Compartir
Publicidad

Los Altos del Golán: cinco claves para entender la guerra que viene entre Israel e Irán

Los Altos del Golán: cinco claves para entender la guerra que viene entre Israel e Irán
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras el reciente ataque iraní desde sus posiciones en el suroeste de Siria sobre los Altos del Golán, zona ocupada por Israel, el país respondió con una descarga de ataques aéreos que se dice llegó a destruir "casi toda la infraestructura iraní en Siria". Fue todo un golpe dramático a una enemistad que viene de largo y no es casualidad que se produjera en una de las zonas más disputadas de Oriente Medio.

¿Cuándo tomó Israel la zona?

Los Altos del Golán es una zona que ocupa 1.800km² entre las fronteras de Israel y Siria. A día de hoy se trata de una zona ocupada en su mayoría por Israel, pero se trataba de un territorio soberano de Siria hasta 1967 cuando Israel se hizo con el control de la mayoría de la zona durante la Guerra de los Seis Días, un conflicto militar que mantuvo con Egipto, Jordania y Siria. Pese a que Israel solamente controla dos tercios de los Altos del Golán, cuenta bajo su poder con los puntos más estratégicos.

Israel tenía varios motivos para hacerse con los Altos del Golán, pero hay dos que destacan en particular: la expansión de su territorio y la creación de una zona de contención ante Siria.

A día de hoy sigue habiendo mucha controversia sobre quién comenzó la Guerra de los Seis Días. Mientras que Israel lanzó el primer ataque sorpresa, el gobierno de este país siempre ha mantenido que la guerra no fue un acto de agresión, sino una campaña militar preventiva para asegurar la soberanía de Israel durante sus primeros años como estado.

¿Qué conflictos han girado en torno a ella?

Desde que Israel se hiciera con el control de los Altos del Golán en 1967, se han producido varias escaramuzas y fuegos cruzados en las fronteras. El único conflicto a gran escala entre países de la zona desde la ocupación israelí se produjo en 1973 durante la Guerra Araboisraelí, guerra a la que los árabes denominan la Guerra del Ramadán y a la que los israelíes llaman la Guerra de Yom Kippur.

Durante dicho conflicto, Israel se vio confrontada por dos frentes árabes: Egipto en la península del Sinaí y Siria en los Altos del Golán con armamento proporcionado por la Unión Soviética y de última tecnología, lo que tuvo como resultado una batalla dura y sangrienta en los Altos del Golán entre las fuerzas sirias e israelíes.

Si no hubiera sido por la ayuda inmediata por Estados Unidos, Israel no solamente habría perdido el control de los Altos del Golán, sino toda la campaña militar. Finalmente Israel consiguió seguir ocupando la zona y la anexionó al país de forma oficial en 1981, pero a día de hoy siguen surgiendo conflictos en la zona fronteriza.

¿Es legal la ocupación?

Resumiendo, la ocupación de los Altos del Golán por parte de Israel es ilegal según el derecho internacional. Para entenderlo es importante tener en cuenta tres resoluciones cruciales aprobadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: la UNSCR 242 (1967), la UNSCR 338 (1973) y la UNSCR 497 (1981).

En su primera cláusula, la resolución UNSCR 242 pide el "retiro de las fuerzas armadas israelíes" de los territorios ocupados durante la Guerra de los Seis Días: la península del Sinaí, Cisjordania y los Altos del Golán. La resolución UNSCR 338, aprobada durante la Guerra de Yom Kippur o Guerra del Ramadán, pide a las partes implicadas que implementen la resolución UNSCR 242 "en su totalidad".

Golan Heights Rel89 Orig Los Altos del Golán en un mapa realizado por la CIA. (Wikipedia)

Pero la resolución UNSCR 497 va más allá y menciona explícitamente la ocupación ilegal por parte de Israel: "La decisión israelí de imponer sus leyes, su jurisdicción y su administración al territorio sirio ocupado de las Alturas del Golán es nula y sin valor y no tiene efecto alguno desde el punto de vista del derecho internacional".

En concreto, las resoluciones 242 y 338 ya hablaban de iniciativas de paz desde que fueran aprobadas, ambas legitimando las exigencias árabes en los planes de paz como el Acuerdo de Paz de Fez en 1982 y la Iniciativa de Paz Árabe en 2002, pero las dos iniciativas fueron rechazadas por Israel.

¿Por qu tiene tanta importancia?

La altitud de los Altos del Golán hace que la zona sea perfecta para establecer puntos de observación hacia Siria, un país con el que Israel nunca ha estado oficialmente en paz. Israel lleva tiempo queriendo llegar a acuerdos bilaterales con algunos de sus vecinos árabes y una de sus estrategias se basaba en ocupar territorios para posteriormente devolverlos durante las negociaciones. Cuando hablamos del conflicto en Oriente Medio, esto se conoce como "tierra por paz".

Israel espera poder usar zonas como los Altos del Golán para iniciar un proceso de negociación que permita su legitimación como estado. Esto es un problema para los líderes de los países árabes porque declarando la soberanía de Israel se podrían enfrentar a represalias por parte de sus ciudadanos y se pondría en duda su propia soberanía. No hay que olvidar que en el pasado tanto el presidente de Egipto Anwar Sadat como el Rey Abdullah I de Jordania fueron asesinados por sus acuerdos con Israel.

¿Cuáles son los intereses de Irán?

El interés de Irán en los Altos del Golán es algo más simbólico que material. La ocupación de Israel es una excusa para alimentar la agresiva retórica anti-israelí del gobierno iraní que intenta conseguir adeptos por todo el Oriente Medio porque parece que alardear de luchar contra Israel es mucho más importante que luchar contra Israel en sí.

En realidad, Irán no quiere un enfrentamiento militar directo con Israel por los Altos del Golán porque sabe que Israel les supera con creces en cuanto a capacidad militar. De ahí que Irán prefiera hacer uso de organizaciones como Hezbolá en el sur del Líbano o el ejército sirio de Bashar Hafez al-Assad como nexos en sus relaciones con Israel, algo que le permite a Irán poder decir que está luchando contra Israel sin exponerse a las consecuencias que supondría un enfrentamiento directo.

The Conversation

Imagen | Sebastian Scheiner/AP

Autor: Abdulaziz Alghashian, Universidad de Essex.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio