Publicidad

Aceleradoras profesionales: consigue el "trabajo de tus sueños" por el 9% de tu sueldo al año

Aceleradoras profesionales: consigue el "trabajo de tus sueños" por el 9% de tu sueldo al año
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo, pero no siempre esta dedicación se traduce en encontrar el puesto que uno desea. A medio camino entre la consultoría laboral y el networking, nacen las aceleradoras de carrera, empresas que te enseñan a encontrar el trabajo que quieras por un módico precio: una parte de tu salario futuro. 

Pagar por buscar trabajo. Aceleradoras de carrera como Pathrise surgen con el objetivo de ayudar a los jóvenes que buscan meter cabeza en empresas tecnológicas. Puesto que cada compañía es un mundo y los procesos de selección y publicación de ofertas varían de unas a otras, Pathrise crea una necesidad para vender un servicio. Si los jóvenes no son capaces de desenvolverse bien en sus primeras entrevistas, diseñemos un curso que les forme en este aspecto. 

¿Cómo funciona? Los estudiantes pasan a formar parte de un programa que dura 8 semanas y que está focalizado en encontrar trabajo en el sector y compañía que ellos desean. Para conseguirlo aprenden nociones de marca personal, crean un sitio web, configuran su página de Linkedin de tal forma que sea llamativa para los técnicos de recursos humanos de las compañías que les interesan, practican entrevistas de trabajo ficticias y dinámicas de grupo. Además, a lo largo de todo el proceso están acompañados de un mentor que suele tener experiencia en el rol y el tipo de empresas que les interesan.

¿Cuánto cuesta el servicio? Al igual que en determinados estudios de postgrado pagas por acceder a una bolsa de trabajo concreta, el valor añadido de empresas como Pathrise reside en las personas con las que los estudiantes entran en contacto. El cuerpo de consejeros se divide en las diferentes categorías más reclamadas por las industrias tecnológicas (ingenieros, desarrolladores o directores de marketing) y aglutina trabajadores y ex trabajadores de empresas muy punteras.

En el apartado de mentores, podemos ver profesionales que han trabajado para Microsoft, AirBnb, Google además de otras empresas como Facebook, Apple o Dropbox. Cada una de estas personas conoce cómo funcionan las empresas con las que sueñan los estudiantes que acceden al programa y, en algunos casos, pueden proporcionar información que un candidato anónimo que aplique desde Linkedin probablemente no tenga.

Según cuentan desde la propia empresa a Fast Company, la mayoría de los puestos en los que consiguen colocar a sus clientes tienen sueldos de seis cifras. Tomando como referencia un salario mínimo de 100.000 euros, Pathrise cobraría al nuevo trabajador el 9% de la cantidad bruta correspondiente a todo un año. Por lo tanto 9.000 euros si hablamos del salario anterior y 45.000 si calculamos el beneficio que obtuvo la empresa al conseguir un contrato de 500.000 euros para uno de sus clientes.

¿Cumplen lo que prometen? Pathrise ha conseguido colocar con éxito a 300 estudiantes en los puestos o compañías que buscaban. Es decir, 300 personas han conseguido el trabajo que supuestamente querían gracias a los consejos de los mentores que colaboran con la empresa. Sin embargo, el 9% de su salario anual será bloqueado para pagar los servicios de Pathrise en un plazo máximo de seis meses. Por lo tanto, si no quieren generar una deuda deberán mantener el puesto conseguido hasta que puedan pagar los honorarios de Pathrise.

Los estudiantes como negocio. La dinámica de pagar por conseguir un puesto de trabajo en una empresa relevante es una tendencia al alza muy asentada en Estados Unidos y cada vez más frecuente en Europa. Mientras al otro lado del charco muchos estudiantes salen endeudados de las universidades, en España cada vez hay más ejemplos que ponen de manifiesto la propuesta de valor de Pathrise: si quieres trabajar en determinadas compañías tienes que pasar por un protocolo de actuación concreto. Sin ir más lejos, en el campo de los medios de comunicación, si un estudiante quiere probar suerte como becario en El País o el grupo Atresmedia, tendrá que cursar previamente el máster específico de la empresa que da acceso a su bolsa de prácticas.

Imagen:  Austin Distel /Unplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir