Compartir
Publicidad
Publicidad

Las tres mejores rutas para conocer Europa en coche en un mes

Las tres mejores rutas para conocer Europa en coche en un mes
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Viajar es un placer que puede disfrutarse de muchas maneras incluso en un mismo destino. Los hay de recorrerse todos los tópicos (con soubvenirs y buses turísticos incluidos, cómo no), de improvisación y mochila, y también los de carretera. Los roadtrips son la opción idónea si no queremos depender de horarios entre otras cosas. Y si te gusta conducir, estas tres rutas por Europa te van a parecer geniales.

Eso sí, el reto no es poca cosa, porque nos hemos planteado recorrer Europa en un mes. Algo que no es posible de manera estricta si queremos disfrutar de los sitios, pero que con una buena planificación (y el tiempo y dinero necesarios, claro) pueden establecerse recorridos bastante completos y adaptados a nuestros gustos. Te proponemos tres opciones teniendo en cuenta qué nos gusta ver según sea lo más famoso, lo más paisajístico o lo menos conocido.

La Europa para Instagram

Una Europa de Instagram

Los viajes planteados al estilo de la vuelta al mundo en 80 días son un sueño para muchos de nosotros, pero en muchas ocasiones son tan oníricos como imposibles, ya sea por disponibilidad o por motivos económicos. No será lo mismo y aún así quedará mucho por ver, pero quizás la clave sea plantearnos eso en objetivos más "pequeños", siendo un ejemplo de ellos el continente europeo (que en su momento vimos que sólo Australia ya es más grande).

Lo que os proponemos en primer lugar es justo eso, que reduzcamos lo de vuelta al mundo a vuelta al continente y centrándonos en la medida de los posible en las ciudades más conocidas y los emplazamientos más emblemáticos. Ésos que nos sacan una sonrisa cuando pensamos: "yo he estado ahí". En un mes es imposible verlos todos (al menos verlos bien), pero 30 días y ganas de conducir dan para mucho.

Así, os mostramos la ruta propuesta con un punto por cada día de recorrido, en el cual hay varias paradas indicando lo más reseñable o curioso de cada sitio (la numeración se corresponde con la imagen que hemos adjuntado al inicio del punto). Tras la guía, incluimos un mapa interactivo.

  • Día 1: Madrid - Huesca (1) - Andorra (2). Poniendo Madrid como punto de partida en común en las tres, en este caso el objetivo del primer día es llegar a la frontera, haciendo una parada por Huesca. Para acabar la primera jornada el plan sería dormir acogidos por los Pirineos (según la época en la que vayamos, verdes o blancos) en cualquiera de los pueblos de Andorra, bien Andorra La Vella como Ordino, La Massana u otros más pequeños y rurales. Unas 6:30 horas de coche en total.
  • Día 2: Andorra - Montpellier (3) (Francia) - Marsella (4). En este segundo día volveríamos a cruzar la frontera para adentrarnos en Francia. En esta ocasión, París será una de las capitales que no visitaremos al estar demasiado hacia el norte, si bien en la vuelta podría ajustarse para pasar por ella pero seguiría siendo poco tiempo. Así, en esta ocasión nos quedaremos por el sur de Francia visitando Montpellier, cuyos principales reclamos son la Plaza de la Comedia y la Fuente de las Tres Gracias, y Marsella, que tiene más monumentos de interés que la anterior, entre los cuales están la Puerta del Oriente o el Puerto viejo. Unas 6:10 horas de coche en total.
Marsella El gran puerto marítimo de Marsella, uno de sus principales atractivos.
  • Día 3: Marsella - Niza (5) - Génova (6) - Pisa (7). Niza es una ciudad de playa vitaminada con sus palacios y su propia Notre-Dame. Una parada que nos podemos tomar de relax en la Costa Azul o para ver los monumentos que tiene repartidos, o bien dejar más tiempo para ver los de Génova, cuidad en la que se respira Cristóbal Colón por todas partes (sobre todo en su conservada casa o en el conocido puerto de la ciudad). Pernoctaríamos en Pisa, donde ya sabemos qué hay que ver y qué foto tomar. Unas 6:20 horas de coche en total.
  • Día 4: Pisa - Florencia (8) - Roma (9). Normalmente Pisa y Florencia se ofertan juntas en los packs de viaje porque la segunda tiene más carga turísitica en la práctica, pudiendo visitar entre otras cosas la Piazza del Duomo o el Ponte Vecchio. Esta vez algo menos de tiempo en el coche (que siempre se agradece) y con un final de libro, donde llevan todos los caminos. Unas 4:20 horas de coche en total.
Florencia El Puente Viejo, un puente medieval sobre el río Arno en Florencia y uno de sus símbolos.
  • Día 5: Roma. Aunque ya vimos que no a todo el mundo le entusiasma la idea de visitar Roma, a esta ciudad le hemos dado un día entero por la gran cantidad de elementos a visitar. En cuanto a visitar la capital italiana más vale aparcar el coche y tirar de transporte público (autobús), combinado con paseos sobre todo en la zona donde se concentran los monumentos importantes como el Coliseo o el Foro. Eso sí, tanto para alojamiento más económico como para comer (y si queremos salir por la noche), lo mejor es ir al Trastevere, al otro lado del Tíber con respecto a las ruinas.
  • Día 6: Roma - San Marino (10) - Bolonia (11). Para Roma nunca hay suficiente tiempo pero el viaje ha de seguir, aunque en este caso tenemos un pasaje más de transición y podemos apurar más tiempo en la capital italiana ya que en San Marino no hay mucho que ver (las torres y las vistas). En Bolonia sí hay más puntos de interés, como la Piazza Maggiore o el Palazzo Bevilaqua. Unas 5:50 horas de coche en total.
Roma El Coliseo de Roma, una "pequeña" muestra de todo lo que la ciudad conserva.
  • Día 7: Bolonia - Venecia (12). Menos tiempo en el coche para descansar y poder dedicar el día a la ciudad de los canales, donde tampoco lo tocaremos para recorrerla con nuestros pies o a Góndola. Unas 1:40 horas de coche en total.
  • Día 8: Venecia - Liubliana (13) (Eslovenia) - Zagreb (14) (Croacia). En estos viajes va a ser relativamente normal que pase como en esta ocasión, es decir, estar en tres países durante una sola jornada. En ésta dejamos Venecia e Italia para visitar Liubliana, en la que destacan el Castillo y el triple puente entre otros (se visita bien y fácil andando), y acabar en Croacia, concretamente en Zagreb. En la capital croata hay muchos puntos de interés (así como diversas estatuas repartidas por la ciudad) que nos podremos repartir entre la tarde y la mañana siguiente, entre los que destaca la catedral. Unas 4:10 horas de coche en total.
Liubliana Vista de Liubliana desde el castillo de la ciudad.
  • Día 9: Zagreb (Croacia) - Pécs (15) (Hungría) - Budapest (16). De nuevo aquí Pécs es un punto de paso entre las dos capitales, si bien es una bonita y grande ciudad húngara que fusiona cinco culturas y con varios puntos de interés, como la Plaza Szecheny. En Budapest tenemos mucho que ver, como el Bastión de los Pescadores o las vistas desde el Castillo del Buda, aunque puede aprovecharse bastante del día siguiente. Unas 5:30 horas de coche en total.
  • Día 10: Budapest - Cluj-Napoca (187 (Rumanía). Como decíamos, podemos aprovechar bien el día para visitar Budapest, dado que Cluj-Napoca (capital de Transilvania) es una ciudad rumana con menos que visitar que podemos aprovechar para descansar. Unas 6 horas de coche en total.
  • Día 11: Cluj-Napoca - Târgu Mures (18) - Suceava (19). Una de las jornadas más itinerantes del viaje, en este caso para atravesar Rumanía haciendo paradas en estas dos ciudades de ubicación rural. Unas 7:00 horas de coche en total.
  • Día 12: Suceava - Novograd-Volinski (20) (Ucrania). De nuevo jornada itinerante con ciudades con menor carga turística para atravesar otra frontera y dormir en Ucrania con el fin de llegar a Kiev. Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 13: Novograd-Volinski - Kiev (21). Llegada a la capital ucraniana, ciudad de cúpulas doradas como la de la Catedral de Mikhailovsky por la que podremos pasear por bonitas calles como la Andriyivsky. Unas 3:40 horas de coche en total.
  • Día 14: Kiev (Ucrania) - Oriol (22) (Rusia). Cuando hayamos recorrido Kiev nos espera otro destino más bien de paso, Oriol, la capital del óblast (subdivisión territorial) del mismo nombre, ciudad de camino entre capitales. Unas 6:40 horas de coche en total.
  • Día 15: Oriol - Moscú (23). Aquí conviene no retrasarse en la salida para poder aprovechar parte del día en la ciudad del Kremblin, la Plaza Roja y otros más sitios emblemáticos. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 16: Moscú - Vyshni Volochok (24). Aquí conviene alargar lo posible en Moscú (algo que no costará demasiado, para partir con el fin de dormir en Vyshni Volochok. Una pequeña ciudad en la que destaca el lago, sobre el cual podremos ver atardecer o amanecer si nos encontramos con ganas. Unas 4:00 horas de coche en total.
Moscú Vista de la Catedral de Cristo Salvador a la izquierda y la de San Basilio a la derecha, tal vez lo más simbólico de Moscú.
  • Día 17: Vyshni Volochok - San Petersburgo (25). La ventaja de ver el amanecer sobre el lago de Vyshni es salir prontito hacia San Peterburgo. Una ciudad de obligada parada al subir hacia el norte en la que podemos visitar entre otros edificios la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada (la del zar ruso Alejandro II, asesinado en ese mismo lugar). Unas 5:10 horas de coche en total.
  • Día 18: San Petersbugo - Parnü (26) (Estonia). Ya en la segunda mitad del viaje (y casi en el último tercio) hemos de sacrificar Tallin para dormir en Parnü, una ciudad del litoral estonio en la que (si nos atrevemos) podremos bañarnos los pies en el mar Báltico. Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 19: Parnü (Estonia) - Riga (27) (Letonia). Menos trayecto de coche al fin para llegar a la capital de Letonia, en la cual predomina el estilo arquitectónico alemán Art Nouveau Jugendstil. Destacan la plaza del ayuntamiento, donde además de éste se encuentra la Casa de los Cabezas Negras. Unas 2:20 horas de coche en total.
  • Día 20: Riga (Letonia) - Vilna (28) (Lituania). De capital a capital, una vez hayamos visto Riga podremos desplazarnos hasta Vilna, ciudad cuyo casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad. Unas 3:45 horas de coche en total.
  • Día 21: Vilna - Varsovia (29) (Polonia). Repetimos jugada, esta vez con Polonia y doblando el tiempo de recorrido del día anterior. Varsovia tiene bastante más que ver que Vilna, si bien el trayecto es largo y, aunque aprovechemos bien el día, nos tendremos que guardar algo para el día siguiente. Varsovia tiene la Ciudad Vieja (Stare Miasto), con el Castillo entre otros elementos, y la Ciudad Nueva (Nowe Miasto) donde entre otras cosas se encuentra el Monumento a los Héroes del Levantamiento.Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 22: Varsovia - Cracovia (30). Quizás Cracovia tenga tanto o más que ver que la propia capital del país, así que en este día nos tocará dividirnos según prefiramos una u otra. Para quien tenga especial interés y no le importe sumar unos 40 minutos al volante, a 70 kilómetros de Cracovia se encuentra Auswitz, el conocido campo de concentración (ojo si somos sensibles, como ya comentamos al hablar de los destinos de turismo bélico es una visita muy impactante). Unas 4:00 horas de coche en total.
Cracovia En Cracovia encontramos una mezcla cultural y edificios destacados como Castillo Real, la catedral en la colina Wawel, o Stare Miasto (ciudad medieval).
  • Día 23: Cracovia (Polonia) - Praga (31) (R. Checa). A la capital de la República Checa le vamos a dedicar un día (de los muchos que se merece), así que podemos alargar un pelín la estancia en Cracovia. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 24: Praga. En Praga, además del archiconocido Reloj Astronómico del Ayuntamiento, encontramos una mezcla cultural con sinagogas, la catedral y el castillo. Probablemente nos compense contratar una visita guiada o un bus turístico para visitar las distintas partes de la ciudad, sin olvidar el barrio de Mala Strana y reproducir a Smetana en nuestro cerebro mientras cruzamos los puentes sobre el Moldava.
  • Día 25: Praga (R. Checa) - Viena (32) (Austria). De nuevo vamos de capital en capital llegando esta vez a Austria. En Viena hay citas ineludibles como Schrönbrunn, la Ópera o el Prater. Unas 3:40 horas de coche en total.
Praga Detalle del famoso Reloj Astronómico, en la pared sur del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja.
  • Día 26: Viena - Salzburgo (33) - München (34) (Alemania). Salzburgo fue la cuna de Mozart, de quien podremos visitar algunas residencias aunque lo más destacado es la fortaleza que corona la ciudad. Unas 4:30 horas de coche en total.
  • Día 27: München - Berna (35) (Suiza). Además de a beber cerveza, a München se va a ver la Marienplatz y el Residencial, el palacio urbano más grande de Alemania, entre otras cosas. Para finalizar el día, atravesaremos la frontera para llegar a la capital de Suiza. Unas 4:30 horas de coche en total.
  • Día 28: Berna - Lyon (36) (Francia). Berna tiene bastante más que ver que Lyon, por lo que convendrá que aprovechemos el día para ver la catedral o la torre del reloj, también conocida con el permiso del de Praga. Podremos encontrar también la casa de Einstein y entretenernos en el foso de los osos. Lyon, por su parte, tiene su propia Notre-Dame, además de la ópera y la Catedral de San Juan Unas 3:30 horas de coche en total.
  • Día 29: Lyon - Carcassonne (37) - Vielha (38) (España). De éstas tres, el protagonismo se lo lleva Carcassonne, con dos emplazamientos declarados Patrimonio Cultural por la UNESCO, la Ciudad Medieval y el Canal du Midi. Unas 5:45 horas de coche en total.
Carcassonne Vista de ciudad histórica fortificada de Carcassone (la Cité), fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.
  • Día 30: Vielha - Zaragoza (39) - Madrid. Vielha es la que se considera capital del Valle de Arán, y cuya clave es el emplazamiento. Una ciudad donde podremos descansar y hacer la última carga energética para la vuelta, en este caso pasando por Zaragoza como para intermedia, en la que podemos ver monumentos como la Basílica del Pilar o el Palacio de la Aljafería Unas 6:15 horas de coche en total.

Nota: los mapas interactivos están creados con Google My Maps, que por motivos técnicos no permite enumerar el listado de sitios de interés de forma numérica, y tampoco de la A a la Z. En cada secuencia (iniciada por la "A" en el mapa) se indica a qué días corresponde de la guía previa, incluyendo varios días por capa.

Modo Express: la Europa panorámica y de raíl

La Europa panorámica

Si tenéis esa neurona que se activa con cada posible propuesta de viaje, probablemente hayáis hecho u oído hablar del interrail, trenes de larga distancia ideados para poder recorrer parte del continente. En concreto, dentro de éstos están los panorámicos, trenes que por localización y recorrido atraviesan parajes naturales y escenarios de pegarse a la ventana. En este caso lo que te proponemos es que, si no conduces, te pegues a la ventanilla.

Los trenes panorámicos no se encuentran en todos los países debido en parte a que no en todos se encuentran estos entornos. Por eso, teniendo en cuenta los que existen (este, norteste y centro de Europa) hemos elaborado una ruta que nos llevaría hasta ellos y compartiría en la medida de lo posible esos paisajes, que son una pasada.

Igual que en caso anterior, a continuación la ruta con un punto por cada día y sus paradas, con los números que se corresponden con los del mapa al inicio del punto. Tras la guía, el mapa interactivo.

  • Día 01: Madrid - Vitoria-Gasteiz (1) - Biarritz (2) (Francia). De nuevo nos plantamos en el otro lado de la frontera, en esta ocasión parando en Vitoria-Gasteiz, la "capital verde" cuya catedral inspiró, según dicen a Ken Follet en su obra más famosa, y acabando en Biarritz, ciudad costera. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 02: Biarritz - Toulouse (3) - Nant (4). Los trenes panorámicos empiezan en Suiza, así que la cuestión es atravesar Francia por ciudades con puntos de interés para amenizar el camino. Tendremos pues que dejar París para la vuelta y tirar por el sur, concretamente por Toulouse y Nant. En la primera destaca el Capitole y el conjunto monacal jacobino, y en Nant es un pueblo rural sumergido en el Parc National des Cévennes que nos vendrá muy bien para descansar. Unas 5:40 horas de coche en total.
  • Día 03: Nant - Langogne (5) - Ginebra (6) (Suiza). Otro día itinerante ya sumergidos en la inmensidad verde pre-alpina para pasarnos por Langogne y acabar en la capital suiza para ver el atardecer en el lago Lemán. Unas 5:50 horas de coche en total.
  • Día 04: Ginebra - Montreux (7) - Zweisimmen (8) - Interlaken (9). Tras ver el Jet d'eau (el representativo surtidor de agua de 140 metros de altura), nos pondremos en marcha para hacer de nuestro coche un vagón más del tren panorámico Golden Pass. Estos tres pueblos, que según época veremos verdes o blancos, sacarán la Heidi o el Pedro (o Niebla) que hay en vosotros. Unas 3:30 horas de coche en total.
  • Día 05: Interlaken - Lucerna (10) - Flüelen (11) - Bellinzona (12). Seguimos con los panoramas de postal para empalmar con la ruta del tren panorámico [Wilhelm Tell Express](http://es.interrail.eu/trains-europe/scenic-trains/wilhelm-tell-express y acabar en un buen punto para emprender la del Centovalli. En Lucerna hay más puntos de interés que en Flüelen, como el puente medieval Kapellbrücke, y Bellinzona tiene patrimonio cultural reconocido por la UNESCO, con sus tres castillos medievales y su fortaleza. Un bonito sitio tras haber cruzado los Alpes transversalmente. Unas 2:50 horas de coche en total.
Interlaken Vista de Interlaken, ciudad suiza en la que destaca el conjunto del Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn, declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
  • Día 06: Bellinzona - Domodossola (13) (Italia) - Locarno (14) (Suiza). Día de ida y vuelta de Italia para catar el Centovalli empezando por Domodossola, un pueblo con varios palacios y la Via Briona como reclamo principal y volviendo a Suiza para quedarnos en Locarno, el que se considera el pueblo más templado del país. Los trenes que seguiremos ahora son el Glacier express y el Bernina Express. Unas 2:30 horas de coche en total.
  • Día 07: Locarno - Sankt Moritz (15) - Davos (16) - Bludenz (17) (Austria). Del pueblo más templado de Suiza pasamos a la que es localidad de esquí por excelencia, Sankt Moritz. Davos es un punto clave tanto en el Glazier como en el Bernina Express porque el Ferrocarril Rético fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una ruta con algo más de carretera para acabar el día en Austria. Unas 5:40 horas de coche en total.
  • Día 08: Bludenz - Landeck (18) - Innsbruck (19) - Salzburgo (20) Seguimos con la versión alpina de eso tan manido (y, sin embargo, cierto) de "pueblos con encanto" para conectar con la ruta de la Arlbergline y el Semmering Bahn. Pisamos el tirol con Landeck e Innsbruck para acabar el día en Austria. Unas 3:45 horas de coche en total
Salzburgo Vista de Salzburgo en la que se aprecian algunos de los edificios importantes y parte del castillo, situado en la montaña.
  • Día 09: Salzburgo - Bruck and der Mur (21). De Salzburgo os hemos comentado ya algunos puntos interesantes en la anterior ruta. Un día para ver la ciudad tranquilamente e iniciar el trayecto que separa dos trenes panorámicos, pasando por dos ciudades europeas que son un must. Unas 2:30 horas de coche en total
  • Día 10: Bruck and der Mur - Wiener Neustadt (22) - Viena (23). El Mur es uno de los ríos que confluyen en Bruck and der Mur (junto con el Mürz), un pueblo de paso como Wiener Neustadt (en el que destaca la catedral) para llegar a la capital del país, si bien al ser pocas horas de coche podemos parar sólo en Bruck. Unas 1:45 horas de coche en total
Viena Vista de Schönbrunn y los jardines, uno de los edificios más conocidos de Viena, junto a la Ópera y la noria del Prater (Reisenrad
  • Día 11: Viena. Por Viena también pasábamos en la ruta anterior y os hemos comentado ya algunos de los sitios emblemáticos. Un día sin coche para recorrer la ciudad sin prisas.
  • Día 12: Viena - Brno (24) (R. Checa) - Praga (25). Para amenizar el trayecto entre las dos capitales, programamos una parada ya en la República Checa, concretamente en Brno, la segunda ciudad más grande del país en la que la UNESCO también dio su visto bueno a la Villa Tugendhat. Unas 4:00 horas de coche en total.
  • Día 13 y 14: Praga. Esta vez logramos sacar un día más para Praga, de la que también hemos comentado algunos detalles en la primera ruta.
  • Día 15: Praga - Nuremberg (26) (Alemania) - Mainz (27). Recuperamos horas de volante para llegar a Alemania, con un primer contacto con Nuremberg, ciudad que además de ser cuna de los históricos juicios tiene, entre otras cosas, un castillo imperial y la casa del pintor Alberto Durero. (5:40 aprox.) (Un poco del Rhine Valley http://es.interrail.eu/trains-europe/scenic-trains/rhine-valley-line). Acabamos el día en Mainz, ciudad de nacimiento de Gutemberg. Unas 5:40 horas de coche en total.
Mainz La Catedral de Mainz, un conocido ejemplo de la arquitectura románica.
  • Día 16: Mainz - Hannover (28) - Hamburgo (29). Dejamos la capital del Palatinado para llegar a la de la Baja Sajonia. Hannover tiene bastantes edificios importantes como el Antiguo Ayuntamiento (Altes Rathaus) o la Kramergasse, y acabaremos el día en Hamburgo, pudiendo ver el anochecer sobre el Elba. Unas 5:30 horas de coche en total. Día 17: Hamburgo - Lübeck (30) - Plön (31) - Großenbrode (32) - Maribo (33) (Dinamarca). Día de cambio de país ni más ni menos que a otra isla. Cuando hayamos visto el Ayuntamiento y algunos sitios más de Hamburgo, podemos retomar el volante con el fin de llegar hasta Maribo, en Dinamarca. Para ello podremos hacer paradas en las ciudades alemanas de Lübeck (con construcciones de ladrillo en estilo gótico báltico) y Plön (que está en una ubicación provilegiada). Por Großenbrode vamos más bien de pasada, ya que está en pleno Báltico (como podéis ver en esta webcam en directo) y es el último punto antes de pasar a la isla danesa de Lolland. Unas 4:00 horas de coche en total.
Lübeck El casco medieval de Lübeck fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987.
  • Día 18: Maribo - Malbö (34) (Suecia) - Helsimborg (35) - Kromborg (36) (Dinamarca). Aquí no hay trenes panorámicos pero vamos a hacer uno de nuestro coche. Un día itinerante por Lolland para llegar a Malbö en Suecia, donde podemos parar a ver el castillo. Iremos a Helsimborg para ver alguno de sus bonitos edificios como el Palacio de Sofiero y sus jardines y para despedirnos de Suecia, ya que acabaremos el día de nuevo en Dinamarca. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 19: Kronborg - Gilleleje (37) - Hundested (38) - Frederikssund (39) - Odense (40). Tras ver el castillo de Kronborg (prácticamente vamos por eso), seguimos bordeando la cara norte de la isla por las ciudades costeras de Gilleleje, Hundested y Federikssund. La segunda se aparta un poco de la ruta, pero está en una ubicación muy atractiva, pudiendo aprovechar para descansar disfrutando de las vistas. Unas 3:45 horas de coche en total.
Kronborg El castillo de Kronborg, principal atractivo de la ciudad.
  • Día 20: Odense - Middlefart (41) - Flensburgo (42) (Alemania) - Kiel (43). De la capital de la isla de Fionia vamos a Middlefart para llegar a Alemania a través de su puente del Pequeño Belt. Nos da la bienvenida al país Flensburgo y acabaremos el día en Kiel. Unas 3:00 horas de coche en total.
  • Día 21: Kiel - Bremen (44) - Osnabrück (45). Aquí conviene dejar prontito Kiel porque los platos gordos de encanto son Bremen y Osnabrück. La primera es mucho más que el cuento de los Grimm, y hay que recorrerse sus calles (como Böttcherstraße) y ver edificios como la casa del Parlamento o los de la cara oeste de la Marktplatz. Osnabrück conserva la misma atmósfera "Grimm" y es un buen sitio para descansar o recorrer tranquilamente. **Unas 3:45 horas de coche en total.*
Bremen En Bremen hay mucho más que la estatua de los cuatro músicos, tanto a nivel arquitectónico como de espacios verdes.
  • Día 22: Osnabrück - Düsseldorf (46) - Roermond (47) - Brujas (48). Dejamos Osnabrück para acercarnos al Rin visitando Düsseldorf, con su torre característica. Para llegar a Bélgica, pasaremos por los Países Bajos, concretamente por Roermond para hacer más ameno el trayecto hasta Brujas. Unas 5:15 horas de coche en total.
  • Día 23: Brujas - Boulogne-sur-Mer (49). Como podéis ver, a Bruselas la hemos bordeado para poco más que saludarle desde la circunvalación, dado que por riqueza visual posiblemente compense visitar Brujas. Esta ciudad es bastante más tranquila y recupera esa atmósfera de cuento que hemos tenido en anteriores, agradable para recorrérsela a pie y tomarse un buen chocolate belga. Para avanzar un poco en lo que es ya el último tercio del viaje, reposaremos en ya Francia. Unas 1:40 horas de coche en total.
Brujas Brujas es otra ciudad con canales cuyo mayor atractivo es su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.
  • Día 24: Boulogne-sur-Mer - Compiègne (50) - Paris (51). Un día de más horas al volante con la grandísima recompensa de llegar a París, para la cual dedicamos dos jornadas, por lo que podemos repartir bien las horas al coche entre la ciudad costera de Boulogne-sur-Mer y Compiègne, visitando su castillo y viendo su ayuntamiento. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 25 y 26: Paris. Dos días para recorrer las tremendamente bonitas calles de esta ciudad (amigos de lo tranquilo y lo no turístico, no olvidéis el barrio latino) de poco rascacielos y monumentos emblemáticos en cada esquina. Casi ni es necesario mencionar los reclamos de esta famosa urbe, lo que sí recomendamos es que tiremos de pies en la medida de lo posible, y para todo lo demás, el abrumador metro. Un apunte para amantes de los atardeceres y de Instagram: un buen punto para la foto del ocaso es la terraza de las Galerías Lafayette, además de la Torre Montparnasse o los puentes del Sena al este de la Torre (habrá menos gente que en el Trocadero y en el Palais de Chaillot y será un punto de vista menos típico).
  • Día 27: París - Orleans (52) - Nantes (53). Toca dejar la capital para emprender la vuelta a España. Pasaremos para ello por Orleans, en la que podremos estirar las piernas por su Jardin des Plants, y Nantes, que tiene más lugares de interés como el Castillo de los Duques de Bretaña. Unas 4:50 horas de coche en total.
  • Día 28: Nantes - Burdeos (54). Seguimos el descenso hasta casa pasando por Burdeos, una cuidad de paseo fácil y agradecido con varios enclaves declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ideal para descansar del coche. Unas 3:20 horas de coche en total.
Burdeos Burdeos cuenta con numerosos edificio inscritos en la lista de monumentos históricos, tres de los cuales forman parte del Camino de Santiago.
  • Día 29: Burdeos - Donostia (55) - Logroño (56). Pasamos la frontera para aterrizar en Donostia y poder pasear por la Concha y tomarse algunos pintxos (aunque para esto lo mejor es desplazarse hacia alguna otra ciudad cercana como Zarautz donde los precios bajan notablemente). Para rematar la jornada, llegaremos a Logroño donde podemos relajarnos y seguir con la gastronomía de plato pequeño recorriendo la calle Laurel. Unas 4:20 horas de coche en total.
  • Día 30: Logroño - Madrid. La última etapa de este viaje, que podemos hacer tranquilamente tras pasear durante un rato por Logroño. Unas 3:30 horas de coche en total.

La pequeña Europa

La pequena Europa

Al referirnos a los reclamos de París, hemos hecho una pequeña alusión a aquellos que prefieren visitar enclaves menos turísticos buscando justamente lo menos conocido y más curioso. Europa tampoco defrauda en este sentido ni mucho menos, y hemos podido recoger alguno de esos sitios en otro road trip (todos no, era imposible).

Esta tercera opción es, por tanto, una ruta para descubrir la Europa menos típica y más alternativa, con ciudades en algunos casos más pequeñas aunque salpimentada con alguna capital o cuidad más conocida (tampoco es cuestión de tenerles alergia). Al haber bastantes entornos rurales y menos accesibles, las horas de coche se incrementan ligeramente, aunque siempre puede modificarse eliminando paradas y acortando distancias.

A continuación la guía día por día, indicando el número con el que se corresponde cada parada con los puntos del mapa. Posteriormente disponemos el mapa interactivo.

  • Día 01: Madrid - Zumaia (1) - Bayona (2) (Francia). Empezar por Zumaia es una buena manera de despedirnos de España, en una bonita ciudad costera de Guipúzcoa en la que pasear y cargar energías con unos cuantos pintxos. Muy recomendable subir a la Ermita de San Telmo (puede que os suene por la serie Doctor Mateo) y disfrutar de las vistas. Acabaremos la jornada ya en Francia para pasar la noche. Unas 5:20 horas de coche en total.
Zumaia En Zumaia destaca su relieve, situada sobre la playa de Itzurun y sobre el acantilado.
  • Día 02: Bayona - Arcachón (3) - La Roque-Gageac (4) - Meymac (5). Uno de los días con más horas de coche (cosas de recorrerse medio país), pero podemos empezarlo muy bien por Arcachón, un pueblo que aúna bahía, dunas, ostras y barrio de invierno (Ville d’Hiver). En contraste con La Roque-Gageac, que sin saber francés el nombre deja intuir el perfil del pueblo (incrustado a los pies de un gran acantilado). Para acabar la jornada dormiremos en Meymac, a medio camino de la frontera y permaneciendo en un entorno de naturaleza. Unas 6:40 horas de coche en total.
  • Día 03: Meymac - Clermont-Ferrand (6) - Port-en-Royans (7). Una vez descansados conviene llegar a Clermont-Ferrand una ciudad en zona volcánica, aunque más que volcanes lo que más destaca es la catedral gótica. Tras ello nos espera Port-en-Royans, con la versión francesa de las casas colgadas de Cuenca. Unas 4:20 horas de coche en total.
  • Día 04: Port-en-Royans (Francia) - Turín (8) (Italia) - Vernazza (9). Otra jornada larga al volante, pero compensa el final. Con una parada en una de las pocas ciudades grandes que veremos, Turín, que pilla a medio camino de uno de los rincones relativamente menos conocidos más de postal de Europa. Vernazza está también incrustada en la montaña (en las Cinque Terre), en esta ocasión en la costa y aportando un mosaico de colores con las fachadas. Unas 6:40 horas de coche en total.
Cinque Terre Una vista desde la montaña de Vernazza y su situación, en el mar de Liguria. Es uno de los cinco pueblos de la región de Cinque Terre considerados Patrimonio de la Humanidad.
  • Día 05: Vernazza - Cremona (10) - (Milán) - Corippo (11) (Suiza). Tras ver amanecer en La Specia (por ejemplo) y desayunar tranquilamente, podemos ir a Cremona, que se alzó sobre una red de ríos con sus palacios y su catedral gótica. De camino a Corinno, un pequeñísimo pueblo ya en el cantón suizo de Tesino, pasamos por Milán, ahí lo dejamos (que muy rural no es, pero podemos aprovechar para asomarnos). Unas 4:30 horas de coche en total. Si no encontrásemos alojamiento, podemos buscar en Locarno (uno de los destinos de la ruta de los trenes, a media hora de Corippo)
  • Día 06: Corippo - Nördlingen (12) (Alemania) - Rothenburg ob der Tauber (13). El primer tramo es de unas 4 horas (con alguna parada intermedia para descansar), pero a Nördligen hay que ir porque es un pueblo dentro de un cráter. Acabaremos en Rothenburg ob der Tauber, un pueblo que por su su aspecto medieval ha sido el escenario de varias películas y (se dice, se comenta, se rumorea) que fue la inspiración para el pueblo en la adaptación de Pinocho de Disney. Unas 5:30 horas de coche en total.
Corippo Vista de Corippo, un pequeño pueblo incrustado en la montaña.
  • Día 07: Rothenburg ob der Tauber - Ulm (14) - Hallstatt (15) (Austria). Dejamos el pueblo de Pinocho para llegar al Danubio en Ulm (que la separa de Neue Ulm, la parte nueva), como parada intermedia hasta Austria. Unas 5:00 horas de coche en total.
  • Día 08: Hallstatt - Český Krumlov (16) (R. Checa). El principal atractivo de la ciudad austriaca es la mina de sal (Salzwelten Hallstatt), supuestamente la más vieja del mundo (con 7000 años de explotación), a la que podemos ir en funicular (de abril a septiembre).. Un día con menos horas de conducción en el que llegamos a la República Checa, concretamente a Český Krumlov, cuyo castillo y palacio fueron declarados Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.Unas 2:40 horas de coche en total.
  • Día 09: Český Krumlov - Olomouc (17). Dejamos Český y el Moldava para llegar a Olomouc, también en la lista de la UNESCO por la Columna de la Santísima Trinidad. Si sois queseros, preguntad (como podáis) por los olomoucké tvarůžky.Unas 3:40 horas de coche en total.
  • Día 10: Olomouc - (Cracovia) - Łańcut (18). Dejamos la República Checa para pisar Polonia. El destino es Łańcut, una pequeña ciudad polaca con un bonito castillo. Pero os dejamos caer que Cracovia (de la que os hemos hablado en la primera ruta) está de paso, y merece la pena salir pronto de Olomouc y llegar tarde a Łańcut para hacer una excepción en nuestra meta de "lugares poco conocidos" para pararnos a visitar la esta conocida y bella ciudad polaca. Unas 4:30 horas de coche en total.
  • Día 11: Łańcut - Lublin (19) - Białystok (20). De nuevo día itinerante. Mejor dejar Łańcut prontito para llegar a Lublin y poder estirar las piernas por la Krakowskie Przedmiescie y ver la Puerta de Cracovia (Brama Krakowska), así como sus palacios y numerosas iglesias. Acabamos el día en la que se considera la capital histórica del voivodato (región) de Podlaquia, Białystok (conocido destino erasmus, por cierto). Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 12: Białystok - Suwałki (21) - Klaipèda (22) (Lituania). Toca cruzar frontera para llegar a Klaipèda, ciudad bañada por el Báltico donde podemos pasear por el puerto y por Kuršių Marios (la laguna de Curlandia) y estirar un poco las piernas o descansar. Unas 5:15 horas de coche en total.
  • Día 13: Klaipèda - Otradnoye (23) (Rusia) - Sopot (24) (Polonia). Iniciamos el descenso al sur entre aguas, las de la laguna de Curlandia y el Báltico tocando Rusia, que se inmiscuye en Lituania con Otradnoye (en el oblast de Kaliningrado) y acabando en Polonia. Concretamente en Sopot, donde podremos ver el muelle más largo de Europa (650 metros) sobre la Zatoka Gdańska (bahía de Gdansk), la cual hemos bordeado para llegar. Unas 5:50 horas de coche en total.
Klaipèda Klaipeda es una ciudad sueca con un gran puerto situada en laguna de Curlandia.
  • Día 14: Sopot - Kołobrzeg (25) - Szczecin (26). Día de relax patrocinado por Kołobrzeg, ciudad conocida por las aguas termales y sus playas. Según nos encontremos con las pilas cargadas, podemos bajar hasta Szczecin, capital del voivodato de Pomerania, y pasearse por el conjunto arquitectónico gótico de varios siglos, en el cual figura entre otros el antiguo ayuntamiento. Unas 5:10 horas de coche en total.
  • Día 15: Szczecin - Rostock (27) (Alemania) - Lübeck (28) - (Hamburgo). Un día variable según nuestras preferencias, de nuevo con la opción de visitar excepcionalmente otra ciudad conocida y más grande por pillar de paso: Hamburgo (de la que hemos hablado en la ruta anterior). Tenemos además en Rostock la opción de descansar también en el balneario, aunque los puntos de interés son los edificios medievales que conservan. Seguimos con la atmósfera medieval por Lübeck, la que se considera la primera ciudad occidental del Báltico y cuyo monumento más conocido es la Puerta de Holsten. Unas 3:00 horas de coche en total (una más si se va a Hamburgo).
  • Día 16: Hamburgo/Lübeck - Bourtange (29) (Países Bajos) - Haarlem (30). Más o menos a mitad del viaje llegamos a la estrella de la ruta, literalmente. Atravesamos la frontera para llegar a Bourtange, un pueblo con forma de estrella (imposible no caer ante este reclamo). Un día con bastantes horas de viaje (que habremos aligerado partiendo desde Hamburgo) que acaba en Haarlem, la ciudad de los hofjes (unos asilos con patios alrededor que se construían para ancianas solteras) en la que más allá de éstos podemos ver el molino de viento de Adriaan y la Grote Markt (la plaza del mercado central). Unas 6:15 horas de coche en total (una menos si partimos desde Hamburgo).
Bourtange El Fuerte de Bourtange y su llamativa forma de estrella.
  • Día 17: Haarlem - Lisse (31) - Satzvey (32) (Alemania). Bajamos para llegar a Alemania pasando por la ciudad de los jardines. A Lisse compensa ir en primavera para ver en pleno florecimiento los Jardines Keukenhof, el principal reclamo de la ciudad (¿Os suena lo de los tulipanes? Aquí lo entenderíamos a la fuerza). El día se acabaría en Satzvey, cuyo principal punto de interés es el castillo medieval. Unas 3:40 horas de coche en total.
Lisse El gran y característico jardín de Lisse.
  • Día 18: Stazvey - Mainz (33) - Nuremberg (34). De nuevo destinos que nos suenan por haberlos incluido en rutas anteriores: las ciudades alemanas de Mainz y Nuremberg, en la cual pernoctaremos. Unas 4:45 horas de coche en total.
  • Día 19: Nurenberg - Bled (35) (Eslovenia). Toca atravesar otra frontera para llegar a los Alpes y concretamente a Bled, una ciudad en un entorno de lujo con algunos edificios medievales. Unas 6:00 horas de coche en total.
  • Día 20: Bled - Alpbach (36) (Austria). Cambiamos de país pero seguimos en paisajes de montaña llegando a Alpach, una ciudad conocida por tener las fachadas recubiertas de flores (mejor también venir en primavera). Para ellos, claro, es la ciudad más bonita de Austria, tanto cubierta de blanco como de flores. Unas 4:20 horas de coche en total.
Alpbach La ciudad de los balcones plagados de flores, Alpbach.
  • Día 21: Alpbach - Triesenberg (37) (Liechtenstein) - Lucerna (38) (Suiza). Dejamos el Tirol para llegar al principado de Liechtenstein, aprovechando para ver la iglesia de Triesenberg de camino a Lucerna, una ciudad que también hemos mencionado anteriormente. Unas 4:25 horas de coche en total.
  • Día 22: Lucerna - Sélestat (39) (Francia) - Nancy (40). Llegamos a Francia y al medievo con Sélestat, en la planicie de Alsacia, para acabar el día con también algunos edificios medievales en Nancy, ciudad en la que entre otros destaca la Puerta de la Craffe. Unas 3:40 horas de coche en total.
Lucerna El río Reuss divide Lucerna en dos partes, la parte nueva y la antigua.
  • Día 23: Nancy - Reims (41) - Amiens (42). Seguimos la travesía francesa pasando por Reims y su Catedral Notre-Dame para acabar en Amiens, en la que también destaca su catedral (aunque se dé la curiosa ironía de que sea la capital de la región de Picardía). Unas 4:00 horas de coche en total.
  • Día 24: Amiens - Monte Saint-Michel (43) - Rennes (44). Nos rodeamos de mar en Normandía con Monte Saint-Michel, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO situada en un islote que destaca al acercarse al estuario del río Couesnon. Acabaremos el día en Rennes, ciudad con numerosas construcciones medievales y una bonita plaza (Plaza Saint Michel) que podremos visitar la mañana siguiente. Unas 4:45 horas de coche en total.
Monte Saint-Michel Este pueblo destaca por alzarse sobre un promontorio rocoso en una isla del estuario del río Couesnon.
  • Día 25: Rennes - Saint Nazaire (44) - La Rochelle (45). Toca de nuevo un tramo con relax, pasando por la ciudad de las 20 playas, Saint Nazaire, con la senda de los carabineros si preferimos pasear en un entorno verde y sin arena, y otros reclamos como museos o el submarino Espadon. Acabamos el día en La Rochelle, que conserva edificios de hasta el siglo XII así como el puerto viejo. Unas 4:00 horas de coche en total.
  • Día 26: La Rochelle - Rochefort (46) - Blaye (47) - Burdeos (48). Bajamos hasta Burdeos (otra excepción en nuestra máxima de “ciudades poco conocidas” pero que conviene tanto por ubicación como por belleza) pasando por Rochefort (no es la del queso, pero probablemente lo tengan si es que nos apetece comer queso roquefort en Rochefort). Podemos visitar el museo naval o relajarnos en las termas. Tenemos Blaye como parada estratégica para descansar y aprovechar para visitar sus viñedos, conocidos a nivel mundial. Unas 3:00 horas de coche en total.
  • Día 27: Burdeos - Zarautz (49) - Santillana del Mar (50) - Llanes (51). Una jornada bastante itinerante atravesando la frontera para llegar ya a España. De Burdeos os hemos hablado en la ruta anterior, desde la cual iremos directos a un bonito pueblo del litoral vasco, y compensar los kilómetros con algunas rondas de pintxos. Después nos espera Santillana del Mar, un pueblo que nos hace viajar en el tiempo por la conservación de sus edificios y calzadas, o si lo preferimos podemos visitar las cuevas de Altamira. Acabaremos el día en Llanes, un pueblo del litoral astur. Unas 4:00 horas de coche en total.
  • Día 28: Llanes - Cangas de Onis (52) - Pola de Lena (53). Día completamente asturiano y, una vez hayamos dejado Llanes, completamente rural. Acabaremos el día en Pola de Lena, un pequeño pueblo en que podremos descansar, pero eso sí, al visitar Cangas de Onís cruzar su puente es obligatorio. Unas 3:45 horas de coche en total.
  • Día 29: Pola de Lena - Riaño (54). De camino a casa haremos una última parada en Riaño (en León), un pueblo que además de conservar edificios de la época medieval está en una ubicación privilegiada. Unas 3:45 horas de coche en total.
Riaño Riaño es un pequeño pueblo situado en la vertiente sur de la Cordillera Cantábrica y cerca de los Picos de Europa.
  • Día 30: Riaño - Madrid. Última etapa del viaje para llegar a casa, con un cambio drástico de paisaje y urbanismo. Unas 4:00 horas de coche en total.

Los extremos, los grandes ignorados

Como vemos, es complicado cruzar el continente aún alargando los ratos al volante de cada jornada, debido a la extensión del mismo. Es por ello que en estas propuestas hemos tenido que sacrificar las ubicaciones que quedaban más a los extremos del continente, como pueden ser la península escandinava, Grecia, las islas británicas o Portugal. No obstante, alguna de las rutas podría amoldarse para visitar alguno de estos sitios, eso sí, sacrificando bastantes de los destinos propuestos en principio por lo que implica desviar el itinerario en cuanto a horas de viaje.

Lo que está claro es que si somos de ir a nuestro ritmo, sin tener que depender de otros medios y nos gusta conducir, Europa ofrece muchísimas opciones para recorrerla de la manera que deseemos, incluso como hemos visto saltando de isla en isla o atravesando extensiones de agua y montaña. Con planificación, ganas y (sobre todo) presupuesto, podemos montarnos un buen road trip.


Imágenes | Dcar66 (Marsella), Joan Capderrós i Canas (Florencia), Lorenzo Magnis (Liubliana), Moyan Brenn (Budapest), Michele Ursino (Kiev), Mariano Mantel (Moscú), Fourgerouse Arnaud (Cracovia), Magro_kr (Praga), Tjflex2 (Salzburgo), Mariya Prokopyuc (Vitoria-Gasteiz), Erwan Guerin (Toulouse), Mark Weston (Interlaken), Miquel Fabre (Lucerna), Gabriele Diwald (Viena), Barnyz (Mainz), Elisabetta Monaco (Lübeck), Karen Rustad (Kronborg), BGCarvalho (Bremen), Carlos Andrés Reyes (Brujas), Barnyz (Hannover), Barnyx (Ulm), Manuel García (Burdeos), Iñaki Bolumburu (Zumaia), Stephane Mignon (La Roque-Gageac), Bastien M (Cinque Terre), Tambako the jaguar (Corippo), Loopytrip (Bourtange), Leonieke Aalders (Lisse), Michael Kopp (Aplbach), Kesper Krogh (Mont Saint-Michel), Thierry Llansades (La Rochelle), Tamara Polajnar (Riaño), David Iliff (Roma)

En Magnet | Las tres mejores rutas para conocer el patrimonio cultural de todas las comunidades peninsulares
En Magnet | ¿Cómo le cambia la vida a una ciudad después de ser elegida Patrimonio de la Humanidad?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos