Compartir
Publicidad
Publicidad

El gráfico que deja claro lo poco que deberías preocuparte por los atentados terroristas

El gráfico que deja claro lo poco que deberías preocuparte por los atentados terroristas
Guardar
126 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La sociedad europea ha asistido a una cascada de atentados terroristas durante los dos últimos años. Desde el asalto a la redacción de Charlie Hebdó hasta los recientes ataques en Londres y Manchester, el terrorismo yihadista ha vuelto a colocarse en la primera plana del espacio mediático continental. Pareciera por el volumen de ataques y por la gravedad de sus consecuencias que Europa vuelve a vivir tiempos oscuros por el terrorismo. Que todos estamos amenazados.

Lo cierto es que un vistazo a los datos revela que la situación, pese a ser grave, no es tan dramática como suele pintarse en los medios de comunicación.

En este gráfico del Sistema Nacional de Salud británico se comparan las causas de muerte que afectan a los ciudadanos de Reino Unido, uno de los países afectados recientemente por el terror islamista. Cada círculo representa una causa de muerte: desde las enfermedades cardiovasculares hasta los accidentes de tráfico. Las tres primeras causas de fallecimiento se deben a cuestiones de salud como el cáncer, las enfermedades respiratorias o los problemas de corazón.

Conforme los círculos se hacen más pequeños (y por tanto matan a menos gente) aparecen otros elementos: suicidios, diabetes, enfermedades mentales, accidentes no relacionados con el tráfico, asesinato, complicaciones en el parto y guerra, el último de los círculos, ya muy pequeño.

¿El terrorismo? Un difuso punto al final del listado, casi imperceptible, marginal, a priori irrelevante. (Expandimos el gráfico).

Grafico

Un vistazo a cualquier otro gráfico comparativo también es decidor. Si hoy en día sólo un marginal porcentaje de las muertes en un país se deben a ataques terroristas, ese porcentaje se ha ido reduciendo drásticamente durante las últimas décadas. En Reino Unido la violencia terrorista fue altísima durante los años de actividad del IRA y otras organizaciones durante los setenta y los ochenta. En este gráfico de The Daily Telegraph se puede comparar cómo las muertes han bajado.

De los más de 350 de 1988 a los 90 registrados... Entre 2000 y 2015. De estos, alrededor de 50 corresponden a los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres. Y el grueso del resto, a los diversos ataques en Londres y Manchester de este mismo año (más de 30). La dinámica es la misma en otros países occidentales: en Estados Unidos, el problema no es el terrorismo, sino los tiroteos:

Y en Europa, en general, sucede lo mismo. Es cierto que durante los tres últimos años hemos vivido un importante repunte, fundamentalmente debido a los ataques de París y de Niza que depararon entre 140 y 90 muertos cada uno. La suma de ataques menores como los de Reino Unido o Bruselas o como los intentos fallidos o marginales registrados en países como Alemania ha provocado que volvamos a hablar de terrorismo como un riesgo real. Pero eso no significa que sea un riesgo real, sino que lo percibimos como tal.

Dicho de otro modo, en BuzzFeed intentaron descubrir cuáles eran las probabilidades de que murieras por culpa de un ataque terrorista en Reino Unido provocado por los refugiados (hace escasos meses, el sempiterno tema de conversación en Europa y el motivo por el que se negaban muchos gobiernos a aceptar su entrada). Resultado: era y es más probable que mueras atacado por un perro o por una vaca que por un ataque terrorista provocado por refugiados.

En Estados Unidos, es mucho más probable que te mate un policía que un terrorista.

Tabla Informe del Instituto Cato.

Si hablamos de terrorismo como una lacra alarmante, tenemos que irnos de Europa. Y tenemos que mirar hacia los países musulmanes, allí donde tanto durante las últimas décadas como este mismo año más ataques y más víctimas mortales se están registrando. Lo que las estadísticas muestran es que el estado de alarma mediática por el terrorismo, aunque comprensible (son shock exógenos a una sociedad no habituada y que es segura en líneas generales), no tiene justificación numérica.

¿Significa eso que el terrorismo no es un problema? Claro que no. Sólo que los humanos somos muy malos a la hora de evaluar los riesgos a nuestra integridad física, y que el estado de alerta permanente en el que parecemos vivir está totalmente injustificado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos