Publicidad

¿Cómo predecir un brote de coronavirus? Mirando en las aguas fecales

¿Cómo predecir un brote de coronavirus? Mirando en las aguas fecales
2 comentarios

Hasta la fecha, la única forma de contener la actual epidemia de coronavirus pasa por fortalecer el sistema de trazabilidad. Es decir, identificar rápidamente los casos, investigar los contactos, realizar pruebas PCR y aislar a los positivos. Sin embargo, investigaciones recientes avalan un nuevo sistema de detección: la búsqueda del virus en las aguas residuales.

Alcantarillado. Un estudio realizado por la Universidad de Yale señala las aguas residuales como un medio al que prestarle atención para detectar de forma precoz la incidencia del coronavirus en la población. ¿Razón? El material genético del SARS-Cov-2 también está presente en las heces de los pacientes infectados. De hecho, éste suele aparecer en los desechos orgánicos antes incluso de que aparezca sintomatología en los pacientes.

Evidencias. El experimento realizado por el departamento de Epidemiología de Yale y el centro de tratamiento de aguas de Connecticut se centró en analizar los desechos sólidos resultantes del filtrado de estas aguas, entre el 19 de marzo y el 1 de mayo. Esto no sólo sirvió para identificar el virus en las heces de la población de New Heaven, sino también para observar si esta evidencia coincidía después con el diagnóstico de positivos por PCR.

Y, efectivamente. Predicción y detección encajaron. Según Douglas Brackney, uno de los autores de la investigación, el SARS-Cov-2 detectado en las aguas fecales coincidía con los positivos confirmados siete días después en los hospitales de la localidad.

Asintomáticos. Una de las partes más novedosas y positivas del análisis de aguas residuales tiene que ver con la capacidad de detectar positivos asintomáticos de forma pasiva. Mientras métodos como la PCR requieren la colaboración del paciente para saber si se trata de un portador silencioso, el estudio de las aguas fecales permite que las autoridades conozcan con anticipación la incidencia de la enfermedad en tiempo real y puedan diseñar una respuesta adaptada. Es decir, a mayor concentración del virus en las heces, más probabilidad de aumentar la transmisión comunitaria y de tener que enfrentarse a nuevos brotes.

En España. El CSIC y la empresa de gestión de aguas FACSA trabajan desde hace varias semanas en una investigación cuya base científica es similar a la publicada por la Universidad de Yale. Así y con el objetivo de intentar anticiparse a rebrotes que puedan surgir en la desescalada, han comenzado a analizar las aguas de las comunidades autónomas donde esta empresa presta servicio (Andalucía, Aragón, Cataluña, Comunitad Valenciana, Asturias y Murcia).

En Galicia, el gobierno regional también ha cerrado un acuerdo con varias empresas del sector para llevar a cabo el mismo ensayo y tratar de perfeccionar esta nueva forma de diagnóstico de cara al otoño.

5%. Este es el porcentaje que, según el estudio de seroprevalencia que ha realizado el Instituto de Salud Carlos III, presenta indicios de haber pasado la Covid-19 en nuestro país. Los datos de los primeros 2.000 participantes apuntan a que 2,3 millones de españoles presentan anticuerpos en sangre, lo que indica que el número de personas que han sido contagiadas por el virus está muy por encima los 237.000 confirmados vía PCR.

Imagen: Brennan Spiegel/Twitter

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios