Compartir
Publicidad

7 problemas del futuro que los Países Bajos ya están solucionando a día de hoy

7 problemas del futuro que los Países Bajos ya están solucionando a día de hoy
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De los Países Bajos sabemos un montón de cosas. Que son un vivero futbolístico. Que adoran obsesivamente a sus bicicletas. Que su gastronomía no es el mayor deleite conocido para el paladar. Que su idioma es particular y de fonética atrancada. Pero hay otro montón de cosas que aún no sabemos de ellos, y que prueban que son una de las naciones del futuro. ¿Por qué? Porque ya se están preparando (y solucionando) los problemas del mañana que tendremos en nuestras narices el resto de países.

Por eso, aquí van siete hechos y motivos por los que los Países Bajos molan bastante. Y no sólo se trata de los tulipanes, del color naranja o de que hayan construido ciudades ganando terreno al mar, sino de elementos que, de forma casi universal, todos los países del mundo podrían desear en un futuro cercano.

Allá vamos:

1. No hay perros abandonados

Es al menos de lo que presume el país. Si hace 200 años todas las casas de Países Bajos contaban con un perro en propiedad, resultaba previsible que muchos de ellos terminaran abandonados. Desde hace algunas décadas, el gobierno del país, en colaboración con varias organizaciones, ha logrado crear una fuerte red de acogida y de refugios para perros callejeros. ¿Resultado? Más de 200 hogares eventuales que reparten gratuitamente más de 30.000 animales abandonados al año.

Hoy es raro encontrarse con perros callejeros. Son rápidamente detectados por los organismos locales, llevados al refugio más cercano y puestos en adopción, vía Internet, con celeridad. En esencia, todo rota en torno a una fuerte legislación anti-abandono y a un adecuado modelo de acogida y reparto.

2. Los carriles bici generan energía

Solaroad

Si en Países Bajos todo el mundo circula por carriles bicis, ¿por qué no aprovechar ese espacio para generar energía? Es la mentalidad detrás de SolaRoad, un carril bici hecho de paneles solares que ya es capaz de generar energía suficiente para abastecer de electricidad a tres casas de Krommenie, el lugar donde, a lo largo de sus 72 metros, está instalado. Es un proyecto caro y experimental, pero podría servir para múltiples propóstios en el futuro, como autoabastecer de energía a los coches de las autovías.

3. Siempre puedes cargar tu coche eléctrico

Países Bajos es uno de los estados más entusiastas en su adaptación del coche eléctrico. Sus porcentajes están muy por encima de la media, y gracias a un generoso sistema de puestos de abastecimiento, el gobierno se asegura de que no te quedes sin batería tirado en medio de la nada. Habrá estaciones de recarga cada 50 kilómetros, de tal modo que la imposibilidad de cargar el coche ya no sea una excusa para comprarse uno convencional frente al eléctrico.

4. Hay una bicicleta para cada holandés

Bicicletas

Pocas sorpresas aquí: alrededor del 30% de los holandeses utilizan la bicicleta en su día a día como forma de ir al trabajo, a comprar o a sus reuniones sociales. Hay casi tantas bicicletas como holandeses: 16 millones. Ciudades como Ámsterdam o Zwolle contabilizan entre el 38% y el 46% de sus movimientos urbanos diarios en bicicletas, y hay hasta un sindicato de ciclistas que se encarga de defender los intereses del colectivo.

5. No habrá diésel o gasolina a partir de 2025

La otra cara de la moneda del coche eléctrico: pese a que hay dudas respecto a su posibilidad de llevarlo a cabo, el parlamento holandés se ha comprometido a prohibir las ventas de coches diésel o gasolina a partir de 2025. Junto a la generosa política de apoyo al coche eléctrico, es una de las medidas clave para revertir el porcentaje de coches contaminantes frente a no-contaminantes en las carreteras holandesas. Es un proyecto ambicioso, pero, como hemos visto, Países Bajos ya tiene parte del camino recorrido.

6. Casi no quedan cárceles

Porque ya no hay presos. Por dos motivos: por un lado, las tasas de criminalidad del país han descendido un 1% año a año; por otro, los jueces están aplicando cada vez sentencias más cortas a los reos. Resultado: el país tendrá que cerrar otras cinco prisiones en los próximos años, a sumar a las muchas ya cerradas. Es un problema para los más de mil empleados de prisiones que perderán sus puestos de trabajo, pero es un ejemplo perfecto de cómo el aparente irresoluble problema de la alta población de presos... no es irresoluble.

7. Ya no atropellan a animales salvajes

Imagen

No es algo exclusivo de Países Bajos, pero sí es aquí donde se han edificado con más entusiasmo. Hay más de sesenta "ecopuentes" para animales que pasan por encima de vías de tren o autovías. El objetivo: evitar que animales en peligro de extinción dentro del país, como el tejón, además de otros habitualmente atropellados, como el jabalí, tengan que jugarse la vida para desplazarse por su hábitat natural por culpa de una autopista.

Los hay hasta para peces.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio