Compartir
Publicidad
De los lobos solitarios a la yihad individual: las claves del modus operandi de ISIS en Europa
En diez minutos

De los lobos solitarios a la yihad individual: las claves del modus operandi de ISIS en Europa

Publicidad
Publicidad

Europa vivió recientemente una ola de ataques terroristas llevados a cabo por individuos actuando aisladamente y sin coordinación. La prensa habló del fenómeno de los "lobos solitarios", con el riesgo de que cada uno sirviera de efecto llamada a posibles imitadores. Según han avanzado las investigaciones, la realidad ha resultado más compleja, con vínculos en algunos casos con miembros del Estado Islámico. El fenómeno no es en absoluto novedoso y tiene variantes que van más allá de la figura del terrorista que actúa solo.

La reciente ola de ataques en Europa arrancó el 14 de julio con un atropello masivo de personas que contemplaban un espectáculo de fuegos artificiales en Niza. Murieron 85 personas. Días después, el 18 de julio, un adolescente atacó con armas blancas a los pasajeros de un tren en Würzburg (Alemania), hiriendo a cinco personas sin provocar víctimas mortales. También en Alemania, el 24 de julio, un joven intentó hacer estallar un artefacto explosivo en un festival de música en Ansbach, pero fue rechazado en el control. Así que hizo estallar el artefacto fuera de un bar, muriendo en el acto y provocando quince heridos.

Según cuenta Andreas Ulrich en el semanario alemán Der Spiegel, los investigadores de la policía alemana han encontrado que ambos autores de los ataques mantuvieron contactos con miembros del Estado Islámico antes de cometer los atentados. El primero recibió la propuesta de usar un vehículo para atropellar personas. Pero, al carecer de permiso de conducción, optó por emplear armas blancas. Por su parte, el segundo recibió instrucciones de su contacto del Estado Islámico para que grabara en vídeo la explosión de la bomba en el festival de música de Würzburg y el presumible pánico del público.

Wurzburg El ataque de Würzburg se realizó en un tren como este, cubriendo Treuchtlingen y la ciudad del atentado no mortal.

En sentido estricto, ninguno de los dos casos de Alemania se trataría de "lobos solitarios". Según el profesor Javier Jordán de la Universidad de Granada, uno de los mayores expertos en España sobre terrorismo, los lobos solitarios son "individuos particulares que actúan de forma independiente, sin la colaboración de otras personas, de grupos informales o de grandes organizaciones terroristas". Se trata por tanto de personas que no pertenecen a ninguna organización, ni actúan en su nombre y tampoco reciben ningún tipo de apoyo.

Ahí radica la dificultad de detectar a los “lobos solitarios”, porque no hay correos electrónicos o llamadas que interceptar ni reuniones que vigilar.

Unabomber, el paradigma del lobo solitario

Un ejemplo de lobo solitario es Theodore Kaczynski. Kaczynski fue un niño prodigio que entró en la Universidad de Harvard con 16 años y destacó como un genio en las matemáticas. Logró una plaza de profesor en la Universidad de California, el más joven de su historia. Antes de dos años, en 1971, había dejado la academia para vivir en una cabaña construida por él mismo, tratando de ser autosuficiente e inmerso en la lectura de libros de filosofía y política.

Ted Kaczynski estaba obsesionado con la deshumanización de la sociedad en un mundo cada vez más tecnológico, y en 1978 empezó su campaña de ataques terroristas con bombas dirigidas a todo aquel o aquello que él consideraba parte de ese proceso. Su primera bomba fue dirigida en forma de paquete postal a un profesor de ingeniería en la Universidad de Illinois en Chicago. La bomba sólo causó heridas a un guardia de seguridad. La segunda bomba viajaba al año siguiente en la bodega de un avión cuando empezó a arder y, alertado por el humo, el piloto realizó un aterrizaje de emergencia.

Unabomber1 Ted Kaczynski en 1967, durante su tenencia en la Universidad de California, antes de marcharse a su cabaña en Montana e iniciar sus ataques terroristas.

Como en Estados Unidos un ataque contra la aviación comercial es un delito federal, el FBI intervino. Las dos bombas fueron identificadas como procedentes del mismo terrorista y el FBI bautizó el caso como UNABOMB, acrónimo de bomba en universidad y avión. Así, la prensa estadounidense tomó el nombre del caso y bautizó al terrorista como UNABOMBER.

Unabomber mató a tres personas e hirió a 16. Su carrera terminó cuando envió un manifiesto a los medios, que fue publicado y permitió su detención

La carrera de Kaczynski como UNABOMBER duró de 1978 a 1995. Mató a tres personas e hirió a 16 con sus 23 bombas. Sus víctimas abarcaron desde profesores de universidad a empleados de tienda informática. Incluían piezas de deshecho y alguna referencia a la naturaleza, como piezas de madera o ramas de árbol. Kaczynski mantuvo la ficción de que sus acciones eran obra de un grupo, el Club de la Libertad. Y probablemente hubiera permanecido libre de no haber enviado un manifiesto a la prensa, prometiendo acabar con su campaña si era publicado por un medio relevante.

Finalmente, el 19 de septiembre de 1995 el manifiesto La Sociedad Industrial y su Futuro fue publicado tanto por el Washington Post como por el New York Times con la esperanza de que alguien ayudara a identificar el autor. Fue el hermano menor de Kaczynski el que reconoció su estilo e ideas, llevando al FBI a su detención. Ted evitó la pena de muerte declarándose culpable. Fue sentenciado a varias cadenas perpetuas que cumple en una cárcel de máxima seguridad.

Breivik: un ataque planificado en solitario

Una importante extensión del manifiesto La Sociedad Industrial y su Futuro fue copiado y pegado en el correo electrónico que Anders Breivik, el caso más notable de lobo solitario en Europa, mandó a 1.033 direcciones antes de cometer su ataque terrorista. El 22 de julio de 2011 Breivik hizo estallar un vehículo frente a la oficina del primer ministro en el centro de Oslo con 950 kilos de una mezcla explosiva de nitrato amónico y combustible. Murieron ocho personas.

Breivik Breivik en una de sus visitas al juzgado este mismo año. (Lise Aserud/AP Photo)

Mientras los servicios de emergencia y la atención del país se dirigían a Oslo, Breivik se trasladó a la isla de Utøya, a 38 kilómetros de allí. La isla pertenece a las juventudes del Partido Laborista noruego y se emplea para cursos y eventos. 600 adolescentes y jóvenes se encontraban allí. Breivik llegó vestido de policía pretendiendo ser parte de un despliegue de seguridad tras la bomba de Oslo. Tras tratar de reunir al mayor número de personas, comenzó a disparar. Un total de 69 personas murieron y más de un centenar resultaron heridas.

Algunos de los muertos y heridos lo fueron tratando de huir a nado de la isla. Cuando la policía llegó a Utøya, tras muchos problemas para conseguir los medios, se encontró con que Breivik no opuso resistencia y se entregó.

Breivik resultó ser un ultraderechista islamófobo convencido de que Occidente vive un conflicto total con el Islam. Justificó sus acciones como una llamada de atención a Noruega y Europa. Atacó a las juventudes laboristas por considerarlo responsable de que Noruega sea un país multicultural. Analizadas las ideas del manifiesto de Breivik (2083: una declaración de independencia europea), el profesor Mattias Gardell identifica cuatro influencias ideológicas: islamofobia, racismo supremacista blanco, ultraconservadurismo y anti-feminismo.

Oslo Imagen de la columna de humo provocada por el atentado de Breivik en el centro de Oslo.

Mientras Ted Kaczynski vivió aislado en su cabaña en el bosque, Anders Breivik fue activo en Internet, participando en foros y redes sociales para interactuar con personas de ideas afines. Pero como Kaczynski, los preparativos para atacar fueron hechos totalmente en solitario y de forma discreta durante largo tiempo. Breivik creó una empresa agrícola para justificar la compra de fertilizante para preparar la bomba, obtuvo una licencia de caza para comprar un fusil y obtuvo una licencia deportiva para comprar una pistola.

Las células fantasmas: un modelo de autodefensa

Kaczynski y Breivik son los dos ejemplos en los que los expertos se ponen de acuerdo como casos paradigmáticos de lobos solitarios. Y es que, como señala A.J. Caschetta, cuando se repasan los casos tratados en prensa como lobos solitarios encuentra una tipología muy amplia de ejemplos que se apartan del modelo. Estaríamos entonces hablando de otros fenómenos relacionados, como son el de la "Resistencia Sin Líderes" o la "Yihad Individual".

El concepto "Resistencia Sin Líderes" fue acuñado por el coronel Ulius Louis Amoss en un ensayo publicado en 1962. Amoss lamentaba que el esfuerzo estadounidense de promover fuerzas de resistencia en los países comunistas de Europa Oriental había fracasado, porque una vez un grupo era infiltrado por los servicios de inteligencia era sencillo desmantelar su estructura. Un ejemplo de ello aparece en la película La Batalla de Argel, donde el coronel Matthieu explica a sus subordinados que, tras capturar a un miembro del FLN argelino, su objetivo es ir a por el escalón superior hasta lograr llegar a lo alto de la jerarquía.

Oklahoma El atentado de Oklahoma, realizado también por dos lobos solitarios, fue el más mortífero de la historia de Estados Unidos hasta el 11-S.

La idea de Amoss fue rescatada en 1983 por el dirigente de la ultraderecha estadounidense Louis Beam. Beam afirmaba que las estructuras piramidales son vulnerables, especialmente en una era de creciente vigilancia por medios tecnológicos. Y además, consideraba que la creación de organizaciones clandestinas de ultraderecha en EEUU serían inefectivas por falta de medios y apoyos. Por tanto, defiende la creación de "células fantasmas" que actúen a favor de la misma causa pero desconectadas entre sí. Beam señalaba una de las cuestiones fundamentales del concepto "Resistencia Sin Líderes": se trata de una adaptación a unas circunstancias de debilidad y falta de apoyo social.

Las células fantasmas adaptan sus acciones a circunstancias de debilidad y falta de apoyo social

La ultraderecha estadounidense ha proporcionado el sustrato ideológico del que se han nutrido numerosos terroristas actuando en solitario y en pequeñas células. Existe una amplia variedad medios que difunden teorías conspirativas, ideas racistas y fundamentalistas cristianas. Como en el caso de Kaczynski y Breivik, hay quien se convence de que vive en medio de un conflicto mortal en el que tienen que atacar a ese enemigo imaginario que lo quiere destruir.

Fue el caso del atentado con bomba contra un edificio federal en Oklahoma City, en 1995. Murieron 168 personas y fue el atentado en Estados Unidos con mayor número de víctimas hasta los acontecimientos del 11-S. Dos personas fueron las responsables. Timothy McVeigh, que colocó el vehículo con el material explosivo frente al edificio, y Terry Nichols, su cómplice en la fabricación del material explosivo. El primero fue condenado a muerte y el segundo a 161 cadenas perpetuas. Una condena que cumple en la misma cárcel que Ted Kaczynski.

La yihad individual o la debilidad de ISIS

Mark Hamm, criminólogo de la Universidad Estatal de Indiana, y Ramon Spaaij, sociólogo de la Universidad de Victoria, mantienen una base de datos de ataques de "lobos solitarios" en Estados Unidos. La han ido construyendo no sólo con casos actuales, sino también con otros de décadas pasadas hasta catalogar 124 desde 1940. Con esa información han establecido varias claves del fenómeno de los "lobos solitarios" en EEUU. A pesar de que el fenómeno no es nuevo, están aumentando los casos. La ultraderecha sigue siendo la principal ideología que los inspira, pero los casos de terrorismo yihadista están aumentando.

Bin Laden Osama Bin Laden y Abu Musab al-Suri en Afganistán.

Además, el perfil de los "lobos solitarios" difiere del terrorista convencional en algo relevante. Entre los “lobos solitarios” se hallan más trastornos psicológicos. Otra novedad reciente es el cambio de modus operandi: recurren más a armas de fuego. Y por último, Hamm y Spaajj señalan que las mayoría de los casos de "lobos solitarios" post-11-S dieron a conocer a sus ideas a parientes, amigos y conocidos bien en persona bien en redes sociales. Sin embargo, sigue siendo igual de difícil detectar cuándo alguien pasa de mantener un discurso de odio a tener la voluntad de usar la violencia contra otras personas.

Los ataques individuales siempre habían sido alentados por Bin Laden, pero su ideólogo más relevante es Abu Musab Al Suri

A pesar del incremento de los ataques solitarios de inspiración yihadista, el fenómeno tampoco es nuevo. Osama Bin Laden hizo un llamamiento a los ataques individuales en su Declaración del Frente Islámico Mundial para la Yihad contra los Judíos y los Cruzados de 1998. Sin embargo, por aquel entonces Al Qaeda buscaba cometer atentados complejos y espectaculares. Quien sin duda es la referencia estratégica para el yihadismo global es un sirio nacionalizado español que propuso la "yihad individual".

Mustafá Setmarian Nasar, alias Abu Musab Al Suri, nació en Siria y tras participar en la oposición islamista al régimen Háfez el-Ásad, se exilió a Jordania. Después se estableció en Francia y luego en España. Logró la nacionalidad por matrimonio y su implicación en el islamismo le llevó a conocer a Bin Laden en Afganistán. Vivía allí y dirigía un campamento de entrenamiento de yihadistas cuando el 11-S tuvo lugar. La invasión estadounidense le empujó a huir a Pakistán, donde fue detenido en 2005. Fue entregado por las autoridades pakistaníes a EEUU, y desde entonces su paradero es desconocido.

Setmarian es autor de varias obras, pero la más extensa de ellas es Llamada a la Resistencia Islámica Global donde expone sus ideas para un cambio de estrategia.

Paris Los autores de los ataques de París, el pasado 13 de noviembre, pasaron por Siria, y aprendieron allí, de la mano del Estado Islámico, a manejar armas y explosivos. Sin embargo, la cada vez más frecuente utilización de ataques individuales y solitarios por parte de ISIS tan sólo es una muestra de su debilidad operativa.

Al igual que el coronel Amoss, Mustafá Setmarian reflexionó sobre la debilidad de las organizaciones clandestinas tradicionales, con su habitual estructura piramidal, que cuando son infiltradas sólo se requiere de tiempo para llegar hasta la cúspide. Así que propuso su "escuela de la yihad individual" para desatar una "guerra mediante bandas secretas de células desconectadas" que cometan ataques con alto impacto político y mediático.

Las ideas de Setmarian le han merecido títulos como la "mente maestra" de Al Qaeda y sus ideas han sido consideradas como el "plan maestro" de Al Qaeda.

La complejidad e impacto de los ataques después de la pérdida de las bases afganas decayó. Sin campamentos donde aprender a manejar explosivos, la "yihad individual" produjo, después de Londres, una sucesión de fracasos hasta la aparición de ISIS. Los autores de los ataques de París pasaron por Siria. Pero que ISIS confíe en los ataques aislados de un adolescente con arma blanca o un de joven que intenta poner una bomba en un concierto pero se olvida de comprar la entrada advierte de las capacidades limitadas de la organización. Las estrategias de grupos aislados y pequeños son síntoma de una debilidad estratégica.

Imagen | AP Photo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio