Publicidad

Los candidatos demócratas a la Casa Blanca están haciendo campaña en español... Traducido por Google

Los candidatos demócratas a la Casa Blanca están haciendo campaña en español... Traducido por Google
20 comentarios

Publicidad

Publicidad

A menos de dos años de las próximas elecciones, la pléyade de candidatos demócratas ya ha iniciado su carrera hacia la Casa Blanca. Para triunfar necesitarán los votos de dos minorías claves: la afroamericana y la latina. Muy conscientes de ello, la mayoría de contendientes ha optado por traducir al español sus páginas web. ¿El problema? Como revela este estupendo reportaje de Politico, lo han hecho con Google Translate.

¿Qué? Algunos textos de presentación, como los de Julián Castro o Amy Klobuchar, calcan las traducciones ofrecidas por Google. En muchos casos hay errores de concordancia, traducciones inexactas de frases hechas, formulaciones verbales erróneas y una pobreza lingüistica que revela un magro esfuerzo en la traducción. Otros, como los de Cory Booker o Kamala Harris, están mejor, pero todos tienen fallos.

El caso más sangrante es el de Elizabeth Warren, incluyendo errores groseros tanto en su página web como en los recursos visuales. 

¿Es grave? Sí. De la web de Warren:

Elizabeth creció al borde de la clase media en Oklahoma y logró convertirse en una maestra, profesora de derecho y senadora de los Estados Unidos porque Estados Unidos invirtió en personas como ella. Ella ha dedicado su carrera a hacerle frente a los grandes intereses luchando por darle a cada persona la misma oportunidad para ser exitosos.

Conoce más.

Es un texto poco orgánico, repleto de numerosos detalles que, sin ser gramaticalmente erróneos, carecen de la naturalidad con la que se desempeña un hablante nativo. Es la característica común de casi todas las plataformas. Harris incluyó la frase "Kamala Harris ha gastado toda su vida defendiendo los valores", traduciendo "wasted" por "gastar", pese a tener matices distintos en cada idioma.

¿Por qué? Primero, por la demografía. Se espera que la población latina supere los 120 millones de personas a mediados de siglo. Entre las cohortes más jóvenes su porcentaje superará al 33% del total. Son cifras de impresión, que completan un cuadro ya de por sí impresionante: hay 48 millones de hispanohablantes declarados en el censo estadounidense, aunque el lenguaje está perdiendo importancia entre los latinos.

Siguen siendo muchos votos.

El dinero. Ahora bien, ¿si la población latina es crucial para los demócratas en su batalla contra Trump, por qué no han cuidado más los textos traducidos de sus webs? Quizá sea cuestión de dinero: las primarias son caras y los fondos escasean. De ahí que muchas plataformas hayan utilizado servicios de traducción digitales y automatizados, con el previsible resultado. Habla mal de su interés por la comunidad latina.

Como se apunta aquí, los latinos pueden esperar poco de las promesas demócratas si ni siquiera se dignan a contratar a un traductor profesional para dirigirse a ellos.

Política. El español está creciendo en la política estadounidense. No sólo entre los demócratas, sino también entre los republicanos: Marco Rubio y Jeb Bush, dos figuras derrotadas por Trump en 2016, hablaban español en mayor o menor grado. Tim Kaine, candidato a la vicepresidencia con Clinton, también. La lengua hispana ya tuvo cierta presencia mediática durante la campaña electoral de aquel año.

El Partido Demócrata ha aprendido a no dar nada por sentado. Necesita los votos latinos, por lo que es previsible que la presencia del español crezca a lo largo de este año. Esperemos que mejor traducido.

Imagen: Elizabeth Warren

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir