Publicidad

La distribución de la vacuna plantea un reto logístico histórico. Esto podemos aprender de Amazon

La distribución de la vacuna plantea un reto logístico histórico. Esto podemos aprender de Amazon
17 comentarios

El despliegue inicial de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus ha comenzado y las dosis ya se están distribuyendo por todos los EEUU. La demanda de vacunas contra la covid superará la oferta en el futuro inmediato.

Pese a ello, los expertos advierten que una buena proporción de dichas vacunas, muy perecederas, podría desperdiciarse si las vacunas no se utilizan antes de que caduquen. Con tan poco suministro y tanta demanda, preocuparse por las vacunas desperdiciadas puede parecer algo paradójico, pero en realidad es un resultado previsible de dos problemas bien conocidos en el ámbito de la distribución de productos sanitarios: requisitos de almacenamiento complicados y variabilidad en la demanda.

Somos dos expertos en cadenas de suministro y hemos estudiado la adquisición de vacunas y su distribución. Según nuestra investigación durante décadas sobre la gestión de las cadenas de suministro y las campañas de atención sanitaria, creemos que las técnicas de suministro de Amazon y Walmart pueden ayudar a reducir los desperdicios y minimizar la escasez de vacunas para el coronavirus.

En una región determinada, es razonable esperar que la demanda de vacunas para la COVID-19 se mantenga relativamente estable. Pero predecir la demanda en los centros de vacunación a nivel individual dentro de una región, a nivel semanal o diario, va a ser un reto. La gente podría no acudir a las citas por diversos motivos y pocos hospitales tienen la capacidad de compartir información sobre el uso de las vacunas y su inventario a tiempo real con las autoridades sanitarias. Cada vez que se produce un desajuste entre la oferta y la demanda, se producen desperdicios.

Las dosis podrían estropearse si ya se han descongelado o echarse a perder sin ser utilizadas en los congeladores de un hospital mientras que otro hospital cercano se queda corto. La rápida satisfacción de una demanda incierta no solamente es necesaria en la distribución de vacunas. Amazon se enfrenta a una demanda muy volátil entre sus millones de productos a la venta y, sin embargo, es capaz de ofrecer entrega en el mismo día y al día siguiente al 72% de la población de los Estados Unidos. Su secreto reside en los centros de distribución regionales que actualizan su inventario para satisfacer la demanda de regiones más amplias.

En vez de enviar las dosis directamente a los hospitales y a las farmacias, las diferentes regiones podrían establecer "centros de distribución" regionales con un inventario común, como el de Amazon. Estos centros de distribución podrían reabastecer los centros de vacunación según la demanda a nivel diario o semanal, según sea necesario. Utilizando esta estrategia de distribución según la demanda en un momento determinado la oferta podría ajustarse mejor a la demanda en cada sitio y reducir el posible desperdicio de las dosis.

Haciendo llegar las dosis a donde se necesiten

Los centros de distribución regionales podrían ayudar a reducir el desperdicio de dosis debido a los cambios en la demanda en los diferentes centros a nivel local, pero aún así es necesario poder suministrar las vacunas a los centros de distribución. Cuanto más rápido sea, y menos almacenamiento sea necesario en la cadena de distribución, menor será la posibilidad de que se desperdicien dosis de la vacuna.

La vacuna de Pfizer se debe conservar a largo plazo a 70 grados bajo cero. Para ello hacen falta congeladores especiales muy costosos que se han vuelto escasos a gran velocidad a medida que los diferentes países se dan prisa para preparar la logística de distribución de las dosis. La vacuna de Moderna solamente necesita congeladores normales, pero algunas zonas rurales de muchos países en desarrollo carecen de la infraestructura necesaria para mantener la cadena de frío.

Una forma de minimizar la necesidad de almacenamiento es utilizar un enfoque conocido en logística como _cross-docking_. Walmart, la cadena de supermercados famosa por ser "el rey del _cross-docking_", popularizó esta idea que prácticamente elimina los requisitos de almacenamiento excesivos.

Anton Vaganov (Anton Vaganov/GTRES)

En lugar de transportar la carga de los camiones a puntos de almacenamiento intermedios nacionales o regionales, y después de los puntos de almacenamiento a los camiones para la distribución, el _cross-docking_ se salta ese almacenamiento. Simplemente se puede mover la mercancía a través de un muelle de carga directamente desde los camiones procedentes de aeropuertos o de los fabricantes de vacunas hasta los camiones de reparto que se dirigen a los centros de distribución regionales.

Aplicar el _cross-docking_ en la distribución de las vacunas reduciría en gran medida la necesidad de almacenar en frío al eliminar la necesidad de congeladores en los puntos de almacenamiento intermedios. Algo que sería especialmente beneficioso para las zonas más rurales y los países en desarrollo. Para que funcione, el _cross-docking_ necesita una planificación y una coordinación meticulosas por parte los fabricantes de vacunas, distribuidores, departamentos de salud, empresas de transporte terrestre, proveedores de atención sanitaria y pacientes; pero es viable. Walmart ha construido una de las cadenas de suministro más eficientes del mundo con esa misma idea.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos podrían establecer un sistema que utilice el _cross-docking_ y los camiones frigoríficos para distribuir primero las vacunas desde los aeropuertos o desde los fabricantes a los numerosos centros de distribución regionales, minimizando al mismo tiempo la necesidad de almacenamiento intermedio. La vacuna de Pfizer se distribuye en paquetes que contienen un mínimo de 975 dosis. Una vez sacadas del congelador y puestas en un refrigerador, cada vacuna tiene una vida máxima cinco días.

Sin embargo, no todos los centros de vacunación, especialmente en las zonas rurales, pueden distribuir 975 dosis en cinco días. En los centros de distribución, las vacunas podrían dividirse en paquetes más pequeños y ser trasladadas en vehículos que distribuyan dichas dosis congeladas en pequeños lotes a los centros de vacunación locales para su uso inmediato.

Los grandes distribuidores como Amazon o Walmart han desarrollado herramientas para la cadena de suministro cuya eficacia demostrada podría ser útil para las autoridades sanitarias. Un diseño eficaz de las cadenas de suministro para la campaña de vacunación del coronavirus podría ayudar a vacuna a la población de forma eficiente y con un menor desperdicio de vacunas.

The Conversation

Imagen: Reuters

Autores: Tinglong Dai y Christopher S. Tang, John Hopkins University y Universidad de California.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio