Compartir
Publicidad

Abuso de menores, acoso sexual y, quizá, cinco años de cárcel: Dalas al final de la escapada

Abuso de menores, acoso sexual y, quizá, cinco años de cárcel: Dalas al final de la escapada
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras un lustro de polémicas, denuncias y vídeos explosivos, Dalas ha llegado, quizá, al final de la escapada: la Fiscalía Provincial de Madrid le acusa de dos delitos, ciberaxoso infantil y abuso sexual de menores, por los que le exige hasta cinco años de prisión. El juicio tendrá lugar mañana viernes y podría representar el punto y final a la carrera del, con seguridad, youtuber español más controvertido. El colofón.

¿Qué? Según Teknautas, la investigación se origina en la denuncia de una menor (de 16 años, 13 al inicio de la relación) contra Dalas. Ambos habrían contactado a través de Twitter y de Skype. Dalas siempre había manifestado su deseo de mantener relaciones sexuales. No se conocerían en persona hasta la firma de uno de sus libros. En un encuentro, "la besó en la boca, llegando a efectuar tocamientos en la zona vaginal y en los pechos", según el escrito.

Al parecer, Dalas habría solicitado quedar en repetidas ocasiones (a través de WhatsApp y otras redes) y le habría pedido fotos desnuda.

La defensa. Por el momento, Dalas tan sólo ha respondido a los periodistas de El Confidencial con una carta amenazadora, negando la información publicada. En ocasiones anteriores, su estrategia habría sido la contraria. Cuando numerosas mujeres anónimas le acusaron de violación, optó por hacer un vídeo mofándose de las imágenes y de las acusaciones. Lo mismo ha sucedido tras las polémicas destadas por sus exparejas.

Dalas suele afrontar los fuegos vertiendo un bidón de gasolina sobre ellos.

El historial. No es su único proceso judicial pendiente. Dos de sus exparejas (@SoyMia y @Miare) le han acusado de violencia de género. La primera demanda fue desestimada, pero la segunda sigue en proceso de instrucción. Miare llegó a acusarle de reclamar la propiedad de un perro que ambos tenían en común como represalia. Es una de las muchas polémicas le rodean: otras youtubers han relatado sus experiencias de abuso y maltrato psicológico, sin llegar a los juzgados.

La fama. En parte, Dalas ha fomentado su imagen de enfant terrible de YouTube. Como vimos en su día, siempre ha producido vídeos volcánicos de carácter provocativo en los que cargaba contra el feminismo y ridiculizaba sus presupuestos (o las incriminaciones contra su figura. Esto le ha granjeado la animosidad de otros youtubers (Wismichu o AuronPlay le han denunciado públicamente) y una turbia popularidad en los confines de la red.

Hace un año, un vídeo de Wismichu y la concatenación de diversas acusaciones provocó que su canal perdiera más de 300.000 seguidores en un abrir y cerrar de ojos (fue borrado temporalmente por YouTube). El juicio y la investigación de la Fiscalía representan el punto y aparte (o final, en función del veredicto) para una carrera mediática plagada de escándalos, rumores y denuncias cruzadas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio