Un "destierro" digital: China quiere llevar la censura en Internet hasta sus últimas consecuencias

Un "destierro" digital: China quiere llevar la censura en Internet hasta sus últimas consecuencias
34 comentarios

La censura en Internet se está volviendo una constante en China. De cuentas baneadas por mostrar su fanatismo hacia algunos idols a usuarios expulsados de las redes sociales por usar jergas juveniles poco convencionales. Los internautas chinos llevan tiempo jugando al gato y el ratón con los censores, ya que la gente encuentra formas creativas, como eufemismos y alteración de la imagen, para sortear esa censura imperante.

Pero a medida que se intensifica la represión online, los riesgos de perder la conexión de forma permanente podrían reducir aún más el espacio de expresión. Ahora China quiere banear para siempre a estos usuarios. El destierro definitivo.

El destierro de Internet. El organismo de control de Internet de China ya está ordenando a sitios web que eviten que las cuentas baneadas se "reencarnen", como parte de una campaña para fortalecer la censura de Internet del país. Las personas y las empresas pueden cerrar cuentas por publicar contenido considerado ilegal, como información falsa, pornografía o críticas al gobierno. Aunque los usuarios podían registrarse de nuevo, algo denominado como "reencarnación" por los usuarios. Ahora los operadores deben intensificar la supervisión de las "cuentas en la lista negra" y evitar que vuelvan a nacer, según una directiva emitida por la Administración del Ciberespacio de China.

No está claro qué tan estricta se aplicaría esta norma a los usuarios individuales, pero podría alentar aún más la autocensura, por evitarse ser expulsados ​​permanentemente de las plataformas chinas.

Todo tipo de casos. Un hombre de 30 años del este de China explicaba en este reportaje de VICE que su cuenta de 10 años en Weibo fue baneada en 2020 sin explicaciones. No se le informó por qué, pero sospechaba que era porque mencionó la palabra "dictadura" en un comentario. A otra mujer le sucedió lo mismo por publicar fotos del movimiento de protesta de Hong Kong de 2019. Se las arregló para registrar una nueva cuenta usando una dirección de correo diferente cada vez. Pero eso podría acabarse.

Sin apelación alguna. Si bien es cierto que las redes occidentales tienen mecanismos para prohibir las cuentas "reencarnadas", las reglas que pretende imponer el gobierno chino son mucho más estrictas. Twitter, por ejemplo, en 2019 dijo que había suspendido 100.000 IPs. Pero en las plataformas chinas, las reglas, elaboradas de acuerdo con las órdenes del gobierno, cubren un amplio espectro de disensiones políticas. El cierre de una cuenta generalmente no tiene explicación, mientras que los usuarios rara vez pueden apelar tales decisiones.

El gobierno chino lanzó una campaña este año para eliminar lo que cree que es contenido dañino, como cotilleos de celebridades, críticas a las autoridades y publicaciones de blogs financieros que "maliciosamente" hacen predicciones pesimistas sobre la economía.

Lo que les queda a las tecnológicas. En respuesta, las compañías dueñas de estas plataformas, incluidos Weibo y Tencent, han cerrado en los últimos meses al menos miles de cuentas acusadas de violar las reglas estatales. La nueva directiva también ordenó a los sitios web que mejoraran sus sistemas de censura gestionados por humanos y establecieran bases de datos para contenido que viola leyes y regulaciones. Eso quiere decir que ahora las plataformas deben guiar a los usuarios en la producción de “contenido de alta calidad”, cosas que promueven los valores dominantes y muestran un espíritu trabajador y alegre del partido comunista.

Comunicarse en secreto. Y es que para entender bien las conversaciones en las plataformas, ya no simplemente vale con saber chino. Para evadir el sistema de censura de Internet más extenso del mundo, los cibernautas no tienen más opción que crear su propio vocabulario para discutir "temas delicados". Este lenguaje sigue evolucionando a medida que el gobierno agrega constantemente nuevos temas y términos que están prohibidos.

Los usuarios de Weibo se quejaban hace meses de que las palabras "Wuhan" y "Hubei", donde se originó la epidemia, estaban siendo restringidas. Sólo unos cuantos podían ver las publicaciones que contenían esas palabras. Los internautas comenzaron a usar "wh" y "hb", como términos de reemplazo. Otro ejemplo común es "zf", que es la abreviatura de la palabra china "gobierno"; "Jc" significa "policía"; "Guobao" (tesoro nacional) o imágenes de panda representan la oficina de seguridad nacional; y "Ministerio de la Verdad" sustituye al Departamento de Propaganda del Partido Comunista.

Para acceder a sitios web extranjeros bloqueados en China (como Facebook y Twitter), los internautas deben usar VPN, un software que les brinda a los usuarios la posibilidad de escalar el "Gran Cortafuegos". Por eso, "escalera"  y "fideos pho vietnamitas" son dos términos que se utilizan habitualmente para referirse a las VPN. Y todo esto deja una sensación persistente de que tal sabiduría e imaginación podrían emplearse mejor en algo más productivo que librar una batalla constante para ser escuchado.

Imagen: Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio