Compartir
Publicidad

Las repúblicas: así son las comunas en las que viven cientos de estudiantes en Coímbra

Las repúblicas: así son las comunas en las que viven cientos de estudiantes en Coímbra
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Vivir un año en una república es como vivir cien" (dicho popular)

Quien pasea por Coímbra, sobre todo por la zona de la Universidad y sus facultades, probablemente se habrá topado con alguna lona o placa negra en una desvencijada fachada. Allí conviven unos cuantos estudiantes en una vivienda alternativa a los pisos compartidos, las residencias universitarias y colegios mayores: las repúblicas.

Si tuviera que hace un símil aproximado pero inexacto de qué es una república para alguien de fuera del mundillo universitario coimbrense creo que una imagen nos la puede dar las fraternidades americanas. Esas casas de estudiantes en medio de límpidos y prestigiosos campus donde sus habitantes hacen fiesta todas las noches, alcohol, sexo y traen de cabeza al decano de turno.

Ahora pongamos otra imagen menos glamourosa: comunas que "ocupan" edificios antiguos en la zona alta de la ciudad portuguesa, alrededor de la universidad más antigua del país. Una república es una combinación de ambas pero tampoco es una definición exacta. De hecho incluso dentro del Consejo de las Repúblicas, que aglutina estos alojamientos, no se han puesto de acuerdo para definirlo por lo diverso que es la propuesta/idea que cada casa de este estilo impulsa.

Republica Praskystao

"República" toma la entrada del latín res publica (sitio público) para definir un sitio/organización sin ánimo de lucro destinado a albergar a estudiantes universitarios en algunas ciudades de Portugal y Brasil y cuyo origen se remonta al siglo XIV. No rinden cuentas a ninguna otra institución: ellos lo guisan, ellos se lo comen, pagan un alquiler y luego se lo arreglan para gestionar el resto de gastos del edificio en el que habitan.

Un ejemplo lo tenemos en la República Emoticono Smile, fundada por estudiantes de las Azores en 1962 (entonces no se llamaba así, claro): pagas 75 euros en concepto de alquiler y luego hay una serie de gastos comunes. ¿Hay que reparar algo? Se va pagando entre todos. ¿Hay que arreglar la pared? Pues al lío. Son casas autogestionadas y de carácter abierto.

El Consejo de las Repúblicas

Republicaa

Cada república es un ente independiente que no rinde cuentas a nadie y cada una tiene sus propias políticas de admisión (en la de los Açorianos con quedarte a comer o cenar un día bastaba), de convivencia y de relación externa. Algunas hacen fiestas y actividades diversas para financiarse, otras reciben aportaciones de antiguos republicanos y otras subsisten simplemente con lo que sus habitantes pueden aportar. Las hay feministas, conservadoras, progresistas, praxistas, anti praxe... probablemente cada una tenga una posición en torno a un tema estudiantil.

Dado el amplio espectro organizativo e ideológico de estas casas se creó en 1948 el Consejo de las Repúblicas (Conselho das Republicas), un organismo que reúne a representantes de estas casas comunitarias y toman decisiones que afectan al conjunto de estas viviendas, así como participan en la integración de una casa comunitaria nueva y su proceso para convertirse en una república.

Este proceso distintivo es muy importante: de acuerdo con las leyes portuguesas una república es una asociación constituida acorde a la praxis académica sin tener personalidad jurídica. Pocos años después la ley fue ampliada para evitar el desalojo de una casa comunitaria en Oporto, convirtiéndola en república al quitar el requisito de seguir dicha praxe.

Praxe

¿Y qué es la praxe? el conjunto de hábitos y normas internas que tiene una Universidad: reglamento, tuna, coros, grupos, jeraquías... normas tradicionales que establecen las relaciones de un estudiante con sus compañeros, con su facultad/asociación y los distintos estratos de la vida académica y que recientemente ha recibido recomendaciones del gobierno luso. Va desde el uso del traje académico hasta la práctica de novatadas. En la actualidad el Conselho das Repúblicas está desligada de la praxe, con varias casas con una postura claramente anti praxista.

Un modelo en vías de extinción

Republica Asoreanos

En 2013 se dio la voz de alerta: cerraba la 5 de Outubro, una de las muchas repúblicas que pueblan Coímbra. La razón fue la subida del alquiler de apenas 12,5 a 764 euros mensuales. En 2012 entraba en vigor la derogación del equivalente portugués de la "renta antigua" española.

Al establecerse las Repúblicas en su gran mayoría en edificios antiguos, su situación las convierte en posibles víctimas del Nuevo Regimen de Alquiler Urbano. La nueva normativa amenaza a una veintena de estos sitios en mayor y menor medida: hay algunas repúblicas que ocupan edificios propiedad de la Universidad o del ayuntamiento, y por tanto su situación es más o menos segura, mientras que otras consiguieron adquirir con el tiempo la casa en propiedad a través de asociaciones con personalidad jurídica.

Republica dos fantasmas

Pero quedan todavía unas dieciocho con futuro incierto. Los dueños de varios de los inmuebles que ocupan los han puesto en venta, lo que supondría la extinción de, por ejemplo, la Republica dos Fantasmas o la de Rapo-Taxo junto con otras muchas, algunas que ocupan edificios en zonas "históricas" (y por tanto de alto coste). De hecho para Rapo-Taxo el precio estaba en torno a los seiscientos mil euros.

Ante esta problemática surgió en 2014 la Associação de Repúblicas de Coimbra, que muchos vieron como una amenaza al Conselho das Republicas, pero cuyo fin es proporcionar un asesoramiento jurídico y ayudar a las repúblicas que se enfrenten a esta situación. Para Paulo Esgaio de Rás-te-Parta "la única forma de salvaguardar este patrimonio es la adquisición del inmueble". Su república adquirió su inmueble tras negociar la compra por el valor patrimonial.

José Saramago escribió, tras su estancia en una de estas repúblicas, que fue a Coímbra pensando en un lugar cerrado y solo ha encontrado puertas abiertas de par en par. El espíritu de las Repúblicas es ese: acoger a todo el mundo y disfrutar de la estancia universitaria. Cada par de años se celebrar un centenario, porque vivir en la república un año equivale a cien de todo lo que se experimenta.

Imágenes | Facebook República Açoreanos; República Prás Kys Taos; Antonio da Silva; Albertini

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos