Compartir
Publicidad

Dos años después del brutal terremoto que arrasó el país, Nepal continúa en ruinas

Dos años después del brutal terremoto que arrasó el país, Nepal continúa en ruinas
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dos años después de los devastadores terremotos que afectaron a Nepal, el país sigue luchando para recuperarse. Casi el 70% de las personas afectadas continúan viviendo en refugios temporales y es normal ver casas dañadas, templos sin tejados y escombros del terremoto desperdigados, incluso en la capital Katmandú.

La recuperación es muy lenta y muchas familias que perdieron a sus seres queridos siguen viviendo en condiciones traumáticas.

En los últimos dos años, gracias a la colaboración de CARE Nepal y del Instituto de Asia Meridional de Estudios Avanzados, hemos podido hablar con las comunidades locales en los distritos de Gorkha, Katmandú y Kavre, ayudando a organizar un plan nacional que incluya a altos funcionarios gubernamentales, investigadores y miembros de la sociedad civil.

La más pura de las devastaciones

Los dos sismos que azotaron el país el 26 de abril y 12 de mayo de 2015 causaron alrededor de 9.000 muertes y cerca de medio millón de familias en la región central del país perdieron sus hogares. Además de casas particulares, docenas de edificios del patrimonio de Katmandú fueron destruidos, incluyendo la icónica torre Dharahara.

Las labores de rescate y de emergencia comenzaron inmediatamente después de los terremotos gracias a los voluntarios locales que trabajaron junto al ejército y a la cooperación internacional. Sin embargo, durante los últimos dos años la ayuda ha disminuido hasta casi ser inexistente.

Nepal 2 Niranjan Shrestha/AP Photo.

Tanto las disputas políticas como la falta de responsabilidades y una mala gestión de los fondos han obstaculizado los esfuerzos para reconstruir el país. Después de dos años, los medios de comunicación nepalíes han calificado la situación de "fracaso". ¿Qué salió mal? Nuestro trabajo de campo y las entrevistas que realizamos en el país sugieren cuatro problemas subyacentes.

Las disputas partidistas, un problema

Inmediatamente después del desastre, el gobierno y la oposición acordaron la creación de un nuevo organismo público, la Autoridad de Reconstrucción Nacional (NRA), para supervisar la reconstrucción del país.

Sin embargo, a pesar de la presión de los donantes internacionales y de las agencias humanitarias, las largas disputas políticas hicieron que se tardara casi nueve meses en nombrar a alguien para dirigir el nuevo organismo y su director ha cambiado tres veces en poco más de un año.

Los donantes aportaron más de 4.000 millones de dólares a la NRA, pero poco del dinero de las ayudas ha ido a parar a los trabajos de reconstrucción. Como resultado, menos del 10% de las aproximadamente 500.000 viviendas dañadas se han reconstruido con el apoyo del gobierno y de los donantes.

Nepal Altaf Qadri/AP Photo.

El terremoto golpeó a Nepal en un momento en el que el país estaba envuelto en el debate sobre su nueva constitución, un tema muy controvertido. Durante unos diez años, el programa de respuesta a desastres había estado descuidado por las confrontaciones políticas de reestructuración del Estado, a raíz de la violenta revuelta maoísta que duró 10 años.

La prolongada inestabilidad política hizo que se fuera dando de lado a la respuesta a los desastres, caracterizada por la transición constitucional, las tensiones ideológicas y étnicas, así como los frecuentes cambios de gobierno.

La ausencia de gobierno local, otro

Aunque las elecciones nacionales al parlamento se celebraron de forma más o menos regular, no ha habido elecciones locales ni gobiernos locales eficaces durante los últimos 16 años.

Finalmente se ha anunciado elecciones locales para el 14 de mayo y el 14 de junio de 2017, pero el daño causado por más de una década de vacío político es enorme. La pérdida de la responsabilidad política hacia la población local es uno de los factores clave del fracaso de la recuperación tras los desastres en Nepal.

Nepal Earthquake 15 Rajan Journalist/Wikipedia.

Existen elites locales que no se han visto afectadas por los desastres pero que están incluidas en las listas de víctimas que reciben apoyo financiero. Sin un gobierno local, la gente no puede expresar sus preocupaciones, movilizar los recursos de la comunidad o controlar los proyectos que se llevan a cabo.

A pesar de esto, la gente en Nepal tiene un capital social local fuerte, algo que les ha ayudado en los momentos de mayor angustia y dificultad. Varios líderes de la comunidad de Gorkha nos dijeron: "Trabajamos juntos en nuestra comunidad para reconstruir las viviendas dañadas, una a una, incluso cuando no hay apoyo del gobierno o de los donantes".

Algunos líderes locales han trabajado con sus comunidades para construir infraestructuras, pequeñas carreteras, escuelas y hospitales. Sin embargo, estos esfuerzos individuales no pueden sustituir a un gobierno local fuerte y democrático.

La ayuda internacional ha sido muy ineficaz

Tras los terremotos, la Comisión Nacional de Planificación de Nepal calculó que el país necesitaba más de 7.000 millones de dólares para su recuperación. Los miles de millones de dólares de los donantes internacionales no se tradujeron en un proyecto claro donde distribuir el dinero y estas ayudas han tenido poco impacto en la reconstrucción del país.

La NRA, que debería haber organizado la gran respuesta del Estado a la catástrofe, se ha visto obstaculizada por una administración engorrosa. No salió adelante una propuesta para permitir que la NRA eludiera los procedimientos estándar y un alto funcionario estadounidense nos dijo que su trabajo va tan lento por culpa de las regulaciones ineficientes y letárgicas.

Earth Nabin K. Sapkota/Wikipedia.

Hace poco el responsable de la NRA criticaba públicamente la lentitud de la reconstrucción del país, echándole la culpa a unos procedimientos demasiado inflexibles y a la falta de voluntad por parte de los políticos. De ahí que muchos donantes hayan preferido dar dinero directamente a las ONG internacionales que al estado de Nepal; solo en Gorkha había 300 ONG diferentes trabajando justo después del terremoto.

La eficacia de estas organizaciones ha sido cuestionada por los analistas y académicos independientes, algunos incluso llegando a describir a la industria de ayuda creada tras el desastre como un "capitalismo del desastre". Sin embargo, a pesar de los desafíos, varias ONG han proporcionado ayuda que ha sido vital en tiempos de necesidad.

Nepal todavía carece de mecanismos eficaces para supervisar cómo se distribuye ayuda humanitaria y el dinero no es suficiente; también tiene que llegar a los proyectos que realmente sirven de ayuda a la gente.

Todo azuzado por tensiones regionales

Nepal está situado en un punto delicado entre la India y China y pocos meses después de los terremotos se produjo un bloqueo entre la India y Nepal que cortó los suministros de bienes. Nepal culpó a la India del bloqueo, mientras que la India decía que la interrupción del suministro se debía a problemas políticos internos en Nepal.

Al ser un país sin litoral, Nepal siempre ha acudido a la India para abastecerse de artículos de primera necesidad. El bloqueo de la India llevó a una parálisis casi total no sólo en cuanto a las tareas de recuperación, sino de toda la economía. Al mismo tiempo, en los últimos años ha crecido el interés de China en Nepal.

Devastado1

Durante el bloqueo, China suministró a Nepal combustible gratuito, pero se trató de una ayuda puntual que no estaba dirigida a las tareas de recuperación. La competencia entre China y la India por la influencia en Nepal no se ha traducido en un beneficio sustancial para los afectados por el desastre.

Teniendo en cuenta el riesgo de nuevos seísmos en la zona del Himalaya, es necesario crear una estructura regional que funcione a la hora de coordinar labores de recuperación tras desastres naturales. Sin embargo, las tensiones internas parecen haber impedido que el gobierno de Nepal se tome la cooperación internacional en serio.

La competencia entre China y la India por la influencia en Nepal no se ha traducido en un beneficio para paliar las heridas del terremoto

Puesto que toda la zona del Himalaya es propensa a diferentes tipos de desastres naturales, es crucial crear una iniciativa para movilizar tareas de recuperación en la zona que incluya a China y a la India.

Nepal solamente es un caso de mala gestión en la recuperación tras un desastre natural y lo que debemos preguntarnos dos años después es cómo podemos mejorar la respuesta de los gobiernos nacionales y locales, cómo puede funcionar la ayuda internacional con los esfuerzos del gobierno, y cómo podemos fomentar la cooperación regional.

The Conversation

Autor: Hemant Ojha, Eileen Baldry, Krishna K. Shrestha, University of New South Wales.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Imagen | Niranjan Shrestha/AP Photo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos