Publicidad

Afortunadamente, Japón no se ha quedado sin cerveza en el Mundial de Rugby. Se ha quedado sin comida

Afortunadamente, Japón no se ha quedado sin cerveza en el Mundial de Rugby. Se ha quedado sin comida
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Japón celebra desde el viernes pasado y hasta el próximo mes de noviembre la novena edición de la Copa del Mundo de Rugby. Es el evento deportivo más grande jamás organizado por el país desde el Mundial de Fútbol de 2002, y representa un enorme reto logístico. Alrededor de medio millón de aficionados se han desplazado al archipiélago para animar a sus respectivos equipos nacionales, lo que ha obligado a habilitar nuevas infraestructuras, plazas hoteleras y un extenso, bien pertrechado fondo de armario cervecero. Pero durante los primeros partidos, Japón ha descubierto un problema inesperado: no tiene suficiente comida

Escasez. Originalmente, las autoridades japonesas habían prohibido introducir cualquier tipo de alimento externo en los estadios. Es una medida habitual en toda suerte de espectáculo deportivo, si bien no universal. Japón aspiraba a compensar parte de la inversión económica asegurándose el monopolio gastronómico dentro de los recintos. Una aspiración un tanto optimista: cuatro días después del pitido inaugural, los organizadores se han rendido a la evidencia y han anunciado que los aficionados podrán introducir "cantidades razonables de comida". Los estadios se han quedado sin comida mucho antes de lo previsto.

Esperas. El primer fin de semana descubrió las vergüenzas de la organización. "El nivel del servicio no está a la altura de la Copa del Mundo de Rugby", explicó el comité nipón durante el día de ayer. Numerosos seguidores experimentaron colas y largas esperas a consecuencia de la escasez de puestos, y otros tantos vendedores se quedaron sin existencias mucho antes de lo previsto. Ya sea por la voracidad de los aficionados al rugby o por la cándida provisión de las autoridades japonesas, el resultado estuvo por debajo de lo satisfactorio. La solución lógica, pese al giro de 180 grados, era permitir la entrada de comida externa.

¿Y la cerveza? No se puede decir que sea una noticia sorprendente. Antes siquiera de que los partidos dieran comienzo, Japón cayó en la cuenta de que sus provisiones de cerveza quedaban muy por debajo del consumo de los aficionados. En un partido amistoso entre Nueva Zelanda y Australia celebrado el año pasado, los seguidores oceánicos agotaron todas las existencias de cerveza. Japón atribuyó el problema a una pequeña brecha cultural: la relación de los galeses, escoceses o irlandeses con el alcohol, por citar a unos pocos, es mucho más entusiasta y regular que la de los japoneses (más sucinta y esporádica).

La organización pasó por alto ese pequeño detalle.

Solución. Dado que cada aficionado ingirió una media de 1,4 litros de cerveza por partido durante el Mundial previo, y dado el estatus simbólico de la bebida dentro del rugby, Japón tomó medidas para esquivar el peor de los escenarios. La organización aumentó las reservas en los estadios, previendo la venta de más de 100.000 pintas a lo largo de cada partido; fabricantes como Kirin, dedicada a la fabricación de Heineken, han triplicado su volumen de producción en relación a septiembre del año pasado; y los pubs locales se han pertrechado con hasta siete veces sus existencias habituales.

Es probable que Japón esté produciendo y vendiendo más cerveza que en ningún otro momento de su historia.

Éxito. Por lo demás, el Mundial avanza según lo previsto. El combinado nacional nipón se impuso en su primer partido al ruso, para gozo de los aficionados locales, y el 95% de las entradas ya se han colocado en el mercado. Los estadios, remozados y modernizados para la ocasión, están llenos de gente. El espectáculo deportivo está a la altura de las circunstancias. Y medio mundo tiene su atención puesta en las habilidades organizativas de Japón, con la mente colocada en los Juegos Olímpicos del año que viene. Todo funciona a la perfección, exceptuando el pequeño e insignificante detalle de la escasez de comida.

Imagen: GTRES

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir