Compartir
Publicidad

Así se han ido desdiciendo Cifuentes y la universidad de cada una de sus versiones en el escándalo del máster

Así se han ido desdiciendo Cifuentes y la universidad de cada una de sus versiones en el escándalo del máster
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La actual presidenta de la Comunidad de Madrid se matriculó en diciembre de 2011 por la Universidad Rey Juan Carlos del máster de Derecho Autonómico. En junio de 2012 se examinan sus compañeros de clase. Cifuentes no recoge su título hasta marzo de 2017.

Según Eldiario.es, el 20 de marzo hablan independientemente con el equipo de Cifuentes y con los responsables de la URCJ. Los de Cifuentes les aseguran que “la jefa” les ha dicho que se había dejado dos asignaturas del máster para un par de años después y que no completa su formación hasta 2014.

Las versiones de ese mismo día de la universidad varían. Cuando los periodistas les indican las dudas que tienen acerca de su expediente o de la inexistencia del registro del TFM, dicen que "era habitual que cualquier funcionario cambiara notas porque no existía la escuela de máster”, que "durante unos años el Trabajo Fin de Máster era voluntario" y que durante "un par de años" no había que "defender en público el Trabajo Fin de Máster" y por eso no hay constancia de su existencia. Todavía no hay versión oficial por parte de la institución acerca de cuándo finalizó Cifuentes sus estudios.

xzcf Cristina Cifuentes durante la toma de posesión del nuevo rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos el 3 de marzo de 2017. Foto: Cristina Cifuentes.

21 de marzo de 2018. Ahora sí, en una rueda de prensa matinal el rector de la URJC, Javier Ramos, el catedrático Enrique Álvarez Conde (que se presenta como director del máster de Cifuentes) y el profesor Pablo Chico dicen que Cifuentes aprobó todo a la primera y que presentó el trabajo de fin de máster en julio de 2012. Esto contradice la versión del equipo de la política del PP. Achacan la ausencia de registros a un error “administrativo” o “informático”, dependiendo de la declaración. No saben decir quién fue su tutor de TFM. No muestran ninguna de las cuatro copias del documento que debieran tener o del simple registro de las mismas, pero sí dicen saber el título del trabajo de Cifuentes. No lo enseñan “por la ley de protección de datos”.

Horas después Cifuentes exige a la URCJ que enseñe su máster, pero éstos no lo hacen.

A las diez de la noche el equipo de Cifuentes cambia de versión y se encomienda a las explicaciones de la universidad, afirmando que se sacó el título en 2012. Para demostrar su inocencia muestra cinco documentos de los cuales varios no son probatorios de nada y otros incluyen errores e información extemporánea. Desde ese momento la parte de la Delegada no volverá a modificar su versión ni a hacer más declaraciones sobre el caso, hasta las que tenga que hacer esta tarde.

23 de marzo. Según Eldiario.es, las doctoras Clara Souto, Alicia López de los Mozos y Cecilia Rosado, las que firmaron el documento exhibido por Cifuentes (y ahora reconocido como falso), afirman que en 2012 se celebró una sesión de defensa del trabajo fin de máster, pese a que la normativa de la Universidad dicta que no debían ser ellas quienes evaluasen esa defensa. Esto mantendría la versión de la URCJ acerca de las fechas de finalización de los estudios. El resto de medios que intenta contactar con ellas no son capaces de ratificar estas declaraciones.

28 de marzo. La Universidad Rey Juan Carlos eleva el caso Cifuentes a la Conferencia de Rectores y pide un inspector externo.

1 de abril. La Fiscalía aún no ha descartado que se siga la denuncia por falsedad documental presentada por asociaciones de estudiantes

3 de abril. Enrique Álvarez Conde, el supuesto director del máster de Cifuentes, reúne a las profesoras de los documentos en el despacho de un abogado para tratar de pactar una versión común en su inminente declaración ante la investigación interna abierta por la universidad. Conde argumenta que no hay registros del TFM en la universidad porque las copias se destruyeron a los cuatro años de su supuesta presentación, es decir, en 2016, y que el motivo por el que el acta mostrada por Cifuentes habría aparecido sin sello ni registro porque se envió a secretaría por correo ordinario y el documento final se debió de traspapelar.

4 de abril. Fuentes de la Universidad Rey Juan Carlos han reconocido a El Confidencial que el documento firmado por las tres profesoras se elaboró el pasado 21 de marzo tras saltar la polémica y no en el año 2012, cuando se cursó el máster. La Universidad reconoce también que la firma de dos de las profesoras que componían el tribunal fueron falsificadas y se investiga la tercera. En unas declaraciones, el PP declara que “es la universidad quien debe desmentir esos extremos”.

Una de la tarde: en la última entrevista concedida por el director del máster de Cifuentes, al ser preguntado si la política hizo el curso, su respuesta ha sido: "pregúnteselo a ella".

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio