Compartir
Publicidad

El 0,0% de los jóvenes islandeses cree que Dios creó la Tierra. Y no son el país más ateo

El 0,0% de los jóvenes islandeses cree que Dios creó la Tierra. Y no son el país más ateo
Guardar
78 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Islandia, nación célebre por sus bancarrotas, géiseres, paisajes volcánicos y habitantes beligerantes con algunos pescadores vascos, es también un país cada vez más ateo. No en su totalidad, puesto que aún el 60% de los encuestados afirma creer en Dios, pero sí de forma progresiva. Una reciente encuesta realizada por la empresa Maskína para Siðmennt, una asociación activista agnóstica, llegó a una aterradora conclusión para la iglesia protestante islandesa: el 0,0% de los menores de 25 años creía que la Tierra, el ser humano y la naturaleza eran creaciones de Dios. ¡El 0,0%!

Aunque es probable que la encuesta contara con una muestra pequeña en un país, por lo demás, diminuto (viven 300.000 personas), es una prueba de cómo las sociedades europeas están cada vez más secularizadas. En Islandia, muchos de los jóvenes que creen en la teoría del Big Bang también se reafirman en su fe. No en vano, el 42% de ellos se declara "cristiano", frente a un 40% "ateo". El balance, sin embargo, es preocupante en comparación a los datos de mayores de 55 años, donde el 80% aún cree en Dios.

Una creciente mayoría de jóvenes islandeses ha dejado de creer en el Dios cristiano. Y abrazan creencias extravagantes

El proceso de secularización no es exclusivo de este pintoresco y remoto estado. Aunque allí sí que han sucedido algunas otras cosas un tanto sorprendentes. Por ejemplo, la progresiva carencia de fe cristiana por parte de una gran parte de la población ha derivado en que muchos islandeses, quizá primero como broma y más tarde como acto de fe (cabe preguntarse si todas las religiones empiezan igual), han abrazado la doctrina de de la religión Zuist, una antigua y extinta creencia sumeria. El motivo es algo más prosaico: una negativa (muy divertida) rotunda a pagar impuestos religiosos.

Entre tanto, y aquí sí parecen mediar motivos más espirituales y tradicionalistas, un grupo de irreductibles islandeses han levantado de sus cenizas a las creencias vikingas, edificando templos.

La República Checa, el país menos creyente

Con todo, Islandia no es el país más ateo de todos cuantos hay en el continente. Un Eurobarómetro de 2010 presentaba a Francia, cómo no, en el país agnóstico y profano por excelencia, a pesar de la extensísima huella del catolicismo a lo largo y ancho del país. Aunque que Francia se enorgullece de su herencia laica y republicana, firmemente asentada dentro de la indentidad del estado francés desde la III República, el catolicismo no está ni mucho menos apartrado, y cuenta con importante visibilidad pública y de influencia, especialmente dentro del espectro conservador.

Eurobarometro Porcentaje de encuestados que respondieron "No creo que haya ningún tipo de Dios ni de espíritu o fuerza vital" en el Eurobarómetro de 2010.

Las encuestas del Eurobarómetro cuentan con un problema para distinguir de forma simple a los países más ateos: hizo tres preguntas distintas. La primera cuestionaba al encuestado sobre la existencia de Dios, preguntándole sobre su creencia en ella o no. La segunda, literalmente, exponía lo siguiente: "Creo que hay algún tipo de espíritu o fuerza vital". Y la última ofrecía al encuestado la posibilidad de responder que no, que no creía ni en Dios ni en ningún otro tipo de fuerza sobrenatural.

El único país de Europa donde la religión predominante es la no religión es la República Checa. La mayoría son ateos o declaran no tener creencias

Si buscamos el porcentaje de personas que respondieron afirmativamente a su creencia en Dios, una cuestión más relacionada con la religión histórica que con íntimas creencias sobre fuerzas del destino, espirituales o sobrenaturales (más vagas y personales), descubrimos que Francia no lidera el ránking. Lo hace la República Checa: allí, tan sólo el 16% de los encuestados creía en Dios. Lo cierto es que la abrumadora mayoría del país o bien es atea o bien no declara ningún tipo de creencia. Es un caso excepcional, quizá herencia del ateísmo comunista.

A los muy indiferentes checos les siguen los suecos, los estonios, los noruegos, los franceses, los holandeses, los daneses y, ahora sí, los islandeses. Eso sí, si lo medimos por el número de creyentes declarados. Si nos fijamos en los ateos declarados, Eslovenia, Reino Unido, Alemania y Bélgica se cuelan en el top. España, por cierto, está casi en la media, del ateísmo (el 19%) y ligeramente por encima de la religiosidad (59%). Los más creyentes, cristianos, claro, fueron Malta, Rumanía, Chipre, Grecia y Polonia, de ferviente espíritu católico.

Y este es el top ten de países donde el número de creyentes es menor.

Afirman creer en Dios

República Checa

16%

Suecia

18%

Estonia

18%

Noruega

22%

Francia

27%

Países Bajos

28%

Dinamarca

28%

Islandia

31%

Eslovenia

32%

Finlandia

33%

Imagen | Andrés Nieto Porras

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos