China se ha cansado de la jornada laboral 996. Y está forzando a sus tecnológicas a abandonarla

China se ha cansado de la jornada laboral 996. Y está forzando a sus tecnológicas a abandonarla
29 comentarios

Los gigantes tecnológicos cada vez más rentables de China están lidiando con la indignación pública. No por sus productos o sus marcas. Si no por los horarios agotadores que brindan a sus empleados. Una reacción alimentada por un creciente coro de quejas en las redes sociales e incluso muertes. Desde el fundador de Alibaba, hasta el director de JD.com han respaldado mucho tiempo la práctica de la jornada 996 como necesaria para sobrevivir en una industria competitiva, y la clave para acumular riqueza personal.

Pero la peor parte se la llevan los trabajadores, que enfrentan una gran presión para trabajar largas horas y cumplir con estrictos plazos, mientras que muchos carecen de recursos legales claros. Pero esto parece estar llegando a su fin. ¿Adiós al 996?

Explotación laboral ilegal. China ha emitido su advertencia más completa hasta el momento contra la cultura de trabajo excesivo, utilizando disputas judiciales reales y detalladas. El Tribunal Supremo Popular y el Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social publicaron hace unos días un extenso ensayo sobre violaciones laborales y horas extraordinarias irrazonables, etiquetado como "996" debido a la práctica común de trabajar de 9 a.m. a 9 p.m., seis días a la semana.

Básicamente, describían 10 casos en los que los empleados se vieron obligados a trabajar horas adicionales o se les puso en peligro. Y declaran ilegales todas aquellas políticas de empresa que esperan que el personal trabaje durante ese horario. El objetivo: "recordar a los empleadores los riesgos de comportamientos ilegales y orientar a los trabajadores para que defiendan sus derechos de conformidad con la ley".

Una tendencia que tiene que terminar. En realidad, muchas empresas en China han adoptado un horario de trabajo 996 a pesar de que la Ley Laboral limita el trabajo diario a ocho horas y estipula un máximo de 44 horas de trabajo por semana. Un claro ejemplo sonado, y en el que el comité de arbitraje ha dado la razón al empleado, fue un caso en el que una empresa de mensajería despidió a un trabajador por negarse a hacer horas extras. El comité ha ordenado a la empresa que pague al empleado 1.200 euros en compensación.

En otro caso, una empresa de tecnología sin identificar pidió a los empleados que firmaran contratos para renunciar al pago de horas extras, lo que el tribunal ha dictaminado que es ilegal. En sus políticas, la empresa definía trabajar después de las 21:00 como horas extraordinarias y calculaba las horas entre las 18:00 y las 21:00 como cena y descanso. También ha sido penalizada. Pero un caso que causa pavor real es el del empleado que se desmayó en el baño de la oficina a las 5:30, antes de morir de insuficiencia cardíaca. El tribunal dictaminó que la empresa debe pagar a la familia de la víctima 55.000 euros.

La cultura tecnológica china. En los últimos años, la controversia en torno a esta cultura laboral se ha intensificado tras varias muertes relacionadas con el trabajo, y los comentarios del fundador de Alibaba, Jack Ma, y el fundador de JD.com, Richard Liu, han idealizado la práctica, calificándola de "bendición": "Si no trabajas de nueve de la mañana a las nueve de la noche cuando eres joven, ¿cuándo lo vas a hacer?", señalaba Ma hace meses. Hemos hablado de ello en Magnet.

Ahora, el nuevo fallo indica:

“Los trabajadores tienen derecho a remuneración, descanso y derecho a tomarse unas vacaciones y es obligación legal de los empleadores cumplir con el sistema nacional de horarios de trabajo. Es muy probable que las horas extraordinarias generen conflictos laborales y afecten la armonía de las relaciones laborales y la estabilidad social”.

Una situación oscura que viene de lejos. El régimen "996" prevalece especialmente en el sector tecnológico en expansión, cuyos soldados de infantería comenzaron a protestar después de que la promesa de grandes recompensas a través de opciones sobre acciones se desvaneció junto con la destrucción del mercado. Se remonta a años atrás: en 2019, un grupo de programadores chinos recurrió a GitHub para desterrar a las nuevas empresas acusadas de maltratar a los empleados para que no usaran su código fuente abierto.

La controversia culminó a principios de este año con la muerte de dos trabajadores en la aplicación de e-commerce Pinduoduo Inc. Una mujer se derrumbó mientras caminaba a casa con sus colegas a la 1:30 y no pudo ser reanimada, mientras que otro empleado se suicidó.

Pero la marea está cambiando. De hecho, la administración de Xi Jinping ha lanzado una campaña para frenar la creciente influencia de las corporaciones más grandes del país, al tiempo que pide al sector privado que comparta la riqueza. La crítica se suma a los desafíos para las empresas de tecnología que ya están soportando un mayor escrutinio sobre el trato que dan a los trabajadores.

En los últimos meses, empresas como ByteDance Ltd. y Kuaishou Technology han dado los primeros pasos para reducir las jornadas. Los dos gigantes de las redes sociales cancelaron un sistema alterno en el que los empleados se toman sólo un día libre por semana, cada dos semanas. Lo que es seguro es que los litigios civiles aumentarán. Lo que no sabemos es cuánto tardará en caer un sistema abusivo como es este.

Imagen: Flickr

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio