Compartir
Publicidad

Caso ERE: qué sabemos de la trama y de sus protagonistas tras siete años de investigación

Caso ERE: qué sabemos de la trama y de sus protagonistas tras siete años de investigación
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sepultado bajo el habitual maremoto de noticias de última hora y de cámaras de eco, el juicio de los ERE continúa su curso. Durante el último mes ha llegado a la cima de la pirámide: a Manuel Chaves y a José Antonio Griñán, los dos expresidentes de Andalucía bajo los que se inició, se mantuvo y se expandió la red clientelar que investiga desde hace siete la justicia española. ¿Pero qué se ha descubierto y qué hemos ido aprendiendo del Caso ERE desde el inicio del juicio?

855 millones. La premisa es simple: la Junta de Andalucía repartió entre 2001 y 2010 más de 855 millones de euros en partidas discrecionales para asegurar una red clientelar a lo largo de la comunidad. Cuando una empresa entraba en crisis, la Junta regaba sus procesos de despido con ayudas a los trabajadores. Sin embargo, también incluía partidas para "intrusos" que jamás habían puesto pie en la empresa, y que se beneficiaban de partidas socioeconómicas ilegales.

El fondo de reptiles. En total, fueron alrededor de 200 las personas que se beneficiaron por la práctica. Según la investigación judicial, el entramado implicaba a la Junta de Andalucía de abajo a arriba y, en muchas ocasiones, a la colaboración necesaria de los sindicatos que gestionaban las ayudas para los despedidos. Gestionado por el exconsejero Javier Guerrero, pieza clave para desentrañar el caso, el "fondo de reptiles" empelado por la Junta defraudó 136 millones de los 855.

El dinero se destinaba a entidades gestoras sobrecomisionadas, a empresas que jamás deberían haber accedido a las ayudas, y a trabajadores intrusos que no podían recibirlas.

El rol de Chaves. De entre todos los imputados, Chaves es el más importante. Fue presidente de la Junta durante varias décadas y llegó a ministro de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero. Ya desvinculado de la política, fue imputado por el Supremo por sus conexiones con la trama. Chaves afirma que desconocía el procedimiento, pero hay hasta cuatro ERE concretos a los que está vinculado directamente. Afronta 10 años de inhabilitación acusado de prevaricación.

Según la investigación, Chaves permitió la creación del mecanismo de ayudas sociolaborales, aunque no se encargara de su gestión (ilícita) directa.

El rol de Griñán. De perfil más autonómico, Griñán es la otra gran pata sobre la que se ha sostenido la Junta de Andalucía en manos del PSOE durante toda la democracia. Él sí afronta penas de cárcel (seis años) por malversación, además de la inhabilitación. Ambos serían los responsables de crear un "sistema opaco" de repartos discrecionales. A Griñán se le acusa de habilitar por inacción la trama ilegal y de impedir, a sabiendas, su fiscalización por otras entidades estatales.

Una mancha en Andalucía. La causa del Supremo implica veintidós acusados relacionados en mayor o menor grado con los ERE, uno de los mayores escándalos de la España de la Corrupción. Ante todo, representa un borrón gigantesco en la gestión del PSOE en Andalucía, comunidad que ha controlado desde 1978. Chaves fue uno de los mascarones de proa del socialismo durante años, y tras 20 años en la Junta ha terminado en el banquillo de los acusados.

La resolución. Iniciado a finales del año pasado, el juicio del Supremo se puede alargar en el tiempo dada la complejidad del caso. Las declaraciones de Chaves y Griñán, las piezas políticas más relevantes de la Andalucía moderna, han representado su pico. Durante los próximos meses el juez continuará escuchando a más de 150 testigos que alumbrarán el grado de involucración de los imputados y el mecanismo por el que se condecían las ayudas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio