La Declaración de la Renta del año que viene será la más atípica de la historia. Estos son algunos de los cambios

La Declaración de la Renta del año que viene será la más atípica de la historia. Estos son algunos de los cambios
16 comentarios

Durante el último año, el Gobierno y las autonomías ha puesto en marcha una gran cantidad de nuevas nuevas reformas fiscales. Eso significa que la nueva campaña de la Agencia Tributaria será muy atípica tanto en su fondo como en su forma. Ahora que se acerca el final de 2022, los contribuyentes ya se preparan para afrontar su Declaración de la Renta del próximo año. Y esta viene llena de modificaciones de tipos en el IRPF, límites a las aportaciones a sistemas de previsión social, nuevos impuestos a energéticas, banca y grandes fortunas o los beneficios fiscales de la ley de startups.

En definitiva, esta declaración de 2022 que haremos el año que viene tiene grandes cambios importantes para los trabajadores, especialmente los autónomos. Veamos qué supone.

Crece el número de personas que no tiene que hacer la renta. Hasta ahora, las personas que ganaban menos de 14.000€ al año de dos o más pagadores no estaban obligados a presentar la Renta. Con la nueva modificación, el límite sube hasta los 15.000€ anuales. Es decir, todos los trabajadores que ganen menos de 15.000€ anuales de dos o más pagadores, no tienen obligación de hacer la declaración. Aunque pueden hacerlo si así lo prefieren (en caso de que les salga a devolver).

No sólo eso: también cambia el límite de los trabajadores que han percibido toda su renta de un único pagador. En este caso, para la Renta 2022 los trabajadores que ganen menos de 21.000 euros al año procedentes de un único pagador, no están obligados a hacer la renta en 2023. Una reducción de 1.000€  si comparamos lo fijado en el sistema actual.

Reducción por rendimientos del trabajo. Que se aplicarán sobre sueldos brutos de entre 15.000 y 21.000€ cifra que equivale al salario mediano de España, según TaxDown. Además, también se amplía de 14.000€ a 15.000€ el mínimo exento de tributación en el IRPF, lo que implica que por debajo de 15.000€ no habrá que pagar IRPF, ni vía retenciones ni como resultado de la declaración. ¿Qué significa? Que si un trabajador percibe el mínimo interprofesional (14.000€) no tributará por IRPF. Si un trabajador gana 14.500 euros y tributa por IRPF dejará de pagar el impuesto.

Esta medida supondrá una rebaja para el 50% de los trabajadores y un ahorro de 1.881 millones de euros, según cálculos del Gobierno.

Deducción por maternidad. Todas aquellas madres que no tengan empleo fijo y se encuentren en el paro recibirán una ayuda de 100€. Hasta ahora, esta cantidad sólo se daba a madres trabajadoras por cada hijo menor de tres años. La medida se estima tendrá unos beneficios fiscales de algo más de 200 millones de euros, según el Ministerio de Hacienda.

Cambios para los autónomos. En realidad, buenas noticias para ellos. Tendrán una rebaja adicional en el IRPF del 5% en el rendimiento neto de módulos. Que se suma a la reducción automática del 5% del rendimiento neto con un importe máximo anual de 2.000 euros para los autónomos que tributan por estimación directa simplificada. Esto incluye los conocidos como gastos deducibles de difícil justificación, cuyo porcentaje de reducción se elevará hasta el 7%.

Según el Gobierno, esto ahorrará a los 577.688 autónomos de nuestro país 68 millones de euros y una reducción de la factura fiscal de 116 millones de euros para casi un millón de trabajadores por cuenta propia.

En el ámbito autonómico. Se verán cambios importantes en lo referente a la deflactación del IRPF en algunas comunidades. En el caso de la Comunidad de Madrid, las rentas más bajas disfrutarán una reducción de la cuota del 6,26% para un sueldo bruto de 20.000 euros. En el caso de los ciudadanos con un sueldo de 32.600 euros anuales, será del 2,71%. Para los sueldos de 90.000 euros, del 1,49%.

En la Comunidad Valenciana van más allá y se reducirá el tramo autonómico del IRPF para los contribuyentes que tengan una renta menor de hasta 60.000 euros al año. Y Andalucía ha suprimido el Impuesto de Patrimonio en su comunidad además de deflactar también la cuota autonómica del IRPF en un 4,3% (al igual que Galicia o Murcia).

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio