Publicidad

¿Cómo va el alquiler tras diez meses de pandemia? Pese a la mayor oferta, los precios no caen

¿Cómo va el alquiler tras diez meses de pandemia? Pese a la mayor oferta, los precios no caen
50 comentarios

Casi cuatro millones de parados, 750.000 personas en ERTE y unas expectativas laborales desoladoras para los próximos años. El 40% de las personas de menos de 25 años no trabajan. Restricciones de movilidad tanto dentro de las comunidades como desde el exterior. Estudiantes que han decidido quedarse en casa de sus padres este curso en lugar de compartir piso en otra ciudad. Hay hoy en España más de tres millones de personas teletrabajando cuando el año pasado sólo lo hacía un millón. La pandemia va a seguir hasta, como mínimo, la primavera del 2021.

¿Qué dicta nuestra intuición que tendría que estar pasando en el mercado de alquiler? Bajadas de precios, claro. Bajadas que no se están produciendo.

Hace cuatro meses ya volvimos al reflejar otra paradoja: el boom en la oferta causado por las viviendas turísticas que se habían metido de pronto al alquiler tradicional habían provocado un aumento temporal de precios. Eran pisos céntricos, bien cuidados, con dueños acostumbrados a una rentabilidad que la larga duración no puede permitirse. Se pensó entonces que, pasado un tiempo, esa nueva oferta acabaría estabilizándose a la más reducida demanda. Hasta un 15%.

Pero no ha pasado. El informe del índice de precios de Idealista muestra que entre agosto y noviembre los precios cayeron en Cataluña y Madrid un 4,2% y un 3,4% respectivamente. Sólo una reducción de un 1,2% y un 2,1% anual, frente a los precios que se movían en noviembre de 2019, tras cuatro años de tensionamiento sin precedentes y que según todos los expertos mostraba un agotamiento inasumible por los salarios de la población (en cinco años muchos españoles pasaron de destinar el 28% de sus ingresos en el alquiler a desembolsar el 40%).

madrid pisos La caída en Madrid no compensa la escalada de precios de los últimos años. (Jhosef Anderson/Unsplash)

Es más, hay comunidades autónomas donde el alquiler está incluso subiendo respecto a los precios del año anterior, como son los casos de Extremadura (0,5%), Navarra (0,4%) o Andalucía (0,4%). En una muy buena parte de provincias del país los precios han seguido creciendo mientras continuaba la pandemia. Si miramos la media nacional, el alquiler sólo ha caído un 2,3% desde agosto y los precios, frente a noviembre de 2019, son un 3,6% más altos.

¿Quién se comió mis bajadas?

Podría pensarse que ese excedente de stock producido por la entrada de los pisos turísticos se podría haber reducido desde la primavera. Sucede que no es así y que sigue habiendo más oferta: en Barcelona hay un 92% más de pisos para alquilar que en marzo; en Madrid capital un 115% más; en Sevilla un 184% más; en Murcia un 132% más… A nivel nacional hay un 53% más de pisos vacíos.

Según los expertos consultados por RTVE o El Confidencial, estamos ante un período de contención de los grandes y pequeños propietarios para no perder inversión. Se resisten a rebajar sus inmuebles esperando unos meses más a que la situación mejore.

Se suman otras posibles variables difíciles de cuantificar. Como por ejemplo si los caseros están mirando con más lupa a quién dejarle el piso por la crisis económica que pueda venir; o cuánto influye que, dada la nueva ley de alquiler que extiende el tiempo que el inquilino puede estar en la vivienda (de mínimo 3 a 5 años sin subirle el precio) o el próximo límite de precios que planea posibilitar (si así lo quieren las CCAA, no es obligatorio) el gobierno, podrán afectar a sus finanzas a largo plazo.

Así, en lugar de alquilar más barato, los propietarios están optando por alquilar más tarde o directamente no alquilar, aunque sin sacarlo del mercado: de los 48 días que tardaba una vivienda de media en 2019 a los 58 que tenemos hoy, casi dos meses. Habrá propietarios que estén incluso esperando sin bajarlos pensando que, de seguir sin encontrar arrendador lucrativo, se enganchen ya al reinicio del turismo en verano. El resumen es el mismo: pese a una peor situación económica y menor oferta, los inquilinos de España seguirán sin notar la esperada caída de precios.

Imagen: Jorge Salvador/Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio