Campos de cuarentena, miles de confinados por un contagio: China está llevando Zero Covid al extremo

Campos de cuarentena, miles de confinados por un contagio: China está llevando Zero Covid al extremo
43 Comentarios

El éxito temprano de China en contener la pandemia a través de políticas autoritarias y duras basadas en la estrategia Zero Covid (que hemos comentado en Magnet) dio resultado. Al principio. También envalentonó a sus funcionarios, dándoles licencia para actuar con convicción y rectitud con medidas contenciosas (y cuestionables). En los últimos dos años, China ha utilizado algunas de las medidas más estrictas del mundo para mantener alejado al virus y ha logrado mantener bajos los contagios durante mucho tiempo. Pero a medida que Ómicron se extiende, el país parece aún más encerrado en su propia fórmula.

Para el gobierno chino, el control del virus es lo primero. La vida, el bienestar y la dignidad de las personas vienen mucho después.

Bloqueo estricto. Xi'an, la capital de la provincia de Shaanxi, en realidad está en una posición mejor que Wuhan a principios de 2020, cuando miles de personas murieron a causa del virus, abrumando el sistema médico. De hecho, solo hay tres muertes relacionadas y el 95% de sus adultos está vacunados. Y, aún así, impuso un confinamiento muy duro. A los residentes no se les permite salir de sus casas, se cerraron algunos edificios y más de 45.000 personas fueron trasladadas a campos masivos de cuarentena.

¿Qué ha pasado? Que el gobierno de Xi'an fue rápido y decidido al imponer un bloqueo estricto cuando los casos iban en aumento. Pero no estaba preparado para proporcionar alimentos, atención médica y otras necesidades a los 13 millones de residentes de la ciudad, lo que generó un caos y una crisis que no se veían desde que el país cerró Wuhan por primera vez en enero de 2020.

No importa a qué precio. Como ha demostrado el problemático cierre en Xi'an, muchos chinos siguen dispuestos a trabajar diligentemente para lograr el objetivo de eliminar el virus, sin importar las consecuencias. Tanto, que hemos visto casos en los que los empleados de un hospital se negaron a admitir a un hombre que sufría dolores en el pecho porque vivía en un distrito de riesgo medio. Acabó muriendo de un ataque al corazón. También una mujer que estaba embarazada de ocho meses y sangraba perdió a su bebé porque su prueba de Covid no era válida.

El gobierno cuenta con la ayuda de un vasto ejército de trabajadores comunitarios que llevan a cabo la política con celo y hordas de nacionalistas online que atacan a cualquiera que presente quejas o inquietudes. Las tragedias en Xi'an han llevado a algunos chinos a preguntarse cómo los que hacen cumplir las reglas de cuarentena pueden comportarse así y preguntarse quién tiene la responsabilidad final.

Cerrar una ciudad por dos contagios. Las autoridades de Tianjin, una ciudad portuaria cercana a Pekín, comunicaban hace unos días que habían encontrado dos infecciones por Ómicron. Un día después, dos personas a unos 400 kilómetros de distancia en la provincia de Henan fueron conectadas a la misma cadena de transmisión. ¿Resultado? Bloqueo, pruebas masivas y advertencias de más restricciones por venir. Se suspendió el servicio de trenes y autobuses a la capital y se embarcó en una segunda ronda de pruebas a nada menos que 14 millones de personas. Henan cerró la mayoría de las escuelas y prohibió las reuniones públicas, incluidas las fiestas y otras celebraciones antes del Año Nuevo Lunar.

Ruili, una ciudad de unos 200.000 habitantes en la frontera de China con Myanmar, ha sufrido al menos cuatro cierres en poco más de un año, y los residentes pasan meses aislados. En octubre, más de 30.000 visitantes fueron encerrados en Shanghai Disneyland y obligados a someterse a pruebas de covid-19 después de que un visitante dio positivo.

¿Por qué? El gobierno ha señalado repetidamente a los países occidentales donde el virus ha proliferado como ejemplos de advertencia. Pero a medida que la variante de Ómicron se propaga dentro de China antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en febrero, se está asentando una realidad incómoda: la capacidad del país para mantener a raya el virus ha significado bajos niveles de inmunidad natural. Las tasas de vacunación son altas, pero la eficacia de las vacunas chinas sigue en duda.

Tensión. Las tensiones que las medidas resultantes están ejerciendo sobre las comunidades en toda China crecen. Algunos se quejan de la falta de acceso a los alimentos y de largas temporadas encerrados en sus casas sin poder hacer vida normal. Pero las autoridades no muestran intención de querer cambiar su enfoque. Hace poco, unos voluntarios hicieron que un joven que se aventuraba a comprar comida leyera una carta de autocrítica frente a una cámara de video. "Solo me importaba si tenía comida para comer. No tomé en cuenta las graves consecuencias que mi comportamiento podría traer a la comunidad".

Tres hombres fueron arrestados por la policía mientras escapaban de Xi'an hacia el campo para evitar los altos costes del confinamiento. Hicieron caminatas larguísimas y nadaron días y noches invernales. Han sido apodados los "hombres de hierro de Xi'an" en las redes sociales chinas.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio