Un día presencial, al otro día online: el regreso a la Universidad está siendo un caos de protocolos

Un día presencial, al otro día online: el regreso a la Universidad está siendo un caos de protocolos
11 comentarios

La vida se sigue abriendo paso entre la pandemia. Mejor o peor. Y las universidades afrontan el comienzo de las clases con confianza por la alta tasa de vacunación y la experiencia adquirida durante estos años desastrosos. Aunque las dificultades seguirán apareciendo durante el curso que empieza estos días para algo más de 1,6 millones de estudiantes universitarios de toda España. ¿Presencialidad o estudios online? Es la pregunta que se hacen ahora todos los estudiantes, madres, padres y docentes ahora que todo vuelve a la normalidad.

La disparidad y arbitrariedad de normas en las diferentes comunidades ha creado el caos. Llegar a un acuerdo: misión imposible.

El plan es presencialidad. El gobierno ya ha concretado que se prevé que a partir del segundo cuatrimestre de este año académico se regrese al modelo de docencia presencial anterior a la pandemia. Vamos, que el hilo conductor del curso será una vuelta paulatina a la normalidad. Con 33,9 millones de ciudadanos españoles con la pauta completa de la vacuna, la situación se presenta más favorable que el curso pasado. El objetivo prioritario en los centros de enseñanza no obligatoria continúa siendo la protección de la salud de los estudiantes y la seguridad del claustro.

A principios de mes, el Ministerio de Universidades se reunió con la Conferencia de Rectores para abordar el problema, cuyas competencias están transferidas a las comunidades autónomas. Se llegó a la conclusión de volver a la presencialidad en las aulas, siempre supeditada a la situación epidemiológica. Es decir, que pueda ser flexible al cambio virtual en aquellas regiones más castigadas por el virus. En líneas generales, la perspectiva es que a partir de los meses de enero y febrero, para el segundo cuatrimestre, se establezca el modelo original prepandemia.

Disparidad práctica. Pero el objetivo que se marcaron las universidades españolas para el curso 2021-2022 de recuperar la presencialidad al 100% en las aulas se ha complicado. Aunque, lógicamente, cada región y Universidad establecerán sus planes específicos respecto a sus características, las medidas de salud y la incidencia. La Complutense de Madrid, la Autónoma de Barcelona, la Politécnica de Valencia y muchas más explican que no están en condiciones de cumplir con la distancia de seguridad que siguen exigiendo la Consejerías de Sanidad.

En cambio, en universidades públicas como la Autónoma de Madrid ya se han distribuido los planes de actuación por escrito, que tienden al modelo educativo prepandemia, para que los alumnos puedan volver a tener el mismo grado de implicación en el interior de las aulas y laboratorios este curso. El plan que plantean muchas comunidades es un modelo bimodal aplicable en la parte teórica, ya que en el terreno de las prácticas académicas "se va a garantizar la presencialidad".

Bimodalidad simultánea. Como los alumnos no caben en las aulas, la docencia tiene que desplegarse en la mayor parte de los títulos en lo que han denominado "bimodalidad simultánea". El profesor dará la clase en el aula mientras los alumnos están presentes físicamente y en remoto, estando todos interconectados mediante herramientas de videoconferencia, con la instalación de cámaras y micrófonos.

Tanto en la Universidad de Murcia como en la Complutense, las clases que no admitan a todos los alumnos por superarse la capacidad se repartirán en dos aulas. En una de ellas estará el profesor dando la clase en el aula y en la otra se seguirá por videoconferencia. En los casos en que los alumnos no quepan en las aulas respetando la distancia de seguridad se organizarán turnos de asistencia. Este mismo procedimiento aplicará la Universidad Autónoma de Barcelona y la Politécnica de Valencia.

Presencialidad. La de Navarra o la de Oviedo, en cambio, apuestan por el 100% de presencialidad, con la flexibilidad para adaptarse a la evolución de la pandemia. Para garantizar la seguridad de los alumnos, el centro ha establecido medidas como la opción a vacunarse en la Universidad los primeros días del curso y se realizarán PCR gratuitas a los estudiantes. Han denominado su situación como "escenario verde".

Los estudiantes, a la huelga. Todo este revuelo ha ocasionado el descontento de los estudiantes, que defienden la formación práctica presencial. Los alumnos de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela ya han organizado manifestaciones tras reducirse en un 50% las prácticas clínicas por el Covid. Y es que desde la administración han vuelto a reducir las prácticas clínicas en más de un 50%, lo que afecta a la formación de los cursos superiores. Algo poco comprensible cuando más del 80% de la población gallega ya tiene las dos dosis contra el coronavirus.

Las estudiantes de la Complutense también han dicho basta: clase o huelga. Han criticado que el gobierno aumenta los aforos en campos de fútbol, en hostelería y en las empresas mientras abandona a las universidades públicas y a su alumnado. Y reclaman una presencialidad "acorde a los precios de las tasas que pagan" a la par que exigen un modelo de presencialidad flexible compatible con los trabajos.

Imagen: GTRES

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio