Compartir
Publicidad

El "paisómetro" del debate electoral: así ganó Dinamarca a Venezuela

El "paisómetro" del debate electoral: así ganó Dinamarca a Venezuela
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer tuvo lugar el segundo debate electoral entre candidatos a la Presidencia del Gobierno en las próximas elecciones del 20 de diciembre. A la cita, organizada por El País y emitida por Internet, acudieron Pedro Sánchez, líder del PSOE, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y Pablo Iglesias, líder de Podemos. Hoy la prensa está llena de análisis. Nosotros nos hemos fijado en los detalles. En concreto, en el ejercicio de namedropping al que se sometieron los tres candidatos. Tanto en países como en personas.

Va de geopolítica: los referentes de cada uno

¿Cuáles fueron los estados más citados? Era de prever que las comparaciones surgieran por doquiera. Una máxima de los futuros candidatos al gobierno del país es poner por delante qué ejemplos internacionales quieren seguir. Lo hizo con especial entusiasmo Albert Rivera, cuya admiración por los países nórdicos es bien conocida. Se refirió a Dinamarca tres veces, a Suecia dos, y a Finlandia una. Sólo se dejó Noruega. A cambio, incluyó a Países Bajos como modelo a imitar.

En el otro lado del tablero, Pablo Iglesias. Tan sólo se fijó en un ejemplo europeo de forma positiva: Alemania. Los demás países citados por el líder de izquierdas fueron, fundamentalmente, de Oriente Medio, y durante el primer bloque de debate, centrado en la amenaza yihadista y la política internacional. Iglesias sacó a colación a diversos países bombardeados por fuerzas occidentales: Siria, Yemen, Libia o Irak, además de Arabia Saudí, de refilón y para recordar que España y otras potencias aliadas le venden armas. Se disparó en el pie al sacar Venezuela a la defensiva cuando nadie le había atacado con ello.

Quien sí le atacó a propósito de otro ilustre ejemplo revolucionario fue Pedro Sánchez. El candidato socialista se hizo un lío comparando el modelo territorial con el de la Unión Soviética, en relación a la inclusión del derecho de autodeterminación en la constitución soviética revolucionaria. Fue uno de los momentos más divertidos del debate, cuando Sánchez repitió "la Unión Soviética, tu modelo, tu modelo" mientras Iglesias se reía replicando "uuuuuh, la Unión Soviética, qué miedo". El único país extinto en aparecer.

La Unión Soviética protagonizó uno de los momentos más divertidos del debate. Fue el único país extinto en ser citado

Menciones laterales: Rusia y Turquía en el caso de Rivera, nada más comenzar el debate, en relación al conflicto sirio. Letonia por parte de Sánchez, en uno de los muchos recados enviados por el líder socialista a Mariano Rajoy. Y Francia en tres ocasiones, tanto por Sánchez como por Rivera, en relación a Siria y a propuestas económicas a seguir. Por último, Reino Unido. Iglesias citó hasta en cuatro ocasiones a Escocia, y en dos a Gran Bretaña, recriminando al PSOE su negativa al referéndum de Cataluña.

En Infogram hemos agrupado las categorías y las menciones totales.

Los otros protagonistas con nombre propio

Una ausencia no demasiado ausente: Mariano Rajoy fue el centro de la mayor parte de críticas de los tres debatientes. Ningún otro como Pedro Sánchez se lanzó a la yugular de Mariano Rajoy: lo citó una docena de veces, pese a que se encontraba en Telecinco siendo entrevistado por Pedro Piqueras (!). Por orden de menciones, le siguen Artur Mas, omnipresente cuando surgió el debate territorial, y José Luis Rodríguez Zapatero, traído a colación por todos los candidatos, ya fuera en beneficio propio o en ataque a Sánchez.

Otros nombres sorprendentes de la noche. Juan Carlos Monedero fue otro de los protagonistas, especialmente por sus acusaciones a Albert Rivera de consumir cocaína, de las que más tarde se retractó. También fue útil a Sánchez y a Rivera para hablar de las malas formas de Podemos en relación a la corrupción. Andrés Bódalo sirvió para que Sánchez e Iglesias se enzarzaran, al igual que Trinidad Jiménez y Felipe González, ambos en relación a las puertas giratorias y a sus no-puestos en consejos de dirección.

Dos detalles de Rivera: primero, confundió a Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, con "Alexander Tsipras"; segundo, citó a ¡Donald Trump!, ese héroe moderno que podría ganar la nominación del partido republicano para las elecciones presidenciales de 2016. Rivera quería ilustrar que la política no debería ser para ricos.

Por último, mención aparte merece Pablo Iglesias. El sólo mencionó al menos una vez a 17 personas diferentes no citadas por ninguno de los otros dos candidatos. Fue un namedropping de libro, incluyendo a tres tertulianos (Paco Marhuenda, Eduardo Inda, Alfonso Rojo), una periodista (Ana Pastor), un juez (Fernández Villarejo) y tres dirigentes socialistas (Pasqual Maragall, Jordi Sevilla y Miguel Sebastián). El listado final de personajes ilustres sacados a colación es larguísimo. Allá va completo:

Albert Rivera

Pedro Sánchez

Pablo Iglesias

Mariano Rajoy

6

12

3

Artur Mas

4

6

5

Rodríguez Zapatero

4

6

2

Juan Carlos Monedero

4

4

1

Andrés Bódalo

0

3

3

Trinidad Jiménez

0

2

3

Rodrigo Rato

0

1

2

Carme Forcadell

3

0

0

Felipe González

0

0

2

Manuela Carmena

0

0

2

Pasqual Maragall

0

0

2

Alfonso Rojo

0

0

2

Alexander Tsipras

1

0

0

Donald Trump

1

0

0

Eduardo Inda

0

0

1

Paco Marhuenda

0

0

1

Paco Marhuenda

0

0

1

Méndez de Vigo

0

1

0

Ana Pastor

0

0

1

Elena Salgado

0

0

1

Ada Colau

0

0

1

Jordi Pujol

1

0

0

Miguel Sebastián

0

0

1

Joaquín Estefanía

0

0

1

Uxue Barcos

0

0

1

Yolanda Barcina

0

0

1

Rita Barberá

1

0

0

José Montilla

1

0

0

Jiménez Villarejo

0

0

1

César Zafra

0

0

1

Luis Garicano

0

0

1

Luis Bárcenas

0

1

0

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio