Compartir
Publicidad

Dreamers, los hijos de inmigrantes latinos que Donald Trump quiere deportar en masa de Estados Unidos

Dreamers, los hijos de inmigrantes latinos que Donald Trump quiere deportar en masa de Estados Unidos
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se calcula que en Estados Unidos hay casi 800.000 jóvenes, entre 15 y 36 años, que viven ilegalmente en el país. Entraron siendo niños en Estados Unidos y llevan viviendo, estudiando y trabajando allí desde entonces. No son ciudadanos estadounidenses ni inmigrantes regularizados, están en un limbo que se ha intentado resolver en varias ocasiones, sin éxito, y ahora son el nuevo objetivo de las políticas de "América para los americanos" de Donald Trump.

Son los denominados dreamers, proceden en su mayoría de México, El salvador, Guatemala y Honduras y podrían ser deportados a partir del año que viene si la Administración Trump cumple su amenaza de derogar la ley DACA, que ofrecía una moratoria para que pudieran vivir y trabajar en Estados Unidos.

Qué es la ley DACA

Originalmente, el estatus de estos jóvenes intentó resolverse en la ley DREAM (Development, Relief and Education por Alien Minors), propuesta inicialmente en 2001, y que buscaba ofrecer a sus beneficiarios la posibilidad de quedarse a vivir legalmente en el país. No consiguió ser aprobada en ninguna de las ocasiones en las que se debatió en el congreso y, por eso, Barack Obama lanzó en 2012 un programa federal llamado DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals).

Ese programa permitía a los jóvenes que hubieran llegado ilegalmente el país con sus padres antes de cumplir los 16, que estuvieran viviendo en él de continuo desde 2007 y que fueran menores de 31 años el 15 de junio de 2012 una moratoria de dos años para vivir, trabajar y estudiar en Estados Unidos. Las personas que solicitaban su inclusión en el programa debían ser estudiantes o haber terminado el colegio o un servicio militar, y no debían tener cargos criminales.

Cuando anunció la puesta en marcha de DACA, Obama afirmó en su momento: "pongánse en la posición de los Dreamers. Imaginen que lo han hecho todo bien durante toda su vida, sólo para que, de repente, los deporten a un país del que no saben nada y con un idioma que no hablan".

Lo que pretende hacer Donald Trump con DACA

Trump

El presidente de Estados Unidos ya dejó clara durante la campaña electoral su intención de expulsar del país a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven allí, y afirmó que una de sus prioridades sería derogar las dos leyes aprobadas por Obama que protegían de la deportación a los Dreamers, por un lado, y a los padres que aún eran ilegales, pero cuyos hijos eran ciudadanos estadounidenses (DAPA).

DAPA nunca llegó a entrar en vigor porque los tribunales detuvieron su puesta en marcha, pero DACA lleva funcionando cinco años. Y las declaraciones de Trump sobre ella han sido contradictorias y ambiguas desde que se anunció que iba a derogarla y que el congreso tenía seis meses para redactar otra normativa que la sustituyera.

Poco después de tomar posesión del cargo, el presidente afirmó que los Dreamers no tenían por qué preocuparse: "tengo un gran corazón. Vamos a cuidar de todo el mundo. Pero te diré que estamos estudiando esto, toda la situación de la inmigración, la estamos estudiando con un gran corazón".

Con el anuncio de que el programa DACA dejaría de ser operativo, lo que ocurre es que ya no se van a aceptar más solicitudes, y los que ya estén aceptados en el programa verán cómo sus permisos de estudiantes y de trabajo comienzan a expirar a partir del próximo mes de marzo. En marzo de 2020, los Dreamers perderán su estatus especial y podrían ser deportados.

Qué pasa ahora

Daca 2 Protesta en Nueva York contra el fin de DACA.

Realmente, nadie lo tiene muy claro. Según publicaba The Washington Post, en el partido republicano hay posturas encontradas al respecto. La línea más dura considera que DACA es ilegal y espera que Trump lo derogue para mantener sus declaraciones anti inmigración de la campaña; la línea más moderada considera que los Dreamers deberían tener la oportunidad de permanecer en el país de manera legal. Y un 58% de sus votantes también lo pensaba, según una encuesta de Politico.

De acuerdo con los tuits de Trump, el congreso tiene seis meses para redactar la propuesta que "legalice" DACA, según sus propias palabras, pero nadie tiene muy claro cómo se puede hacer eso. De hecho, él mismo dio declaraciones contradictorias en el mismo día en el que el fiscal general, Jeff Sessions, anunciaba que ese programa quedaba derogado, afirmando que el congreso tenía que pensar con qué sustituir a DACA, diciendo luego que él "quería" a los Dreamers y, después, amenazando con resolver por sí mismo este tema si no había una solución en seis meses.

Por ahora, teóricamente, los beneficiarios de DACA mantienen su estatus, a la espera de qué ocurrirá con ellos en marzo de 2018. No hay informaciones sobre la nueva norma que pueda redactarse en tan poco tiempo en el congreso, y también hay quien acusa a Trump de querer "acabar" con los Dreamers sin mancharse personalmente las manos.

Imagen | José Luis Mgasana/AP Photo, Harrie van Veen, Gage Skidmore

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos