Compartir
Publicidad
Publicidad

240 delitos de odio en un año: los motivos por los que el Orgullo LGBT es hoy más necesario que nunca

240 delitos de odio en un año: los motivos por los que el Orgullo LGBT es hoy más necesario que nunca
Guardar
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿De verdad es necesario tener un Día del Orgullo? Hace unos meses en la estación de Metro de Sol de Madrid vi a una pareja de chicos besándose. Acto seguido, empecé a mirar a la gente de alrededor. Pude contar hasta cuatro o cinco personas observándoles, susurrando y hasta dos chicas jóvenes con la típica risita. Por su parte, Enrique (nombre ficticio), cuenta a Magnet como desde pequeño ha tenido que soportar con el ya tan manido insulto de “maricón”, entre otros por supuesto. Y Ana (nombre ficticio) explica lo que ha supuesto tener que lidiar con ser el centro de los rumores de su Universidad y hasta desplantes de “amigas”, sólo por el hecho de haberse fijado en una persona de su mismo sexo.

Huelga decir que estas situaciones jamás hubieran ocurrido si estos tres ejemplos se hubieran dado entre heterosexuales, ya que éstos nunca han tenido que ser perseguidos por su condición sexual o identidad de género. Así que sí, el World Pride que este año acoge Madrid, sigue siendo más que necesario. Porque lo cierto es que a estos casos ya tan cotidianos de LGTBfobia se les suma el que te echen de un local, el bullying y/o las agresiones físicas.

Los delitos de odio contra la LGTBfobia por fin se hacen visibles

Según los datos del Observatorio Arcópoli contra la LGTBfobia, la capital española registró el pasado año unos 240 delitos de odio por LGTBfobia.

Según detalla en su informe, la organización decidió realizar “un minucioso trabajo de recogida de datos”, ya que las cifras que manejan desde el Ministerio de Interior no reflejan la realidad. El motivo, es que sus estadísticas sólo cuentan las denuncias que lleguen al sistema policial y que además son interpretadas como tales por la Policía.

Como vemos, en el gráfico el aumento de incidencias registradas, según los datos de Arcópoli, es de un 650%. Pero la realidad eso sí, no es que éstas se hayan multiplicado casi por mil, sino que por fin se han hecho visibles. Cada vez son más los que deciden denunciar su caso en organizaciones como el observatorio madrileño que se puso en marcha a principios del 2016.

¿Cómo? ¿A quién?

Pese a tener una mayor repercusión y visibilidad, los casos de LGTBfobia no cesan. Precisamente, esta misma semana ya se han registrado dos incidencias más. Ambos en Chueca. El primero, un grupo de tres neonazis, que fueron detenidos por agredir a una pareja homosexual. El segundo, dos hombres también detenidos por lo mismo: agresión y abuso sexual a una pareja de chicas.

Las agresiones física son de hecho unas de las incidencias más comunes junto con las verbales. Ambas aglutinan el 54% del total de los casos registrados en Arcópoli.

Con motivo de estos ataques homófobos, desde la Jefatura Policial de Madrid ya se ha avisado que se pondrá en marcha un dispositivo policial nunca visto antes.

Y ¿quiénes sufren la mayor parte de esas agresiones?

Los datos lo dejan bien claro: los gays. De las 316 víctimas que contabilizó Arcópoli en 2016 (o al menos, del número de personas que decidieron contar su caso), un 70% eran hombres homosexuales. Le siguen las lesbianas con un 13% y las mujeres transexuales con un 10%.

¿Dónde?

Las incidencias ocurren principalmente en el distrito Centro de Madrid. Es más, según los datos de Arcópoli, la mayor parte de las agresiones se han registrado en los alrededores de Chueca o en locales dirigidos a público LGTBI.

En el siguiente mapa puedes ver de forma más detallada cuáles son los distritos que han contabilizado un mayor número de delitos de odio por LGTBfobia

El perfil del agresor

Otra de las cosas más preocupantes de estas cada vez más cotidianas agresiones es el perfil del agresor. Según datos del Observatorio Arcópoli, de los 352 agresores, un 93% fueron hombres.

Arcópoli detalla en su informe que tiene constancia de la edad de casi el 83% de los agresores. Así, el rango que más se repite es el de los hombres de entre 25 y 29 años.

Resulta llamativo además que el 64% de los agresores tenían menos de 30 años. La mayoría de los casos de personas de más de 40 años guardaban un tipo de relación con la víctima, ya sea personal, familiar, laboral, etc.

Y aquí uno de los mayores problemas: casi 8 de cada 10 casos no llegan a presentar denuncia

Al principio de este post decíamos que el objetivo del Observatorio madrileño contra la LGTBfobia es visibilizar todos estos casos. Es precisamente la pata que cojea de los datos de Interior: que una gran mayoría no se denuncian y así pues no acaban contabilizados entre sus cifras.

Según datos de Arcópoli, de los 240 incidentes que se registraron el pasado año, solo 59 llegaron ante la Policía. En otras palabras, un 75% de los casos no acabaron en denuncia.

De hecho, los delitos que más llegan a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado son las agresiones físicas graves o muy graves. Y las personas del colectivo LGTB que más denuncian son los transexuales.

En definitiva, este es solo un resumen de las cifras de LGTBfobia en Madrid: Siglo XXI. Año 2016. 240 incidencias y más de 300 víctimas que son agredidas simplemente por su condición sexual o su identidad de género. Los datos hablan por sí solos y el camino todavía se nos antoja largo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos