Publicidad

$3.000 por la prueba del coronavirus: la crisis total de Estados Unidos frente a la epidemia

$3.000 por la prueba del coronavirus: la crisis total de Estados Unidos frente a la epidemia
104 comentarios

Un dato llama poderosamente la atención cuando se revisan las cifras globales del coronavirus: Estados Unidos, uno de los países más poblados de la Tierra, tan sólo ha declarado 128 casos. Muy por debajo de la cifra registrada en España o Francia, con sólo una fracción de sus habitantes, e infinitamente inferior a la de Italia, Irán o Corea del Sur, no digamos China. ¿Algo está haciendo bien su gobierno, no?

En realidad puede tratarse de todo lo contrario.

Mal diagnóstico. Tal y como explica en The Atlantic un experto médico, Estados Unidos afronta dos problemas. Uno de ellos es común a muchos otros países. Hasta ayer mismo, el gobierno restringía drásticamente el número de personas que podían someterse a un test de coronavirus. Sólo aquellos provenientes de China o en contacto con otros que hubieran visitado el país debían acudir al médico.

Dos meses después del inicio de la crisis, el gobierno sólo había analizado a 500 personas. De las cuales apenas 43 habían dado positivo. Entre tanto, países como Corea del Sur ya habían testado a más de 60.000.

Giro de timón. Cuando surgieron los primeros contagios entre personas que ni habían estado en China ni habían tenido contacto con viajeros internacionales la conclusión parecía clara: el coronavirus estaba muy infradiagnosticado. ¿Cuánto? Ahora mismo, como en España, es imposible de saber, aunque algunos estudios creen que hasta 1.500 personas podrían haberse contagiado sólo en Seattle.

La circunstancia ha obligado al gobierno, Mike Pence mediante, a abrir el abanico de candidatos al test. Todos los estadounidenses podrán someterse a él.

Con dinero. Si lo pueden pagar, evidentemente. Es el segundo problema que afronta el país: la prueba del coronavirus puede ascender a los $3.000 dólares, y no todo el mundo tiene el dinero. Este sí es un problema exclusivo de su sistema sanitario. Uno que el Congreso quiere solucionar mediante una ley urgente dotada con $7.000 millones, y que serviría para financiar vacunas y subvencionar a los hospitales.

El estado de Nueva York ya ha obligado a las aseguradoras a sufragar parte de los costes, de tal modo que las barreras de entradas sean menores.

¿Por qué? Porque su sistema sanitario está diseñado específicamente para que no vayas al médico. Al menos el 30% de los estadounidenses evita ir al médico a toda costa por miedo a las facturas posteriores, un problema que se ha agravado con el tiempo (en 2001 era el 19%). Incluso pacientes muy graves, como los oncológicos, lo hacen: en 2013 el 24% de los enfermos de cáncer pasaba por encima de algunas pruebas.

Si sumamos a los 27 millones de estadounidenses sin seguro y sin pensamos en los síntomas suaves, similares a una gripe, del coronavirus, el resultado potencial son millones de personas sin diagnosticar. Y una enfermedad imposible de contener.

Yo te lo pago. Fue la receta de China. Las autoridades se valieron de su incomparable poder coercitivo para poner en cuarentena a 60 millones de personas y restringir la libertad de movimientos de otras 700 millones. Durante los primeros días de la crisis, ante el colapso de los hospitales, los médicos chinos enviaron a casa a miles de potenciales contagiados porque presentaban síntomas leves.

Al poco, China cambió de estrategia. Lo explica otro experto de la OMS en este reportaje de Vox:

China tomó un montón de medidas cuando se dieron cuenta de que tenían que reestructurar gran parte de su sistema hospitalario para hacer frente a la epidemia. Lo primero que dijeron fue: las pruebas son gratis, el tratamiento es gratis. Ahora mismo hay enormes barreras en Occidente. Puedes someterte al test, dar negativo y encontrarte con una factura. En China se dieron cuenta de que había barreras a las personas buscando atención, así que, como Estado, decidieron hacerse cargo de los pagos de la gente cuyo seguro médico no cubría los costes.

Reacción rápida. Pese a todo, China no pudo contener la epidemia, que ya suma 90.000 casos conocidos en todo el mundo. Hay muchos más, sólo que aún no lo sabemos. Su reacción contrasta con la adoptada por el gobierno estadounidense. Desde el primer momento, Donald Trump explicó que el coronavirus estaba "bajo control". La respuesta del gobierno fue laxa, tibia y en muchos sentidos pasiva.

Un ejemplo: el test diseñado originalmente por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) no funciona. Algunos estados, como Nueva York, han optado por desarrollar uno propio. El retraso en el desarrollo de un test efectivo ha provocado que, en algunos puntos del país, los hospitales no dispongan de la prueba hasta dentro de varias semanas. Semanas claves para detener una epidemia que aparenta ser ya incontrolable.

Imagen: Takayuki Hamai/AP

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios