Compartir
Publicidad

11 gráficos que explican todo lo bueno y todo lo malo del modelo turístico español

11 gráficos que explican todo lo bueno y todo lo malo del modelo turístico español
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Han pinchado las ruedas de un autobús turístico, también las de las bicicletas de alquiler y han llegado a poner pegatinas en diversos vehículos con lemas como “este coche sobra” o “el turismo mata Mallorca”. Estas son algunas de las acciones que desde hace unos días viene protagonizando Arran, el colectivo juvenil vinculado a la CUP.

¿Su objetivo? Poner en jaque al modelo turístico español. Y es que desde la propia organización justifican estos hechos bajo el paradigma de una lucha completamente legítima contra la cada vez mayor masificación de turistas o de plataformas como Airbnb.

Presentado este primer acto, los pros y los contras del modelo turístico español han vuelto a ser motivo de debate y desde Magnet hemos querido poner los datos sobre la mesa.

La llegada de turistas se ha intensificado en los últimos años… y este 2017 va camino de marcar un nuevo récord

75,31 millones. Es la estratosférica cifra de turistas internacionales que recibió España en 2016. Dato que supone un incremento de 10 puntos porcentuales con respecto al año anterior. Es por cierto la subida interanual más grande desde comienzos de siglo. Tanto que echó por tierra todas y cada una de las predicciones que se hicieron al respecto.

En el gráfico se ve a simple vista. España lleva desde 2009 marcando cada año un nuevo récord de llegadas internacionales. Y este 2017, parece no mostrar atisbos de quedarse atrás. Los últimos datos hacen referencia a junio, cuando llegaron 8,43 millones de extranjeros. Un 11% con respecto al mismo mes de 2016.

Ingleses, alemanes y franceses ponen rumbo a Cataluña

Lo que es evidente es que los extranjeros parecen tenerlo claro a la hora de elegir destino en España. Cataluña se lleva un 24% de los turistas que llegan, lo que supone un total de 18,13 millones de turistas en 2016. Es la comunidad que más ha visto incrementar el número de llegadas durante los últimos lustros, tal y como se aprecia en el siguiente gráfico.

Los alemanes, franceses e ingleses son con diferencia quienes más visitan España. Entre las tres nacionalidades suman el 52% del total de turistas que llegan al país.

Así que no, los hoteles no están perdiendo tanto como parece (aunque tampoco están ganando)

Lo cierto es que pese al imparable ritmo que muestra la plataforma de Airbnb y/o similares en el apartado de viviendas de alquiler, los hoteles siguen siendo la opción más demandada por los turistas. Sin ir más lejos, de los extranjeros que han visitado España este mismo año, un 62% se han decantado por este tipo de alojamiento.

Eso sí, cabe destacar que a pesar del aumento de llegadas internacionales, ese 62% se ha mantenido casi intacto durante los últimos años. De hecho, la cifra más alta se registró en 2012 con un 65%.

Se incrementa la demanda de apartamentos turísticos

Una de las cosas que demandaba o más bien de las que se quejaba la organización de Arran era de empresas como Airbnb. Lo que es un hecho es que la plataforma de alquiler de viviendas está creciendo de manera casi desorbitada en muy poco tiempo. La oferta de pisos ya se está incrementando más rápido en Madrid que en Barcelona.

De hecho, la vivienda en alquiler es el único tipo de alojamiento que ha crecido de forma continuada durante los últimos años (a excepción de 2007). Y como vemos en este gráfico, el incremento de turistas que eligen esta opción ha ido sumando de forma interanual casi 9 puntos porcentuales. Un ritmo de crecimiento mayor al de los hoteles.

Por tanto, también suben sus precios

Junto al incremento de la demanda de apartamentos turísticos, ha venido un aumento de los precios de alquiler. En los últimos 16 años ha subido un 26%. El salto más grande llega a partir de 2015 (cuando Airbnb empieza a crecer de manera exponencial), año en el que el precio medio diario supera los 120 euros, hasta llegar a los 127 en los que se encuentra actualmente.

Así, el gasto medio por turista crece...

Este es quizás uno de los aspectos más positivos que se destaca cuando se habla de España como potencia turística. Los millones de extranjeros que visitan cada año el país se gastan una cantidad de dinero que bien le sirve al turismo para posicionarse como el sector que más aporta al PIB nacional.

El gasto medio por turista ha crecido un 17% desde 2008. Es más, en 2016, se ha superado por primera vez la barrera de los 1.000 euros.

...Mientras que los ingresos por turista caen

Los números de España como potencia turística quedan casi en papel mojado cuando hablamos de rentabilidad. Porque la masificación de extranjeros que visitan el país está empezando a no ser tan rentable como parecía. O al menos no a sacarle tanto partido. Y es que los ingresos medios por turista no paran de caer, tal y como se ve en el siguiente gráfico.

¿Por qué ocurre esto? Bien, cuando se recogen estadísticas del gasto por turista, éstas engloban el precio de todo el viaje. Es decir, desde que coge el avión y/o barco hasta que llega a España, con los consiguientes traslados, excursiones programadas y un largo etcétera. Esto implica que no todo el gasto que muestran los datos se hace en el país de origen. Y esto sumado a la cada vez más amplia oferta de todo lo Low Cost, así como una estancia cada vez más reducida, ha mermado los ingresos reales por turismo.

El turismo genera empleo sí, pero gran parte de éste es temporal

El turismo genera una gran cantidad de puestos de trabajo, cuya cifra ha ido aumentando en los últimos años. Entre hostelería, servicios de alojamiento, servicios de comidas y bebidas y agencias de viaje, el número de empleados ha aumentado un 44% desde 2001.

El problema o más bien el aspecto negativo es que la mayor parte de este empleo es temporal, lo que hace engordar las cifras en términos absolutos. Como vemos en el siguiente gráfico, una gran mayoría de contratos se firman en el segundo cuatrimestre del año, que comprende los meses de mayo, junio, julio y agosto. En pleno verano.

Entre el primer y el segundo cuatrimestre se crean un promedio de 175.000 puestos nuevos de trabajo. Entre el segundo y el tercer cuatrimestre se destruyen un promedio de 119.000. En otras palabras: empleo temporal.

Los salarios de los empleados en hostelería apenas se han movido en ocho años

Por último, el salario medio anual de los trabajadores en este sector apenas ha variado. Ni tan siquiera con el aumento de turistas. Es más, la cifra más alta se registró en 2010 con una media de 14.629 euros anuales en plena crisis. Los datos más recientes que son de 2015, dibujan una cifra de 13.977 euros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos