Compartir
Publicidad

Conchas de mejillón, cáscaras de coco, mazorcas y otros dolorosos antepasados del papel higiénico

Conchas de mejillón, cáscaras de coco, mazorcas y otros dolorosos antepasados del papel higiénico
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Conocéis esas típicas escenas de película en las que un abuelo se sienta junto a su nieto para contarle historias de la guerra que se le acaban grabando a fuego en la cabeza? Si sois uno de esos nietos estáis de suerte, el resto tenemos que lidiar con el recuerdo de cómo nos explicaron que, después de ir a descargar en el campo, se limpiaban con piedras lo menos afiladas posible. Sin embargo, lo que para las nuevas generaciones acostumbradas al papel higiénico podría parecer una locura, era una práctica bastante común entre nuestros ancestros.

La creación del papel higiénico

De hecho la comercialización del papel higiénico se inicia en 1857 de la mano de Joseph Gayetty y su Gayetty’s Medicated Paper, vendido en paquetes al más puro estilo Kleenex y considerado un producto farmacéutico capaz de prevenir la aparición de hemorroides. Lo lógico sería pensar que después de toda una vida utilizando lo primero que tuvieses a mano, el invento sería un éxito, pero nada más lejos de la realidad.

Las costumbres norteamericanas respecto a la higiene en sus letrinas se limitaban al uso del papel que estuviese a mano, ya fuesen catálogos de publicidad o periódicos, y nadie podrá negar que utilizar lo que recibes en el correo era mucho más barato.

1024px Papier Hygienique Le Troubadour

Imagen | Gérard Janot

Tampoco ayudó que la forma en la que uno u otro se asease las posaderas. Era un elemento demasiado privado y tabú como para entrar a una tienda a pedir papel para limpiarse el culo, así que no fue hasta 1890 y la llegada del papel en rollo cuando empezó a crecer su uso.

El truco para conseguirlo llegó por dos lados, por uno la comercialización de dichos rollos para su uso en hoteles, marcándole así un carácter de lujo. Por el otro la necesidad de evitar otro tipo de papeles y medios, como el musgo, para evitar constantes facturas por parte del fontanero encargado de desatascar las cañerías a finales del siglo 19, momento en el que también nació la patente del dispensador de rollos.

Los chinos nos llevan siglos de ventaja

Probablemente te estés preguntando cómo no se le había ocurrido a nadie algo similar en tantísimos años, pero lo cierto es que, aunque comúnmente se haya recurrido al agua y otros elementos, la idea del uso del papel se remonta a la China medieval.

1024px Meister Nach Chang Hsuan 001

Los primeros documentos sobre el tema datan del siglo 6 A.C., donde se habla del uso del papel en vez del agua por parte de las familias pudientes, mientras que el resto de la población utilizaba palos para tal efecto que, curiosamente, ahora resultan ser una fuente de información arqueológica para analizar y estudiar las costumbres y enfermedades que transportaba la Ruta de la Seda.

Aunque en Europa se utilizó el agua durante gran parte de nuestra historia reciente gracias a la creación del bidet en el siglo 17, asomarse a las alternativas que se manejaban en occidente es un escatológico viaje a la imaginación de nuestros ancestros que nos deja muestras como las siguientes.

La escobilla romana

Ostia Toilets

Además de ser una actividad social, tal y como muestran la disposición de las letrinas que han dejado sus ruinas, los romanos pudientes abandonaron el uso de la mano o la lana para su higiene, inventando lo que hoy en día podríamos considerar una escobilla: un palo con una esponja, piel de animal o tela atados a un extremo que se utilizaba para el aseo y se enjuagaba en un canal de agua salada que recorría la estancia.

Sogas de barco

Rope 1465290 1920

El espacio para la carga en un barco es limitado, más aún cuando barcos españoles y portugueses debían pasarse meses evacuando en alta mar, así que el ingenio les llevó a utilizar cabos y sogas sueltas para limpiarse, probablemente echándolas luego al mar para que este actuase de lavadora y antiséptico durante los trayectos.

Cáscaras de coco

Coconut 1501392 1920

Mientras en el resto del mundo optaban por materiales más esponjosos, en las costas del Pacífico optaron por dos opciones más surrealistas que la piel de animal o la hierba. En Hawái, por ejemplo, tiraban de cáscaras de coco y conchas de mejillón para su aseo diario.

Mazorcas de maíz

Cob 733430 1920

En la época de la América colonial el 75% de la población se dedicaba a la agricultura, así que puestos a utilizar como papel de baño algo que podían encontrar a granel en sus campos, decidieron adoptar las mazorcas de maíz como herramienta de higiene.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio