Austria sólo ha sido la primera en recaer: media Europa sigue por debajo del 70% de vacunación

Austria sólo ha sido la primera en recaer: media Europa sigue por debajo del 70% de vacunación
164 comentarios

Casi dos año. Y uno que no es exclusivo de Austria.Enavirus se registrara en China, una multitud de países siguen lidiando con las consecuencias de la pandemia. Unas consecuencias, de nuevo, extremas, y que están llevando a soluciones igual de drásticas. El foco recae hoy sobre Austria: el gobierno ha decretado un confinamiento general de la población durante los próximos diez días. A partir de enero, la vacuna será obligatoria para todos los austriacos. Ningún país había llevado su campaña tan lejos.

Los tiempos. Para entenderlos es necesario atender a las cifras: la IA del país pasó de los 200 caso por 100.000 habitantes/14 días a principios de septiembre. Desde entonces se ha disparado progresivamente hasta llegar a los 1.600, números más propios de marzo u octubre de 2020, cuando la vacuna todavía era una mera hipótesis. Como cuentan expertos sanitarios en este artículo, la situación en los hospitales es límite. El miércoles se notificaron 61 fallecidos, la cifra más alta en medio año.

Los motivos. Uno muy sencillo: la vacunación ha fracasado. Austria sólo ha vacunado completamente al 64% de su población, para un 68% total con al menos una dosis. Es la cifra más baja de Europa Occidental. El escaso decalaje entre primera/segunda dosis habla no tanto de una campaña ralentizada, como durante los primeros meses de este año, como de amplias capas de la población reacias a la vacuna. Casi un tercio del país ha decidido no ponerse la vacuna, un problema ya de índole nacional.

La tendencia. Y uno que no es exclusivo de Austria. Otros países de Europa Central y del Este afrontan situaciones críticas a corto plazo. Alemania, por ejemplo, sólo ha vacunado completamente al 67% de su población. Su IA ya supera los 300 por cada 100.000 habitantes y el gobierno ya habla de "emergencia nacional", palabras, de nuevo, que parecían olvidadas en buena parte del continente. A las puertas de la Navidad, las posibilidades de que su curva de contagios imite a la de Austria es alta.

Más, muchos más. Un repaso a los porcentajes de vacunación en el resto del continente evidencia hasta qué punto la pandemia no es un asunto pasado. Francia y Reino Unido sólo han vacunado completamente al 69% y 68% de su población, aunque el agregado sumando la primera dosis les augura un mejor camino. Suiza calca las (preocupantes) cifras de Austria. Y si nos vamos a Europa del Este la situación es todavía peor: Eslovaquia sólo ha cubierto pauta en el 43% de sus habitantes; Croacia, en el 46%; Polonia, en el 51%; Eslovenia, en el 55%; Hungría, en el 60%.

Casilla de salida. El fracaso de la campaña de vacunación en buena parte de Europa aboca a otro invierno de medidas conocidas, si acaso olvidadas. Es probable que muchos gobiernos sigan los ritmos del ejecutivo austriaco: primero confinamientos parciales para todos los no-vacunados; más tarde confinamientos regionales; y finalmente un confinamiento nacional. La única duda reside en la vacunación obligatoria. Sólo Austria ha llegado tan lejos, en un contexto de crisis sanitaria máxima.

Los problemas legales y morales de la imposición no son ajenos a ningún político. Tampoco a los gobernantes austriacos. En septiembre, un partido anti-vacunas y anti-restricciones obtuvo un 6% y tres escaños en las elecciones regionales de Alta Austria. Hay un descontento y una resistencia generalizada a los rigores de la pandemia, sintetizada ya en movimientos políticos firmes. La cuestión ya no es si otros países seguirán sus pasos, sino si lo harán más tarde o más temprano.

Imagen: Armin Rodler/Flickr

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio