Sin casa, trabajo o hijos, pero con millones de perros: el boom de las mascotas entre los millennials

Sin casa, trabajo o hijos, pero con millones de perros: el boom de las mascotas entre los millennials
248 comentarios

Cada vez son más las mascotas que comparten techo con nosotros. El número de perros y gatos como animal de compañía ha crecido en las últimas décadas y ni la pandemia parece haber frenado esta tendencia. ¿La causa de este boom de las mascotas? Nosotros, los millennials. La situación económica y precaria que se vive en muchos países ha hecho que esta generación termine retrasando planes como tener un hijo o comprarse una casa. Ahora nos conformamos con tener un perro o un gato.

Compañía en pandemia. Los confinamientos continuados, el límite de reuniones y el #quédateencasa ha hecho que los animales se conviertan en nuestros nuevos mejores amigos. Y la gente sigue adoptando mascotas en plena crisis del coronavirus. Según datos publicados por la RSCE (Real Sociedad Canina de España), durante el confinamiento, vivimos un incremento del 50% en la demanda de perros en nuestro país, lo que supuso que unos 5.000 canes fuesen adoptados con el fin de entretener a los niños, acompañar a los mayores, llenar vacíos o crear vínculos familiares.

Prioridad millenial. La Asociación Estadounidense de Productos para Mascotas informa que esta generación de entre 18 y 35 años representa un 35% de todas las personas que tienen una en EEUU. Los boomers—generación mayor de 50 años— supone un 32% del total de dueños de mascotas. Las cifras son sorprendentes, porque la generación millennial solo representa el 22% de la población total. Y han acabado enconcontrando consuelo y estabilidad en esos nuevos “hijos peludos”, después de experimentar una serie de reveses económicos durante esta última década.

¿Por qué? Las mascotas no son precisamente baratas, pero sí más que un hijo. Y los millennials no son precisamente ricos. Somos dueños de menos del 5% de la riqueza, comenzamos nuestra vida adulta en pleno batacazo económico de 2008 y ahora, en lo que debería ser el mejor momento de nuestra carrera y años de construcción familiar, nos hemos visto afectados por una pandemia mundial. La inestabilidad es parte de la ecuación. Y las mascotas nos hacen felices, mientras tanto.

¿Cuánto cuestan? El gasto medio al que obliga una mascota ronda los 1.200€ anuales. En total, un español medio tiene que destinar el 9% de sus ingresos a cuidad y mantener a su animal. Aproximadamente gastamos unos 126€ al mes en comida, sólo 56€ más de lo que tendremos que invertir en nuestro perro o gato. Eso sí, la carga económica varía en función del animal y de su tamaño.

Según la el estudio sobre mascotas elaborado por Tienda Animal, solo en asistencia veterinaria se nos esfuman 352,42€, destinado principalmente a consultas y medicinas, así como vacunas y desparasitaciones. A esta cantidad hay que sumar los 839,76€ destinados a comida, el 65% del total. Lo cierto es que 1.200 euros no es una cifra muy baja, así que hay que pensarselo mejor antes de adoptar una mascota.

Un crecimiento radical. El número de mascotas se ha disparado durante los últimos años. Hoy el perro es la mascota predilecta, y su población se ha disparado por encima de los 900 millones. Es tan popular que algunas sociedades ya cuentan más perros que niños. Sólo en Estados Unidos hay más de 77 millones de perros y 54 millones de gatos. Los millennial son particularmente felices con ellos: al menos el 70% tiene uno o desea tenerlo. En España el 50% ya cuenta con una, un porcentaje igualado en Europa.

En total, el número de animales cuidados por los españoles oscila entre los 13 millones y los 22 millones (93% son perros, el 6% gatos y el 1% otros animales de compañía). Cifras impensables hace solo unas décadas.

Miembros de la familia. Las nuevas generaciones han hecho de las mascotas un miembro más en los hogares. Tan obsesionados están que han comenzado a vestirlos como si fueran personas. Y cada vez tienen más derechos. Un estudio revelaba hace unos años que el volumen de herencias y fondos dedicados a perros o gatos se ha multiplicado durante los últimos años. Y sí, muchos de ellos heredan auténticas fortunas. Incluso el Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía de la UE ya regula su vida e impide que se produzcan maltratos o se atente contra su aspecto.

Y es que hasta una empresa neoyorkina de tráfico de datos, mParticle,  garantizaba dos semanas de baja remunerada para los empleados recién adoptantes de gato o perro, como si de tener un hijo se tratara. La Pyme Zebra otorgaba una gratificación anual de más de 250 euros por tenencia de perro o gato rescatado como parte de un paquete más grande de beneficios familiares a los que se puede acoger el empleado.

Al final, las mascotas se han convertido en algo más que bonitos animales que alimentamos y cuidamos. Ni son peluches ni un entretenimiento. Representan algo, y quizás eso esa, lo único estable en nuestras vidas. Y entre otras cosas, son una vía de escape de la soledad, el gran común denominador de la nueva era millennial.

Imagen: Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio