Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo México está ganando la carrera de fabricación de coches (y no, no es sólo por la mano de obra barata)

Cómo México está ganando la carrera de fabricación de coches (y no, no es sólo por la mano de obra barata)
Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algo sucede en México. De un tiempo para acá, muchos fabricantes de coches lo han visto como la Tierra Prometida para la producción de vehículos, motores y transmisiones; como una pieza clave para poner en marcha sus planes de crecimiento. Sin obligar a las marcas a instalar una fábrica en su territorio —como lo hace China—, hoy 19 de las 40 marcas que venden coches en México fabrican algún modelo en su territorio —o lo harán en cuanto terminen de construir su propia fábrica.

De 2013 a 2014, la producción de coches en México creció un 9,8%; de 2014 a 2015, si todo sale como lo planeado, el crecimiento será de cerca del 6% con casi 3,4 millones de unidades producidas. La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) cree que para 2020, México podría llegar a producir 5 millones de unidades, un panorama bastante realista. ¿Qué pasa en México?

Actualmente hay 23 fábricas de coches en México, 6 de ellas aún en construcción. Estarán listas antes de 2020.

El Bajío Mexicano, la Tierra Prometida de la industria automotriz

Nissan Aguascalientes

Muchos creerán —y en parte llevan razón— que el éxito de México en este sector se debe a la mano de obra barata, pero no, México no se está convirtiendo en la China de la producción de coches. Su calidad ha hecho que marcas como Volkswagen, Mazda, BMW o Honda —por citar algunas— confíen en su territorio y produzcan vehículos que no sólo se exportan al resto del continente, también a Europa.

Lo cierto es que a un obrero mexicano no se le paga lo mismo que a uno canadiense, por ejemplo. De acuerdo con la investigación “Explosión de la industria automotriz en México: de sus encadenamientos actuales a su potencial transformador” de Alex Covarrubias y la fundación Friedrich Ebert, un obrero mexicano recibe una paga de entre 3,6 y 3,9 dólares la hora; uno canadiense se lleva 40,4 dólares.

Sin embargo, la situación de México va más allá de cuántos pesos se ahorran los fabricantes por obrero. Su ubicación geográfica —al sur de Estados Unidos, conectado a ambos océanos y puente hacia Latinoamérica— lo coloca como una pieza clave en materia de exportación, mientras que el desarrollo industrial de la región del Bajío lo llevan a la coartada perfecta para hacerse del podio en la carrera de fabricación de coches.

Db2014al00008 Large

Buenas redes intermodales, concurrencia de fabricantes y de proveedores en el Bajío, y tratados comerciales son el as bajo la manga de México.

El Bajío Mexicano está compuesto por los estados de Querétaro, Jalisco, Aguascalientes, Michoacán, San Luis Potosí y Guanajuato, este último el más importante para la industria de los coches. Tal y como sucedió con los primeros asentamientos humanos, los fabricantes encontraron esta zona ‘fértil’ para instalarse; fértil en universidades, en zonas habitacionales y en redes de transporte y comercio: autopistas, aeropuertos, redes intermodales de carga e incluso la aduana más grande de México, la de León, en Guanajuato.

Así, los fabricantes de coches se fueron instalando uno tras otro. Primero Nissan en Aguascalientes, en 1982; después se unieron Honda (El Salto, Jalisco) y General Motors (San Luis Potosí) en 1995 y 1992 respectivamente. Actualmente Toyota, BMW, Ford, Mazda, Mercedes-Benz, Infiniti y Volkswagen también han encontrado su lugar en el Bajío, algunos de ellos con más de una fábrica en México.

La abundancia de firmas en esta región es otro de sus encantos. Ya nos lo ha contado alguna vez Thomas Sullivan, Presidente de Toyota de México: “Vimos que muchas otras marcas habían emprendido una aventura en esta región (el Bajío), y dijimos ¿por qué no unirnos a la fiesta?”, después de todo, con la presencia de tantos fabricantes, el tema de proveedores está muy bien resuelto.

México ha sabido sacar partido de su ubicación geográfica. Tiene acuerdos comerciales con Norteamérica, Europa, Asia-Pacífico y, por supuesto, con Latinoamérica.

La industria automotriz es uno de los motores de México

Vw Silao

Quizá México aún no se encuentra al nivel de Brasil en cuanto a desarrollo de productos —donde Volkswagen, Ford o Fiat desarrollan y fabrican localmente coches específicos para atender necesidades de mercados emergentes— pero en materia de producción, va encaminado hacia lo más alto.

El éxito del Bajío Mexicano, sumado a las fábricas cercanas al D.F. y las que está ubicadas en el norte del país —que tampoco son pocas— se convierten en un gran beneficio económico para México. Simplemente la mitad del PIB nacional es generado por el Bajío (no únicamente por la industria automotriz, claro está, pero sí en buena medida), mientras que la creación de nuevos empleos pinta favorable para los habitantes de estos nuevos corredores industriales.

En Motorpasión México | ¿Por qué México es tan atractivo para los fabricantes de autos... y no es ninguna buena noticia?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos