Publicidad

Bélgica sí cuenta a los muertos en residencias, hayan sido diagnosticados o no. Esto revelan sus cifras

Bélgica sí cuenta a los muertos en residencias, hayan sido diagnosticados o no. Esto revelan sus cifras
31 comentarios

Una cuestión monopoliza la agenda pública europea: ¿cuánta gente está muriendo a causa del coronavirus, realmente? El adverbio es pertinente. El grueso de los gobiernos sólo contabiliza a los fallecidos dentro de sus hospitales. Los ancianos perecidos en residencias o en sus hogares, hayan dado positivo o no, quedan al margen. De entre todos ellos, un país destaca por excepcional: Bélgica.

Sus cifras. Tras una escalada rapidísima durante las últimas semanas, el país suma más de 3.900 muertos, a razón de 337 fallecidos por millón de habitantes (once en total). Es una de las mayores tasas del continente, sólo superada por la de España (374) y la de Italia (338). Y puede que sea una de las más precisas. Al contrario que sus vecinos, Bélgica cuenta a los perecidos en residencias... Medie positivo o no.

Estimaciones. De hecho, sólo el 54% de las muertes declaradas se han producido en el interior de un hospital. Hasta un 41% proviene de las residencias de mayores. Bélgica ha adoptado una vía peculiar en su batalla estadística contra el coronavirus. Infinidad de ancianos fallecidos no diagnosticados, pero con síntomas, sí aparecen en las cifras publicadas día a día. Lo que provoca un repunte numérico.

Contraste. Pocos estados europeos siguen su camino. España e Italia sí contabilizan a los ancianos fallecidos en residencias, pero sólo si han sido diagnosticados. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, murieron más de 4.200 mayores entre el 8 de marzo y el 8 de abril, pero sólo 781 (los que dieron positivo) figuran en la recopilación del Ministerio de Sanidad, en los 17.000 muertos acumulados en todo el país.

Otros, ni eso. Reino Unido obvia casi cualquier fallecido lejos de sus hospitales (más de 11.000 a día de hoy, 167 por millón de habitantes) y Francia los ignoró hasta la semana pasada. Desde entonces su volumen de muertos ha crecido a un ritmo inusitado, superando los 14.000 (221 por millón de habitantes) y registrando incrementos de hasta 1.300 decesos al día (fruto de la actualización estadística).

Bruma. ¿Es Bélgica, entonces, un buen predictor de lo que le espera al resto de países cuando analicen sus cifras absolutas de mortandad? En Reino Unido, siguiendo su ejemplo, el número real de fallecidos rondaría los 19.000. Algo que encaja con lo que sabemos de España, Italia y sus mortalidades de marzo allá donde hay datos: asumir un 50% más sobre las cifras oficiales de cada país no es una temeridad.

Bélgica, así, apuntaría a un camino mucho más inquietante sobre el impacto real de la epidemia. Mucho más mortal en casi todos los países.

Confinados. Bélgica, por cierto, mantiene un confinamiento más laxo que el de otros países. Las salidas al aire libre no están vedadas siempre y cuando se respete el metro y medio de separación personal, y los deportistas pueden entrenar de forma individual. El gobierno aspira a alcanzar el pico esta semana. Sus gráficos de mortalidad per cápita diaria son apabullantes, pero no se plantea restricciones más duras.

Imagen: OurWorldInData/Max Roser

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios