Compartir
Publicidad
Publicidad

Olvídate de las pizzas, lo que podría ser malo para tu salud son las cajas donde las traen

Olvídate de las pizzas, lo que podría ser malo para tu salud son las cajas donde las traen
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de media vida debatiendo si la pizza es sana o perjudicial para la salud, ahora resulta que lo peor no es el alimento en sí sino el envoltorio. Así lo vienen denunciando desde hace años varios estudios y organizaciones de consumidores en Estados Unidos, y la Food and Drug Administration (FDA) ha acabado dándoles la razón.

Con este movimiento, el país norteamericano ha prohibido el uso tres químicos de la familia de los perfluorocarbonos (PFCs), que actúan como repelentes para que las cajas no se empapen con el aceite o el agua de los alimentos. De hecho, aunque el titular se lo han llevado las cajas para las pizzas, estos químicos también se utilizan en los envoltorios de muchos otros alimentos.

¿Cuales son los productos señalados?

2771172516 B2181ce154 O

Los señalados son algunas variedades de sales de dietalonamina, algunos derivados del ácido pentanoico y otras cuantas variedades de perfluoroalquilos, tanto los fosfatos como las aminas. En su informe, la FDA apunta que nuevos datos que demuestran la toxicidad de sustancias similares hacen que "ya no exista una certeza razonable de que su contacto con los alimentos no cause daños".

Además de las cajas de pizza, estos componentes también son utilizados en algunos tipos de sobres de palomitas para microondas, envoltorios de pastelería, cajas de comida para llevar, platos de papel, utensilios de cocina antiadherente e incluso en varios envases de comida para mascotas. Vamos, que perfectamente cualquier persona puede ingerirlos sin darse cuenta.

El peligro de estas sustancias está en lo que se conoce como "biopersistencia", que quiere decir que nuestro organismo no las puede digerir completamente. Tras la sentencia, la prohibición de estos químicos se materializó a mediados de este mismo mes, aunque el plazo para presentar alegaciones termina el 3 de febrero.

Ya el año pasado se escenificó la batalla contra estos químicos cuando 200 científicos de todo el mundo firmaron el que se conoce como La Declaración de Madrid, en el que se pide la retirada de estos químicos que, según los estudios, pueden afectar al desarrollo fetal y de los recién nacidos, al funcionamiento de las hormonas, al hígado y a los sistemas reproductivo e inmunitario.

Aunque en Estados Unidos ya se había detenido la producción de estos tres químicos, al no estar prohibida aun había empresas que podrían incluirlos en sus cajas importadas de China o India. Como no hay leyes para indicar la composición de los envoltorios, esto hace que los consumidores en aquel país tuvieran que tener fé ciega en la buena voluntad de los fabricantes de no utilizarlos.

En Magnet hemos contactado con Telepizza y Domino's sin que nos hayan confirmado si estos materiales también se usan en España, aunque estaremos atentos para actualizar con cualquier información que nos hagan llegar.

Próxima estación, los saborizantes

2113847435 0bfa6ca422 O

Erik Olson, director del Consejo Nacional de Defensa de Recursos (NRDC) ha declarado que la decisión de la FDA es un buen primer paso, aunque sólo un primer paso, para mejorar la seguridad del suministro de alimentos estadounidense. El siguiente paso opina que debería ser prohibir otros siete químicos que también creen que podrían afectar negativamente a la salud provocando cáncer.

La FDA también ha aceptado investigar la petición de prohibir estos siete químicos, que son la benzofenona, el acrilato de etilo, el éter metílico de eugenol, el mirceno, la pulegona, la piridina, y el estireno. Se trata de saborizantes de alimentos que ya están clasificados como cancerígenos, y que de aparecer en la composición de los alimentos lo hacen con el nombre de sabores artificiales o incluso naturales.

Estos productos son utilizados en helados, dulces, productos horneados, gelatinas y bebidas. En Estados Unidos, como en muchos otros países, la utilización de productos cancerígenos está prohibida, aunque la norma no mira hacia atrás para reevaluar productos ya aceptados, y muchos fabricantes de alimentos se niegan a especificarle a las organizaciones civiles si los utilizan o no.

Pero el problema puede ser mucho más profundo. El propio Olson ha asegurado que la sentencia demuestra que en Estados Unidos hay un sistema que aprueba la utilización componentes químicos sin tener las pruebas suficientes para saber cómo le afectan a las personas. De la misma manera, también existe preocupación al no saber hasta qué punto los productos con los que se están sustituyendo a los ahora prohibidos son seguros.

Imagen | droidcon Global, crabchick y Mo Riza

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos