Compartir
Publicidad

Corea del Sur advierte a sus ciudadanos: si fumáis marihuana en Canadá os arrestaremos en casa

Corea del Sur advierte a sus ciudadanos: si fumáis marihuana en Canadá os arrestaremos en casa
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Fumar marihuana ya es legal en Canadá. Dada la escasa competencia internacional, es previsible que la regularización del cannabis atraiga a cierto volumen de turistas. Todos ellos podrán consumir marihuana sin mayores cortapisas que las contempladas por algunos estadosen los lugares públicos. ¿Todos? No. Los surcoreanos tendrán que vigilar sus actos: su Estado, en casa, promete llevarles a juicio como opten por fumar hierba en Canadá.

¿Qué? El pasado martes la Embajada de Corea del Sur en Canadá emitía el siguiente mensaje: "Aunque los surcoreanos se encuentren en una región donde la marihuana es legal, les será ilegal consumirla. Por favor, no cometan un acto ilegal que será castigado". Es un comunicado extraño, dado que, a priori, las leyes aplicables a cualquier crimen son las contempladas por el estado soberano donde se cometió. En Canadá, fumar marihuana no es un crimen.

¿Cómo entonces? Al parecer, el Código Penal surcoreano es de aplicación universal. Quiere decir esto que los ciudadanos de Corea del Sur no sólo se ven sujetos a las normas y leyes del país que visiten a cada momento, sino también del suyo propio, de forma permanente. El consumo de cannabis está fuertemente sancionado y perseguido en Corea del Sur, con multas de hasta 44.000 dólares y potenciales penas de cárcel.

¿Lo pueden demostrar? Depende. Si hay documentos gráficos del acto, sí. La policía aduanera no habitúa a efectuar controles de orina a sus ciudadanos al regreso de sus vacaciones, pero, según explica The New York Times, sí mantiene una estrecha vigilancia sobre aquellos que han consumido marihuana en el pasado (y que han sido condenados). Sucede algo similar con otros delitos tipificados en el Código Penal, como las apuestas.

¿Lo perseguirán? Según analiza un experto en The Guardian, lo más probable es que no. Hay más de 23.000 surcoreanos estudiando en Canadá, y más de 280.000 visitan el país anualmente. Es imposible que el gobierno surcoreano vigile a todos y cada uno de ellos. El interés es más bien preventivo: advertir de las consecuencias de un delito menor (el consumo) para desincentivar otros mayores (traer plantas o semillas desde Canadá).

Brecha cultural. El gesto evidencia una gigantesca brecha cultural entre Occidente y el Extremo Oriente. No sólo Corea del Sur es célebre en su frontal oposición a cualquier tipo de consumo de droga recreativa. Japón cuenta con leyes igualmente duras (y con una amplia penalización social), y también recordó a sus ciudadanos que, bajo su Código Penal, podrían afrontar sanciones en caso de fumar cannabis en Canadá y volver a casa para contarlo.

Imagen: Chris Young/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio