Compartir
Publicidad

Las 17 cosas que no sabíamos y esta temporada de 'Juego de Tronos' nos ha revelado

Las 17 cosas que no sabíamos y esta temporada de 'Juego de Tronos' nos ha revelado
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la séptima temporada de 'Juego de Tronos' sólo le queda un episodio para terminarse. Ha sido más corta de lo habitual, pero estos seis capítulos emitidos (o filtrados) han concentrado tantas revelaciones y tantos avances, y a tal velocidad, que da la sensación de que hemos visto el doble de episodios. Ya no hay tiempo que perder para que veamos el enfrentamiento definitivo (y tal vez también la unión) entre el Hielo y el Fuego.

Por eso, esta séptima temporada de 'Juego de Tronos' ha confirmado bastantes teorías que los fans llevaban años comentando y ha revelado otras cosas que probablemente ni siquiera habían llegado a plantearse. No nos referimos sólo a la importancia de la política fiscal en Poniente, si no a asuntos menos glamourosos como líneas sucesorias, maneras de matar a un ejército de soldados ya muertos y cómo entrenar a un dragón. Y no al estilo de los dibujos animados. Ni qué decir tiene que, si no vais al día, descubriréis que este artículo es oscuro y está lleno de spoilers.

1. Jon es Targaryen

La sexta temporada ya confirmó que Jon Snow era, en realidad, el hijo de Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen, al que Ned crió como si fuera suyo por la promesa que le hizo a su hermana en su lecho de muerte. Todos asumimos que era bastardo; al fin y al cabo, Rhaegar estaba casado con Elia Martell, princesa de Dorne. Pero en el cuarto capítulo de esta séptima temporada, Gilly le lee a Sam algo muy interesante en uno de los libros del septón Maynard de Desembarco del Rey:

"Maynard dice aquí que escribió una anulación para el príncipe Rhaegar y que lo casó de nuevo con otra persona, al mismo tiempo, en una ceremonia secreta en Dorne".

Así, con una frase que Sam descarta porque está harto de leer las cuentas minuciosas de los septones y maestres muertos hace años y siglos, 'Juego de Tronos' desvela que Jon Snow Tagaryen es hijo legítimo de Rhaegar y, por tanto, es el heredero al Trono de Hierro por delante de su tía Daenerys, que era la hermana pequeña de su padre. El vodevil está servido.

2. Las confesiones de Lady Olenna

Olenna

Siempre estuvo claro que no fue Tyrion (ni Sansa) quien envenenó el vino de Joffrey en su boda con Margaery. De hecho, los espectadores sabíamos que la culpable había sido Lady Olenna Tyrell, incapaz de soportar que su nieta se casara con aquel pequeño psicópata. Sin embargo, Jaime Lannister lo desconocía. Y la Reina de las Espinas no va a morir sin contarle antes un par de verdades, incluyendo que Cersei ha estado persiguiendo todo el tiempo a los asesinos equivocados. Diana Rigg no iba a despedirse de la serie así como así.

3. Nymeria, supongo

Los lobos huargo de los Stark hace tiempo que dejaron de tener alguna importancia en 'Juego de Tronos', si es que de verdad fueron relevantes más allá de la primera temporada. Sin embargo, siempre nos quedó la duda de si Arya se reuniría alguna vez con Nymeria, su loba, a la que tuvo que echar de su lado para evitar que los Lannister la mataran. Su conexión con ella es intensa en los libros, pero no así en la serie.

Sin embargo, la séptima temporada está recuperando personajes y tramas de las primeras entregas, y entre ellos se encontraba Nymeria. El animal reconoce a Arya, pero ya no es la loba que se marchó de su lado. Se ha convertido en otra cosa, del mismo modo que su antigua ama ya no es la que era. Lo que nos lleva a...

4. Mi nombre es Stark, Arya Stark

La asesina más fría y despiadada de todo Poniente. Arya ha demostrado que aprendió bien todas las enseñanzas de Jaqen H'qhar y que está dispuesta a seguir tachando nombres de su lista de la venganza. Su regreso a Invernalia está creando algunos de los momentos más tensos, momentos que se veían venir tras su exterminio de la casa Frey al mejor estilo 'Misión imposible'.

El desprecio que siente por su hermana Sansa debería hacernos temer que las cosas pueden torcerse mucho, y muy rápidamente, en Invernalia antes de que nadie pueda recitar "mi nombre es Íñigo Montoya".

5. ¿Dorne? ¿Serpientes de Arena? ¿Qué es eso?

No es una revelación de la trama, sino el reconocimiento por parte de la serie de que esta subtrama nunca funcionó. La entrada en el juego de Dorne y las Serpientes de Arena fue una de las principales equivocaciones de la quinta temporada (no su introducción, sino la manera en la que fue tratada), y la rápida manera en la que se despachan confirma que David Benioff y D.B. Weiss se dieron cuenta también de ello.

Deberían haber sido unas aliadas formidables para Daenerys, pero Euron Greyjoy las captura y las mata con facilidad. Lo que sí dejan es una de las formas de tortura más creativas y crueles de las que Cersei Lannister es capaz. Y nos ha demostrado que tiene bastante imaginación en ese aspecto.

6. La verdadera Reina en el Norte

Esta temporada de 'Juego de Tronos' ha consolidado la evolución (y la redención) de uno de los personajes más despreciados por los fans: Sansa Stark. Algunos siguen odiándola, atascados en el retrato de la niña ingenua de la primera temporada (lo que parece ser también el caso de Arya), pero la mayor de los Stark ha demostrado ser una gobernante con las ideas bastante más claras de lo que parecía.

Se dedica a preparar Invernalia para resistir al invierno y a intentar mantener las alianzas, no demasiado fuertes, que Jon ha conseguido con las otras familias norteñas. Mientras su hermano está ya metido de lleno en la lucha contra los Caminantes Blancos, ella tiene que asegurarse de que el norte podrá sobrevivir a la escasez de cosechas, por ejemplo, para poder plantar cara al ejército de los muertos.

7. Los modales del Cuervo de Tres Ojos

La "feliz" reunión de los Stark que quedan vivos en Invernalia ha permitido también descubrir que, ahora que Bran es el Cuervo de Tres Ojos, no sólo sabe muchas cosas, sino que ya no está atado a ningún tipo de código de buenas maneras, de modales o de empatía. Su papel en el gran esquema de la serie está por determinar (él mismo reconoce que aún está aprendiendo a manejar sus poderes), pero ya ha dejado claro que está por encima de las ataduras normales del plano terrestre.

Ser capaz de asustar a Meñique no es moco de pavo, pero herir tan gratuitamente a Sansa recordándole lo "hermosa" que estaba en su noche de bodas con Ramsay confirma que Bran ya no es Bran. ¿Será el Señor de las Tinieblas del Espacio?

8. Las minas de Rocadragón

Cueva

Rocadragón, el castillo familiar de Daenerys, esconde unas cuantas sorpresas. Para empezar, está asentado sobre un yacimiento de obsidiana, o lo que es lo mismo, vidriagón, material que resulta fundamental en la lucha contra los Caminantes Blancos. El propio Stannis Baratheon se lo dijo a Sam en la quinta temporada, y éste lo confirma en los libros de la Ciudadela. Sin embargo, las cuevas bajo el castillo todavía guardan más secretos.

Por ejemplo, una exposición de arte rupestre de Poniente, es decir, grabados de los habitantes del lugar miles de años atrás, cuando los Niños del Bosque y los Primeros Hombres compartieron la tierra, pelearon y acabaron uniéndose para combatir a los Caminantes Blancos que los mismos Niños habían creado. La historia pasada va a volverse muy importante en el final de la serie.

9. En 'Juego de tronos' aún hay hueco para el amor

Missandei

De vez en cuando, no viene mal que 'Juego de tronos' nos recuerde que, entre sus personajes manipuladores, crueles y movidos casi más por la ambición de poder que por ideales más o menos puros, hay espacio para historias en las que no hay agendas ocultas ni se pretende tergiversar la situación para una ganancia personal. La consumación de la relación entre Missandei y Gusano Gris puede ser lo más tierno que la serie esté dispuesta a darnos a estas alturas.

10. La unión del Hielo y el Fuego

Uno de los momentos más esperados de esta séptima temporada era el encuentro entre Jon Nieve y Daenerys Targaryen. En teoría, son los dos personajes cruciales de toda la saga, el Hielo y el Fuego con los que George R.R. Martin nombró todos sus libros, y si dejamos de lado una posible trama romántica (que llevamos algunos episodios en los que no hace más que insinuarse), la alianza entre ambos es lo que puede dar a Poniente una oportunidad de sobrevivir a la Larga Noche del invierno.

Los fans han tenido muchas teorías sobre ellos, bastantes de las cuales implican una relación romántica, pero lo único confirmado por 'Juego de Tronos' (además de que son familia) es que ambos están en el mismo bando.

11. Euron Greyjoy es terrible

Hay un nuevo enfant terrible en Poniente. Se llama Euron Greyjoy y, además de gustarle vestir por completo de cuero negro, es toda una estrella del rock. Es malo, lo sabe y lo disfruta, y es el mejor (y único) aliado que tiene Cersei Lannister por ahora. Él solo desarbola a media flota de Daenerys y es totalmente imprevisible. Hay algunos fans que no están demasiado contentos con él, pero aporta el carisma del "villano de la temporada" que hacía falta sin Ramsay en el juego.

Es la wild card, el elemento incontrolable que se mueve por Poniente haciendo sólo lo que él quiere. Euron Greyjoy funciona, como diría Andrés Montes, por el artículo 34: hago lo que quiero, cuando quiero y como me da la gana.

12. Pero Cersei es aún peor

Evidentemente, entre tanta charla de que los Caminantes Blancos tienen que ser derrotados y de que el invierno ya está aquí, Cersei sigue sentada en el Trono de Hierro y dispuesta a masacrar a quien haga falta para seguir en él, y para garantizar que los Lannister no seguirán el mismo camino que los Baratheon, los Tyrell o, más recientemente, los Tarly.

Tiene apoyo financiero y su absoluta seguridad en que va a ganar esta guerra. Y ha demostrado, por si no había quedado claro con anterioridad, que nadie la supera a la hora de ser brutalmente eficaz en conseguir sus objetivos. Y en vengarse de todos los que alguna vez le hicieron daño a ella o a su familia.

13. El Rey de la Noche tiene poder

'Juego de tronos' lleva preparando la gran entrada del Rey de la Noche desde la segunda temporada, cuando vimos lo que hacían los Caminantes Blancos con los bebés repudiados por Craster. En la sexta descubrimos que tenía la capacidad de ver y de tocar a Bran cuando éste se encontraba en uno de sus viajes astrales y, gracias al penúltimo episodio de la séptima, hemos descubierto algo todavía más importante; si matas a un Caminante, se desintegran los muertos que estaban asociados a él.

El Rey de la Noche es quien levantó a todos los fallecidos en Casa Austera y es quien resucita a Viserion (esto lo dejamos para más adelante), por lo que la clave para acabar de un plumazo con todo el ejército de los zombies congelados es matarlo a él. Lo que, por supuesto, es mucho más sencillo decirlo que hacerlo. Lo de Eowyn con el Rey Brujo en 'El retorno del rey' va a ser pan comido en comparación.

14. El dragón de hielo

Viserion

Pobre Viserion. Drogon se ha llevado toda la atención de Daenerys porque la sacó del reñidero de Meereen, pero nadie queríamos ver morir a uno de sus "hijos". Eso sí, uno tenía que caer para que 'Juego de Tronos' mostrara otra de las teorías que los fans llevan años esperando a que se hagan realidad: la aparición del dragón de hielo.

Ya el ataque al convoy de provisiones de los Lannister nos enseñó que los dragones pueden ser muy poderosos, pero que no son invencibles, y la lanza de hielo que atraviesa a Viserion termina de confirmarlo. Ahora, el Rey de la Noche ha conseguido su arma más letal, y ya sólo quedan dos dragones para hacer frente a su amenaza.

15. Las muertes de Melisandre y Varys

Melisandre

"Tengo que morir en este país extraño. Como tú". La frase con la que Melisandre se despide de Varys en Rocadragón, al principio de la temporada, es uno de esos comentarios de la sacerdotisa roja que uno no sabe bien cómo tomarlo. Sí, se equivocó al apoyar a Stannis como el Príncipe que fue Prometido, pero también ha quedado claro que realmente tiene algún tipo de poder. Y que, de vez en cuando, sus sentencias sí son un poco proféticas.

Le dijo a Arya que veía en ella algo oscuro cuando se la encontró, allá por la segunda temporada, y si le dice a Varys que ambos van a encontrar sus muertes en Poniente, casi podemos dar por seguro que va a ser así. El cómo y el cuándo es lo que no es revelado por el Señor de la Luz.

16. ¿Un bebé Lannister?

Una de las consecuencias de que Cersei se sienta confiada de su poder como reina de Poniente es que ya no le importa que vean su hermano Jaime compartir su cama. Y que está dispuesta a reconocerlo como padre del bebé que está esperando. Al menos, eso le cuenta a Jaime en el quinto episodio, con lo que la casa Lannister tiene todavía una oportunidad de sobrevivir a tanta carnicería.

Hay quien no se fía de las palabras de Cersei. El maestre Qyburn se ofrece a prescribirle algo, pero ella se niega. ¿Está embarazada, o le aflige alguna dolencia que no quiere contar? ¿Puede ser ésa su debilidad? ¿Puede estar tan obsesionada con mantener el legado de los Lannister en el Trono de Hierro porque sabe que le queda poco tiempo para conseguirlo?

17. Y más profecías: las de Daenerys

Esto no es una revelación de la séptima temporada de 'Juego de Tronos', pero con el gusto que le están pillando Benioff y Weiss a recuperar historias, personajes e hilos argumentales de temporadas anteriores (hola, Gendry, hijo bastardo de Robert Baratheon), resulta curioso que no haya vuelta a aparecer la visión que Daenerys tiene en la Casa de los Eternos de Qarth, en la segunda temporada.

Ve el salón del Trono de Hierro quemado, sin techo, cubierto por la nieve. El mismo Trono está nevado y vacío, pero Dany no se sienta en él. Pasa de largo porque escucha algo que le llama la atención (el llanto de su hijo no nacido con Drogo). Bran tiene la misma visión en la sexta temporada. ¿Cuánto tardaremos en verla convertirse en realidad?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos