Publicidad

¿Cuáles son los idiomas más rápidos del mundo? El japonés y el español. Pero por un buen motivo

¿Cuáles son los idiomas más rápidos del mundo? El japonés y el español. Pero por un buen motivo
38 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si quisieras imitar a un japonés, ¿cómo lo harías? Tradicionalmente, los comediantes occidentales han respondido a la pregunta elevando el tono de la voz y acelerando el ritmo del habla. En el estereotipo histórico, el japonés es una lengua comunicada de forma muy rápida, sin respiro, en una sucesión incomprensible de vocablos y sílabas. Pese al sustrato racista de la parodia, lo cierto es que contiene algo de verdad. Un reciente estudio ha descubierto que el japonés, junto al español, es uno de los idiomas más rápidos del mundo. Pero (y aquí viene lo importante) que no transmite más información que los demás.

Eficiencia. El trabajo, elaborado por un grupo de lingüistas de la Universidad de Lyon, parte de una máxima aceptada por todos los lingüistas del mundo: no todos los idiomas condensan la misma información a cada sílaba. Los hay extremadamente complejos, como el vietnamita, donde los mensajes se transmiten con un puñado de sílabas cargadas de significado; y los hay más livianos, como el japonés o el español, donde la carga de información en cada sílaba es menor, obligando al empleo de más palabras y de construcciones más largas para comunicar esencialmente lo mismo. A esta disparidad se le conoce como "eficiencia". Unos idiomas lo son más, otros lo son menos.

Los investigadores querían dar un paso más allá, y averiguar si, pese a las enormes diferencias, todas tardaban el mismo tiempo en comunicar mensajes idénticos. Para ello, seleccionaron a diez hablantes de 17 grandes lenguas del mundo y les hicieron leer quince textos iguales.

Idiomas A la izquierda, los 17 idiomas seleccionados ordenados en función de su tasa de sílabas/segundo. A la derecha, el mismo orden, pero controlando por información/segundo. Mientras en la columna de la izquierda hay grandes disparidades y lenguas como el japonés o el español condensan muchísimas más sílabas, en la derecha todas se igualan. Su ratio de información transmitida es similar, porque adaptan su velocidad.

Resultados. La respuesta es sí, y los motivos son fascinantes. Resulta que cada lengua adapta su ritmo y velocidad a su grado de eficiencia. Así, aquellos idiomas cuyas sílabas condensan menores porciones de información (una unidad conocida como "bit"), tienden a transmitirse de forma muy rápida, incluyendo muchas sílabas por segundo. Por el contrario, las lenguas más eficientes, aquellas capaces de comunicar más bits con el menor número de sílabas, lo hacen de forma más lenta y pausada. No tienen prisa, no la necesitan. El japonés y el español sí.

Al final del día, los diecisiete llegan a su punto de destino (la transmisión de un mensaje cualquiera) en el mismo tiempo. La tasa de información comunicada por todas ellas es muy similar, en torno a los 39 bits por segundo. Pero para lograrlo unas, como el italiano, tienen que hacerlo al doble de velocidad que otras, como el tailandés.

¿Qué significa? Que los humanos tendemos a relacionarnos con nuestros idiomas de formas muy similares, pese a las grandes diferencias que separan a un finés (rápido) de un cantonés (lento). Como explican en The Atlantic, el estudio apuntala a una corriente de lingüistas que tienden a considerar el lenguaje como un código de comunicación, y no tanto como una fórmula matemática universal. El equilibrio entre velocidad del habla y transmisión de información indica que la forma y fondo de los idiomas está más determinado por el uso que las personas hacen de ellos que por sus propiedades esenciales, por lo que consisten.

Problemas. Pese a la rotundidad de sus conclusiones, el estudio no puede extenderse al conjunto de las comunidades humanas. Hay más de 6.000 lenguas repartidas por todo el mundo, y los investigadores tan sólo han elegido un puñado de variantes euro-asiáticas. Ningún idioma americano, africano u oceánico, con sus gigantescas diferencias gramaticales y estructurales, fue incluido en el proceso. Rarezas como el circasiano (uno de los idiomas menos eficientes del planeta, donde un verbo como "miró" puede transcribirse como "sǝq’ayǝƛaaɣwǝaɣhaś") no han entrado en la ecuación. Queda mucho por explorar.

El ránking. Pese a todo, no son muy numerosos los trabajos que comparen casi una veintena de idiomas en sus formas fonológicas y en su registro oral. Pese a su ratio de sílabas por segundo, todas terminan transmitiendo similar ratio de información por segundo. ¿Y cuáles son las más rápidas? Por este orden: japonés, español, euskera, finlandés e italiano. Le siguen el serbio, el coreano, el catalán, el turco, el francés y el inglés. Y en la parte baja de la tabla, los idiomas más lentos, el alemán, el húngaro, el camboyano, el cantonés, el vietnamita y el tailandés.

Imagen: Farrel Nobel

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir