Los defensores del origen gallego de Cristóbal Colón tienen un plan para demostrar la teoría: buscar su ADN

Los defensores del origen gallego de Cristóbal Colón tienen un plan para demostrar la teoría: buscar su ADN
9 comentarios

Difícil comprender la crónica del siglo XVI en adelante si no se manejan ciertos nombres clave, incluido, por supuesto, el de Cristóbal Colón. De no haber liderado la expedición que en octubre de 1492 conectó Europa y América, el Viejo y Nuevo Mundo, la historia habría seguido probablemente un curso distinto. Cuál es difícil saberlo y cae en el campo de la especulación contrafactual. Lo que sí llevamos décadas empeñados en aclarar es la biografía del personaje, la del propio Colón.

Y la primera pregunta, claro está, es cuál es su origen. Para muchos historiadores la respuesta es muy sencilla: Colón era genovés. Punto. Esa afirmación es la canónica, por la que suelen inclinarse los expertos que han indagado en sus orígenes. Pero si bien es cierto que es la más respaldada, lo es también que rivaliza con otras muchas teorías que apuntan a patrias diversas.

Hay quien reivindica que sus orígenes están en la isla de Quíos, hoy parte de Grecia; en Portugal, Cerdeña o Córcega. Aquí, mismo, en España, lo reclaman como coterráneo en Espinosa de Henares (Guadalajara), Felanitx (Mallorca), Plasencia o Cataluña, donde circula una teoría que asegura que en realidad se llamaba Cristòfor Colom y sus carabelas partieron del Bajo Ampurdán.

"Indicios aplastantes"

Teorías hay para aburrir y de ser todas —o incluso un puñado— correctas darían a Colón la propiedad de la omnipresencia. De todas ellas una de la que más ruido ha hecho a lo largo de las últimas décadas es la que sostiene que el célebre cartógrafo era de origen gallego. Es más, hay una hipótesis que va un paso más allá y apunta a que Colón era en realidad una “tapadera”, la identidad adoptada por el noble Pedro de Soutomaior (alias Pedro Madruga) tras haber errado en su política de alianzas y alinearse con Juana La Beltraneja en su enfrentamiento contra Isabel la Católica.

Quienes defienden que Colón era oriundo del sur de Galicia no se quedan en el relato y están decididos a demostrarlo. Tanto, que en la provincia de Pontevedra hay en marcha ya exhumaciones que buscan sustentar el vínculo. Una se centra en el antiguo cementerio de San Salvador de Poio, donde los expertos han encontrado ya fragmentos de huesos, restos de cajas y cerámicas.

Otra se desarrollará no muy lejos de allí, en el cementerio de San Martiño de Sobrán, en Vilaxoán (Vilagarcía de Arousa), donde los técnicos quieren buscar respuestas en el sarcófago funerario de Xohán Mariño de Soutomaior. Las labores allí han visto alterado su cronograma inicial por la aparición de una capa de cemento con la que no contaban los arqueólogos.

En uno y otro punto los investigadores buscan en esencia lo mismo: "restos óseos que contengan ADN para compararlo con el de Colón", vestigios que se identifiquen como parte de la ascendencia del célebre marinero. No es un tiro al vacío. El equipo parte de un dato que subraya con insistencia Eduardo Esteban, de la Asociación Cristóbal Colón Gallego y uno de los grandes defensores de la teoría: los indicios de que, en el siglo XV, había gallegos que ya usaban el mismo apellido.

“El apellido Colón solo existe en Pontevedra y en ninguna otra ciudad del mundo aparece Colón”, reivindica Esteban en declaraciones recogidas por El Español. Entre los documentos parroquiales de San Salvador se apreciaría, de hecho, que hay fincas que a nombre de María de Colón o Juan de Colón. “Siguiendo este argumento es fácil decir que hay Colones en Poio”, argumenta. Lo que buscan son sus enterramientos con la esperanza de poder extraer muestras.

Los restos que tomen podrán cotejarse con los del propio Colón, su hijo y su hermano Diego, una labor que acometerá la Universidad de Granada. Hace un año la institución andaluza explicaba cómo estaba trabajando con vestigios extraídos de la Catedral de Sevilla tras haber retomado el estudio del origen del navegante, una tarea que se puso en marcha hace ya casi dos décadas.

Los defensores de la teoría gallega confían en que la investigación le dé un impulso definitivo y recalcan que, más allá de las conclusiones que arrojen las exhumaciones y los análisis, hay otras pistas que sustentan su hipótesis: “Hay indicios aplastantes que apuntan al origen gallego de Colón, como que llegó a escribir en gallego en anotaciones o cartas o que los nombres de nuevos sitios descubiertos se corresponden con topónimos de las costas gallegas”, reivindica Esteban.

Imagen de portada: Wikimedia

Temas
Inicio