Publicidad

Un 56% de positivos: el dato que ilustra la verdadera magnitud de la epidemia en México

Un 56% de positivos: el dato que ilustra la verdadera magnitud de la epidemia en México
40 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si existían dudas sobre el alcance de la pandemia en América Latina, las últimas dos semanas las han despejado por completo. México, Brasil, Perú, Ecuador o Bolivia se han convertido en el nuevo epicentro de una crisis, la de coronavirus, que parece remitir (y sólo parece) en Europa. Una cifra ilustra la magnitud del problema: en México el 56% de los tests ya dan positivo.

Problema. Como explica el epidemiólogo Eric Feigl-Ding, se trata de un porcentaje inédito desde que estallara la epidemia. Ni siquiera en las semanas más duras de sus respectivos brotes países como Italia o Estados Unidos llegaron a cifras similares. México, ahora mismo, descubre un contagio por cada dos pruebas PCR. Esto significa que está haciendo muy pocos tests. Y que la extensión de la enfermedad es muy superior a lo que reflejan los datos oficiales.

Crecimiento. Una extensión alarmante. Hubo más más de 1.000 nuevos fallecimientos el domingo, para un total de 20.000. Es ya el séptimo país del mundo en volumen absoluto de muertos, aunque sigue lejos de los países más afectados ajustando por población. Sucede que la cifra no es real. México es uno de los estados que menos tests ha realizado por caso confirmado; y cada vez está haciendo menos.

Por qué importa. Porque el testeo masivo de la población es fundamental para controlar la epidemia. Permite saber dónde se ubican los brotes, trazar y aplicar tratamientos a los pacientes. Rellena huecos de información cruciales para prevenir transmisiones. Un porcentaje de positivos tan alto revela que México sólo está identificando a pacientes sintomáticos, ya enfermos, pero que está dejando de lado a miles y miles de asintomáticos. Lo explica este artículo de The Atlantic:

[Un porcentaje tan alto de positivos] implica que los médicos sólo están haciendo pruebas a personas con una alta probabilidad de tener la enfermedad. Gente con síntomas más suaves, por no hablar de aquellos asintómaticos, no se están contabilizando. Los países que hacen tests masivos deberían toparse con mucha más gente no infectada que infectada, por lo que su porcentaje de positivos debería ser más bajo.

En una enfermedad donde el rol de los asintomáticos es crucial, un porcentaje tan alto son malas noticias. México no está rompiendo la "cadena de transmisión". La epidemia sólo puede ir a más.

De vuelta. Si la información es imperfecta, las medidas para atajar la pandemia también lo son. Pese a lo alarmante de las cifras, el gobierno mexicano ha decidido reabrir parte de la economía y de la vida social. Fábricas y comercios han vuelto a la actividad. Ciudad de México sigue en un nivel de restricciones elevado, pero diversas tiendas y mercados están levantando la persiana. También las zonas turísticas.

Dinámica. Países como Chile y Bolivia también arrojan porcentajes de positivos altísimos (57% y 53% respectivamente), reflejo de una tendencia preocupante. El número de fallecidos diarios declarado por México, Brasil o Perú ya supera al notificado por Italia, Estados Unidos o Francia a su misma altura de la epidemia. Y la curva sigue siendo ascendente, lo que significa que la enfermedad aún no se ha controlado. A corto plazo y sin más tests, es improbable que cambie.

Imagen: José Luis González/Reuters

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios