Publicidad

Britney Spears lleva 12 años sin ser legalmente dueña de sí misma. Los fans están luchando para remediarlo

Britney Spears lleva 12 años sin ser legalmente dueña de sí misma. Los fans están luchando para remediarlo
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Recuerdas el incidente que sufrió la popstar en 2007? Sí, cuando salió gritándole a los paparazzis con un paraguas después de haberse rapado ella misma el pelo. Lo que a todos nos pareció un divertido colapso mental se convirtió en el inicio de su pesadilla: después de un par de entradas y salidas de centros médicos y de rehabilitación, en enero de 2008 su padre y un abogado adquirieron la tutoría legal de Spears, en principio por un tiempo limitado y después de forma permanente.

Esa tutoría legal implica que la cantante lleva desde 2008 sin poder: conducir un coche, ir a dar un paseo, casarse, tener hijos, gastar su propio dinero, saber en qué se gasta su propio dinero, ver a sus hijos, controlar su carrera, hablar de su tutela en público y mucho más sin la autorización de su padre (el abogado abandonaría por voluntad propia este tutelaje en 2019). Pese a que se la trata como a una inválida mental o a un enfermo por demencia, la Princesa del Pop lleva desde entonces manteniendo su carrera a pleno rendimiento: cuatro discos, giras mundiales, residencias en Las Vegas, apariciones en series y colecciones de perfumes, entre otros.

"Te fallamos en 2008, no te volveremos a fallar por segunda vez"

Dl U432238 004

FreeBritney es el movimiento que ha nacido a raíz del descubrimiento de estos hechos por parte de un gran segmento de sus fans, especialmente los estadounidenses. Este oscuro episodio salió a la luz sobre todo gracias al trabajo de dos presentadores de un podcasts, Britney's Gram, dedicado en exclusiva a analizar la cuenta de Instagram de la diva.

Su Instagram, que empezó a hacerse popular incluso fuera de su público natural hace cuatro años, está lleno de imágenes de la cantante haciendo ejercicios, mensajes misterwonderfulleros y retratos de sus hijos. El estilo general es naife. Por ejemplo, Spears sale a veces pintando (no muy bien) cuadros infantiles. El público no ha parado desde entonces de reírse de ello. El hecho de que casi todas sus fotos tengan lugar dentro de los límites de su residencia también ha dado pie a bromas sobre confinamientos forzosos en el Saturday Night Live.

 

En enero de 2019 la prensa la fotografió utilizando su coche para ir a un restaurante con su novio (lo que sería una violación de los términos de su tutela). Al poco tiempo la cantante abandonó de forma abrupta un jugoso contrato de actuación que la iba a convertir en la intérprete mejor pagada del Strip de Las Vegas de la historia. Alegó que iba a concentrarse en su familia y que estaba muy preocupada por una enfermedad de su padre. Se la dio de alta en un centro psiquiátrico. Según una fuente que alegó ser un asistente jurídico involucrado en el caso y que habló con los presentadores de Britney’s Gram, entró en el centro en contra de su voluntad.

Algunos mensajes publicados en tabloides sensacionalistas en esos meses afirmaban que se estaba medicando de forma forzosa a Britney por trastorno bipolar pese a que no se le había diagnosticado de forma correcta. También salió a la luz que el padre de la cantante se ganó una orden de alejamiento de sus dos nietos, los hijos de Britney, por abusos físicos y verbales.

Pero lo que más indigna a sus fans, y ha hecho que durante el último año se hayan movilizado en varias ocasiones en los alrededores de los tribunales donde estaban teniendo lugar sesiones al respecto, es que, por la invalidez mental oficial de Britney, ella misma está pagando cantidades millonarias a los abogados de su caso. Abogados que, dado que no puede elegir ella misma, elige su padre, quien también recibe dinero de la cuenta de su hija por el tutelaje y que es el que tiene acceso a su fortuna.

Cuando los problemas familiares y mentales se convierten en un circo de conspiración

El caso #FreeBritney no ha parado de ganar notoriedad. Dado que sus redes sociales son una de las pocas parcelas que tiene para expresarse con libertad, aunque teóricamente no puede decir nada acerca de su tutelaje, los usuarios han intentado tenderle puentes para que manifieste su rechazo a su situación. “Si necesitas ayuda viste alguna prenda amarilla en tu próximo vídeo”, dijo alguien en Tiktok. Después Britney apareció con un top de ese color.

 

Poco tiempo después de que saliese del internamiento psiquiátrico, Spears hizo un vídeo en el que afirmaba que estaba bien y que no se hiciesen caso a los “locos rumores” sobre su familia, aunque, en lugar de hablar del tutelaje de su padre, lo que preocupaba a la mayoría de personas, se centró en un tema de emails hackeados de su abogado sobre lo que casi nadie había preguntado, lo que muchos tomaron como un guiño a su causa (a fin de cuentas, según la mentalidad conspiranoica, todo forma parte de la narrativa, apoye tus teorías o no).

 

Sí sabemos que ahora, por primera vez, la madre de Britney ha entrado en escena y ha pedido tanto tener acceso a las cuentas bancarias de su hija como ser incluida dentro del tutelaje, algo aún pendiente de juicio. La madre de Britney ha hecho like en algunos comentarios de fans en Instagram con el haghtag #Freebritney que hablan de su “abusador” padre, apoyando la teoría de un tutelaje injusto. Para complicar aún más las cosas, la propia hermana de Britney ha pedido a todo el mundo, fans cotillas incluidos, que la dejen en paz.

Con todas las alarmas ya encendidas, al contrario de lo que había sucedido durante todos estos años de chanza pública, ahora los espectadores ven en el a veces errático comportamiento y ademanes de la cantante en sus vídeos la prueba definitiva de que la están sobremedicando.

Las dudas sobre quién está nutriendo de verdad su Instagram también se han vuelto constantes.

No sabemos si estas personalidades, más metidas en su mundo que nosotros, saben algo que el resto de los mortales no, pero Cher, Paris Hilton, Miley Cyrus, Courtney Love, Rose McGowan, Heidi Montag y muchas más han salido públicamente en apoyo al movimiento #FreeBritney a pesar de que ella misma, como hemos visto, ha declarado que está feliz con su situación actual. La declaración de incapacidad de celebridades dentro del mundo del espectáculo, ha sido una situación repetida en multitud de ocasiones a lo largo de la historia.

El próximo 22 de julio tendrá lugar la próxima revisión de su tutela.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios