Compartir
Publicidad

Una española es la única que defiende a una víctima de agresión racista en Londres

Una española es la única que defiende a una víctima de agresión racista en Londres
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“¡Cabrón! ¡Hijo de puta!”. Son los gritos de Kilian Ahmed este lunes en el metro de Londres que ha registrado en video con su móvil algún pasajero. Esta sevillana de 35 años insultaba a un agresor del vagón que, de forma calculada, agredió a Jubair Ahmed, un bangladesí residente en un Reino Unido. Lo que el atacante no se esperaba era la reacción de la mujer, que salió corriendo tras él para apresarlo después de que pegase un puñetazo en la cara de su marido.

Es la última muestra de ataque racista, y de ella se han hecho eco los medios. Según las autoridades londinenses, el asalto tuvo lugar el lunes por la tarde a la altura de la estación de metro de Upton Park, y todavía no se ha investigado ni al agresor ni al que empezó a realizar la grabación, que podía estar al tanto de lo que iba a ocurrir unos segundos después.

Un video posterior, más largo, deja en evidencia la premeditación del asaltante. Éste esperó durante una parada entera antes de acercarse a ellos. Cuando las puertas del vagón se abrieron, con vistas a huir después de su ataque, el tipo se pone a la altura de su víctima, le dice alto ininteligible y le propina un puñetazo. Los Ahmed podrían haber sido elegidos por tratarse de una pareja interracial.

La sevillana residente en Londres que actuó como a todos nos hubiera gustado actuar

La verdadera heroína de la historia es, por supuesto, Kilian Ahmed, que no dudó en perseguir al criminal. Aunque algunos medios británicos no repararon inicialmente en el idioma de sus gritos, pero los hispanohablantes lo oirán al instante: "Cabrón, racista, nazi" es lo que gritaba ella mientras perseguía al racista por el andén. También pidió auxilio a la policía.

Como se ve en su Facebook, Kilian Ahmed es una joven sevillana que estudió Turismo en Brasil. Ha viajado mucho, pero en 2015 se mudó a Londres, donde Jubair residía desde hacía cinco años. Unos meses después de su llegada la pareja se casaba, y las fotos de su boda pueden verse en la web. Pese a su formación, la pasión de Kilian es la capoeira, arte de combate que ahora enseña en una escuela londinense.

Gracias a ella la policía británica arrestó después al agresor, de 33 años de edad. El sospechoso está acusado “de asalto con lesiones, uso de amenazas y palabras abusivas”, según informa el comunicado policial, y ha sido puesto en libertad bajo fianza hasta el 14 de noviembre. En una entrevista al respecto Kilian ha explicado la conversación que tuvo después, al alcanzarle, y a donde no ha llegado la grabación del incidente:

Hablé con ese tipo y le dije, ‘¿Por qué has tocado a mi marido?’ El hombre no dejaba de decirme ‘Cállate, cállate’. Entonces le contesté ‘No pienso callarme. ¿Por qué has pegado a mi marido? ¿Por qué hacer algo así de violento?’.

A raíz de su ataque, Jubair Ahmed le explicó a una cadena de Bangladesh que es la segunda vez que sufre una agresión racista desde que se mudara a la capital británica. En su opinión, desde junio las cosas van cada vez peor para los inmigrantes o personas de distintas razas. “Lo leo en las noticias que publican en el Evening Standard. Veo casos como el mío y tengo la sensación de que están aumentando. No tengo ni idea de por qué este tipo se ha dirigido a mí, por qué motivo ha hecho eso”. A Jubair le duele la mandíbula, pero está contento y piensa que se recuperará pronto.

Este es sólo el último caso de la preocupante ola racista post Brexit

La visión de Jubair Ahmed la comparten los medios de comunicación. Tras los resultados del referéndum del Brexit el país está sumido en un clima cada vez más xenófobo, y decenas, tal vez cientos de ataques han sido registrados por las cámaras de distintos espacios de la geografía inglesa. Aquí ya te mostramos algunos casos que habían ocurrido en las semanas siguientes a la votación por salir de la Unión Europea, y cómo los dirigentes políticos habían tenido que hacer declaraciones sobre cómo habría que poner mayor cuidado en que el sentimiento racista no vaya a más.

El Consejo Policial de Reino Unido publicó en un informe en julio en el que, a consecuencia de las elecciones, los crímenes de odio por motivos raciales habían crecido un 42% en Inglaterra y Gales. Sólo el 25 de junio los organismos oficiales habían registrado 289 ataques. En el mismo día. Aunque la agresividad bajó en las semanas posteriores, sólo entre el 16 y el 30 de junio la policía dice estar al tanto de 3.076 incidentes, que contrastan fuertemente con los 915 que se sufrieron en el mismo período de 2015. Son unas cifras en consonancia con las publicadas por Scotland Yard.

Los agentes de la ley dicen ser conscientes de este crecimiento de la xenofobia, y están preparándose para intentar castigar más duramente estos asaltos. Hay medios que matizan estas cifras, como el Daily Mail, quien indica que desde que se han ampliado las ofensas que entran a la categoría de "crímenes de odio", son más las agresiones que se registran bajo este epígrafe. Pese a ello, el periódico también apunta a cómo el racismo es cada vez más visible, y entrar al grupo de Facebook Worrying Signs, de Sarah Childs, también sirve para dar muestra de la magnitud del problema.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio