, en todos los sentidos, pero se corrió la voz y, poco a poco, la curiosidad llevó a mucha gente a querer comprobar lo mala que es 'The Room'. Y es muy mala, terrible, pero te acabas riendo, y lo más gracioso es que ahora Wiseau tiene su propia legión de fans. Tanta fascinación despierta su bodrio que las circunstancias del rodaje dieron lugar a un libro que va a ser llevado a la gran pantalla, con James Franco en el papel de este moderno Ed Wood.

Nuestras 27 candidatas

Birdemic

En Magnet queremos aportar nuestro granito de arena a esta gran discusión y proponemos 27 películas que, sin duda, pertenecen a la realeza de las grandes basuras del cine. Como ya han encabezado demasiadas listas, hemos dejado fuera las 4 producciones destacadas más arriba.

Tras ver 'Striptease', Leonard Maltin escribió: “no es lo suficientemente divertida, dramática, sexy o mala, para estar calificada como entretenimiento en ninguna categoría”. Podría ser la definición de la bazofia cinematográfica, si bien, como decía arriba, cualquier film puede proporcionar un rato divertido en las circunstancias adecuadas. Haz la prueba. Junta a esos amigos con los que te ríes siempre, incluso de la tontería más simple del mundo, y sentaos a ver cualquiera de estas "joyitas":

‘Reefer Madness’ (1936)

Louis J. Gasnier tiene el dudoso honor de dirigir la primera película calificada mayoritariamente como la peor película de la historia (aunque lo mejor estaba aún por llegar). Es propaganda, un bochornoso film que pretende evitar el consumo de marihuana. Una parodia no podría haberlo hecho mejor.

‘Robot Monster' (1953)

Phil Tucker es el responsable de este atroz relato de ciencia-ficción con uno de los monstruos más ridículos de la gran pantalla. Se supone que debe inquietarnos y asustarnos pero sólo consigue hacer reír.

‘The Beast of Yucca Flats’ (1961)

Además de descubrir 'Manos' a numerosos aficionados, MST3K se preocupó por mostrar la espantosa obra de Coleman Francis, un auténtico terrorista del séptimo arte. Aquí os dejo su debut, una fantasía sobre un científico ruso transformado en bestia asesina por una explosión nuclear (un precedente malvado de Hulk).

‘Hedora, la burbuja tóxica' ('Gojira tai Hedorâ', 1971)

Yoshimitsu Banno toma la batuta en la 11ª entrega de la saga japonesa de Godzilla e intenta concienciar al mundo sobre la polución del planeta. No había mejor forma. Los fans del popular kaiju llevan pasándolo bomba desde entonces, ya es hora de que se extienda el disfrute de esta locura.

'Karate Girl' ('Karateci Kiz', 1974)

Orhan Aksoy es el genio detrás de una de las escenas más desternillantes de la historia del cine. Suyo es este memorable "thriller de acción" que se incluye entre las películas que inspiraron a Quentin Tarantino para llevar a cabo 'Kill Bill'. En este enlace podéis verla completa.

‘The Giant Spider Invasion' (1975)

Bill Rebane intenta recuperar el pánico provocado por las hormigas gigantes de 'La humanidad en peligro' ('Them!', 1954) —ahora es una propuesta irrisoria pero en su momento fue un éxito— con este disparate donde un agujero negro aparece en el norte de Wisconsin y abre una puerta a otra dimensión, liberando a unas "terribles" criaturas. Dos doctores de la NASA son los únicos que pueden salvar el mundo...

‘Howard… un nuevo héroe’ (‘Howard the Duck’, 1986)

Willard Huyck firma esta bochornosa adaptación del cómic de Marvel que contó con George Lucas como productor ejecutivo. Recuerdo perfectamente haberla visto de niño y quedarme con cara de "QUÉ DIABLOS ES ESTO". Años más tarde volví a verla y mi reacción fue la misma. Si te la tomas como una comedia, y tienes un día tonto, no es tan insufrible.

‘Noche de paz, noche de muerte Parte 2’ (‘Silent Night, Deadly Night Part 2’, 1987)

Lee Harry se ocupó de realizar esta pordiosera secuela del film de culto dirigido por Charles E. Sellier Jr. —más popular por ser una cinta de terror en Navidad que por su calidad—. La escena que tenéis en el vídeo de arriba y la grotesca interpretación de Eric Freeman mantienen vivo el recuerdo de este título.

‘Superman IV: En busca de la paz’ (‘Superman IV: The Quest for Peace’, 1987)

Sidney J. Furie dirigió esta porquería que puso punto y final a la etapa de Christopher Reeve como el Hombre de Acero (de comienzo brillante con Richard Donner al mando); tal fue el impacto de su hedor que el superhéroe no volvería al cine hasta 2006. Nunca dejará de sorprenderme la cantidad de basura que se ha llevado a los cines sólo por sacar más pasta, sin importar lo que pasará cuando se descubra el desaguisado...

‘Mi amigo Mac’ (‘Mac and Me’, 1988)

Stewart Raffill perpetró este cutre y penosa imitación de 'E.T.' (1982) que intentó ayudar a la ventas de Coca-Cola y McDonald's a través de un vergonzoso "product placement". Por cierto, recientemente repasamos en Magnet una lista de increíbles plagios que podrían ampliar este muestrario de horrores.

‘Troll 2’ (1990)

Al inusual talento de Claudio Fragasso (bajo el pseudónimo de Drake Floyd) debemos esta obra maestra del humor involuntario que, a pesar del título, no tiene relación con 'Troll' (1986). El niño de la película, Michael Stephenson, realizó en 2009 un documental sobre la producción y el movimiento fan que la apoya: 'Best Worst Movie'. Quizá no sea "la mejor peor película" que vas a ver en tu vida pero sin duda es una buena candidata:

‘Striptease’ (1996)

Andrew Bergman firmó este encargo cuyo propósito era que Demi Moore luciera su cuerpo tras las operaciones de cirugía estética que se hizo en aquellos años. Arrasó justamente en los Razzies pero los fans de la actriz la disfrutaron. La mediocre narrativa, las torpes dosis de humor y las ineptas interpretaciones pueden satisfacer al público hambriento de basura.

‘Batman & Robin’ (1997)

Otro hundimiento de franquicia de superhéroes que necesitó un largo descanso para volver a la gran pantalla (8 años, hasta 'Batman Begins'). Tras coquetear con el desastre en 'Batman Forever' (1995), Joel Schumacher se cargó al hombre murciélago con la ayuda de un guion esperpéntico, un desafortunado casting y los famosos disfraces con pezones. Es como un gran chiste malo.

‘Dungeons and Dragons: Dragones y mazmorras’ (‘Dungeons & Dragons’, 2000)

Cada vez que alguien dice que si Jeremy Irons está en una película es porque debe ser buena recuerdo este título. Todos los actores tienen trabajos olvidables en sus filmografías —incluso Daniel Day-Lewis, echad un vistazo a 'Nine' (2009)— e imagino que los agentes del británico pensarían que una adaptación de este popular juego de rol podría ser un éxito. Seguro, pero en manos de Courtney Solomon resultó ser uno de los mayores engendros que ha parido Hollywood. Sólo sirve para burlarse de ella.

‘Enemigos. Ecks contra Sever’ (‘Ballistic: Ecks vs Sever’, 2002)

Antonio Banderas y Lucy Liu protagonizan esta chapuza de acción realizada por Wych Kaosayananda que fracasó en todos sus objetivos: se hundió en taquilla y sólo se la recuerda por lo estúpida que es. De nuevo, si se ve con el cuerpo dispuesto a chorradas, puede proporcionar un rato divertido. Pero hay que esforzarse.

‘Deadhunter: Sevillian Zombies’ (2003)

Una de las mayores cagadas que se han hecho en España, la destaco por la CALIDAD de su insólito reparto. Julián Lara escribe, produce, dirige y "actúa" en su primer largometraje (desgraciadamente, no el último); por lo visto, aprecia que le llamen el Ed Wood español pero el estadounidense no tenía tanto morro. Wood quería hacer cine; Lara quiere ser famoso. Como un freak de la televisión más rancia.

‘Unos peques geniales 2’ (‘Superbabies: Baby Geniuses 2’, 2004)

La última película de Bob Clark —conocido por 'Navidades negras' ('Black Christmas' (1974), 'Asesinato por decreto' ('Murder by Decree', 1979) o el taquillazo 'Porky's' (1982)— fue esta nauseabunda secuela donde unos críos deben evitar que un gurú de las telecomunicaciones controle el mundo. Un insulto al cine, a la comedia y al género infantil.

'Daniel the Wizard' ('Daniel der Zauberer', 2004)

Ulli Lommel escribe, dirige y coprotagoniza este bodrio que pretendía sacar tajada del éxito de Daniel Küblböck, un concursante de la versión alemana de Pop Idol. Arriba puedes echar un vistazo a una película que está considerada como uno de los mayores horrores del cine germano pero si no tienes suficiente, si no crees que el resto pueda mantener ese nivel, a continuación dejo el largometraje completo:

‘Catwoman’ (2004)

Por memeces como ésta realizada por Pitof, Hollywood sigue desconfiando a día de hoy de las adaptaciones de cómics con protagonistas femeninas —espero que 'Wonder Woman' (2017) sea un punto de inflexión—. Por increíble que parezca, no entienden que el problema no son los personajes sino los enfoques de quienes los llevan al cine; en este caso, se preocuparon más por lucir a Halle Berry que en el guion y, claro, salió un zurullo.

‘Alone in the Dark’ (2005)

Hablando de zurullos, es hora de mencionar a uno de los reyes del cine más apestoso: Uwe Boll. El alemán cae bien, es alguien que no sabe lo inepto que es, reta a sus críticos a combates de boxeo o se le cruza un cable y nos manda a todos a la mierda. Sus películas alcanzan tal nivel de torpeza que acaban teniendo gracia. Mi favorita es ésta, su personal versión del célebre videojuego, me hace reír desde el eterno prólogo introductorio hasta la guinda del plano final:

‘Twilight’ (2008)

Catherine Hardwicke se prestó a adaptar al cine el best seller de Stephenie Meyer que conquistó a adolescentes de todo el mundo. No sé si otro realizador podría haber sacado más jugo a esta boba historia de amor con vampiros pero hay secuencias que claman al cielo, como el primer encuentro entre los enamorados o el partido de béisbol previo a la llegada de los villanos... DEMENCIAL.

‘Disaster Movie’ (2008)

Posiblemente, lo peor del dúo Jason Friedberg y Aaron Seltzer, especializado en dirigir parodias de éxitos de Hollywood regadas con referencias a estrellas o productos culturales. Todo vale. El problema es que no tienen ni idea de cine y la mayoría de las bromas no tienen gracia, slapstick del malo. No es casual que su mejor trabajo sea 'Híncame el diente' ('Vampires Suck', 2010), donde se burlan de la saga 'Crepúsculo'. Siempre hay alguien peor.

‘La bella y la bestia’ (‘The Hottie and the Nottie’, 2008)

Paris Hilton se cree actriz en esta supuesta comedia romántica perpetrada por Tom Putnam. Es una de esas bobadas donde se intenta aleccionar al espectador sobre las engañosas apariencias afeando a una actriz que compite por el corazón del protagonista masculino. La única lección posible es que debemos pensarlo dos veces antes de perder el tiempo con algo que apesta...

’Dragonball Evolution' (2009)

Todos los temores de los fans se hicieron realidad cuando Hollywood llevó al cine el famoso manga de Akira Toriyama. El equipo comandado por James Wong pervirtió y violó el original, como suele ocurrir en la industria que fabrica sueños y pesadillas. Lo único salvable es la aportación bufonesca de Chow Yun-Fat.

‘Mentiras y gordas’ (2009)

Alfonso Albacete y David Menkes pusieron sus incompetentes talentos al servicio de un deleznable drama romántico que reúne a varios ídolos de adolescentes. Tanto la narrativa como las interpretaciones deberían ser objeto de estudio en las escuelas de cine como ejemplos de lo mal que se puede hacer. Cuesta ver más allá de unos minutos.

‘Birdemic: Shock and Terror’ (2010)

10.000 dólares es una cantidad irrisoria para rodar una película pero cuando ves esta bazofia parece que inflaron el presupuesto con "sustancias" para el equipo. James Nguyen es el "cerebro" detrás del peor homenaje posible a la obra maestra de Alfred Hitchcock. No es sólo que esté realizada por incompetentes, es que asombra descubrir que alguien intentara llevar a cabo esta historia de manera seria.

‘Jack y su gemela’ (‘Jack and Jill’, 2011)

Uno se imagina a Adam Sandler preguntándose "¿Cómo puedo superarme?" y dar con la respuesta al pasar frente a un espejo: "¡Duplicándome!". Pero con un giro de tuerca: hace de su hermana gemela. Se estrenó en cines y logró un nuevo récord en los Razzies (10 galardones). Con el señor Al Pacino en el reparto. La triste realidad de muchas leyendas, a veces hacen el idiota para pagarse lujos. Dennis Dugan se ocupó de grabarlo todo.

‘Foodfight!' (2012)

Termino el repaso a este panteón de basuras con una de los mayores chapuzas del cine animado. Charlie Sheen, Hilary Duff o Eva Longoria prestan sus voces a un guion vergonzoso (con bromas de mal gusto para el público infantil al que está enfocado) y la animación es tan penosa que parece inacabada. Una experiencia inolvidable es lo que nos propone Larry Kasanoff...

¿Has visto películas tan malas como estas 27?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos