Compartir
Publicidad

¿Qué pasa cuando en Australia se pierde una oveja? Seis años y 21 kilos de lana tienen la respuesta

¿Qué pasa cuando en Australia se pierde una oveja? Seis años y 21 kilos de lana tienen la respuesta
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por increíble que pueda parecer, la suma de "Australia" y "animales" no resulta hoy en una muerte lenta, dolorosa y segura. Al contrario, nuestra protagonista en cuestión es uno de los seres vivos más inofensivos del planeta, incluso en la isla donde nada es inofensivo. Su carácter particular se debe a otro motivo. Tras seis años vagando extraviada por los bosques de Tasmania, Sheila, la oveja, ha sido encontrada y esquilada este fin de semana. En total, su lana ha alcanzado el respetable peso de 21 kilos.

¿Cómo ha llegado a generar tanta lana un sólo animal? El origen de su hazaña se encuentra en la incapacidad de su dueño, Derek Turvey, para controlar a la totalidad de su rebaño ovino. Turvey es un granjero de Tasmania, la pequeña isla al sur del minicontinente australiano, y cuida de alrededor de 2.000 ovejas en una vasta propiedad ganadera. Dadas las proporciones de su explotación, es habitual que algunos ejemplares se pierdan durante periodos prolongados de tiempo. Simplemente no puede controlarlas a todas.

Es lo que le ha sucedido a Sheila. "Siempre hay algunas que se pierden durante un tiempo y luego reaparecen, pero esta ha aparecido bastante tarde", explicaba a The Guardian el pasado viernes, cuando finalmente se reencontró con su oveja perdida (incapaz de moverse ya dada la densidad de su pelaje). Poco después se descubrió la duración del periplo de Sheila: seis años. Durante se tiempo, se las apañó para sobrevivir en un entorno repleto de alimento y carente de predadores. Como es lógico, nadie pudo esquilarla durante todo ese tiempo, resultando en una impresionante cantidad de lana.

Finalmente, Turvey y sus trabajadores pudieron meterle mano ayer. Como explican, tuvieron que tumbarla en el suelo para cortar la lana. Cuando terminaron, la pesaron: 21 kilos. Es una cifra bastante impresionante para un animal que por norma general pesa 60 kilos, pero no ha roto el récord mundial.

Tan privilegiado honor corresponde a Chris, otra oveja australiana que corrió la misma suerte que Shaun. Perdida y olvidada durante años en New South Wales, sus dueños se toparon con ella cuando había generado más de 40 kilos de lana alrededor de su cuerpo. Fue el pasado mes de septiembre. La pobre Chris a duras penas podía ver o moverse,. Su esquila se prolongó durante 45 minutos (el habitual quita menos de 3). La lana no tenía valor.

Un año antes, Australia había vuelto a asombrar al mundo con Shaun, otra oveja extraviada que se apareció a sus pastores con 23 kilos de pelaje sobre su pequeño cuerpo. En un principio, sus dueños se congratularon ante la posibilidad de batir el récord de la legendaria Shrek, un ejemplar neozelandés que ostentaba el récord mundial desde 2004, cuando fue encontrada tras varios años de experiencia a la deriva portando 27 kilos de lana. Ambos palidecieron ante las cifras de Chris.

Es el día a día en Australia o Nueva Zelanda. El primero es la segunda potencia mundial en ganado ovino, contando con alrededor de 100 millones de cabezas. El segundo tiene bastantes menos (unos 40), pero en relación a su población humana (3 millones) son mucho más predominantes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Busca en Snapchat magnet.xataka.com

Ver más artículos