Compartir
Publicidad

Elon Musk inventa el metro (con menos vagones, para menos pasajeros, mucho menos eficiente)

Elon Musk inventa el metro (con menos vagones, para menos pasajeros, mucho menos eficiente)
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

The Boring Company presentó ayer su proyecto de túnel modular diseñado para mover vehículos privados sobre raíles a casi 250 kilómetros por hora. Es el resultado de varios años de trabajo e investigación, surgidos, en cierto modo, del hartazgo de Elon Musk con el infernal tráfico de Los Ángeles. Un túnel, un coche, unas guías y a mover gente. En efecto: The Boring Company inventó ayer el metro. Otra vez.

¿Qué? Sólo que un metro con menos vagones (uno, para ser más exactos) y con mucha menos capacidad de carga (siete pasajeros, como máximo). El túnel resultaba algo precario (no contaba con salidas de emergencia) y lento (no superaba los 80 km/h). Tampoco cumplió con la distancia proyectada por la compañía meses atrás: de los 3,2 kilómetros imaginados se pasó a los 1,8 ejecutados. Interesante, sí, pero también discutible.

¿Por qué? La ironía no escapó a casi nadie: Elon Musk había descubierto una forma de empeorar el metro. En vez de utilizar vagones capaces de mover a centenares de personas, un coche. En vez de ensamblarlos y lograr picos de 28.200 personas transportadas a la hora, como la línea 3 de Budapest, unos teóricos 16.000 pasajeros en 60 minutos (con 4.000 Teslas y con la tecnología 100% desarrollada, algo lejano).

The Boring Company necesitaría tres coches cada dos segundos (94 coches por minuto) para igualar el registro de un metro cualquiera. Todo ello sin contar los probables atascos en la cola del ascensor para acceder al túnel. No parece muy revolucionario.

El problema. Como vimos en su momento, el túnel puede resultar espectacular y llamativo, pero difícilmente una transformación radical de la movilidad. Musk ha bautizado al sistema de túneles que vertebrarán Los Ángeles como "The Loop", y lo ha llamado la "panacea". En teoría, The Boring Company planea introducir microbuses (máximo 16 personas), con el objetivo de simultanear el transporte público y privado.

"Queremos hacer todo lo posible para aliviar el tráfico", explicó Musk. El problema es que The Boring Company simplemente lo entierra. Musk desprecia ideas como la demanda inducida o la Ley de Hierro de la Congestión. Cree que si se construye el suficiente número de túneles, la gente, simplemente, se repartirá el espacio. Los Ángeles sabe desde hace décadas que es una idea espantosa.

Lo positivo. The Boring Company sí tiene una forma de revolucionar la movilidad urbana: tunelar más barato. La compañía ha construido su pequeño túnel por apenas $10 millones por milla. Es casi un milagro desde el punto de vista de la economía municipal. Como señalan en CityLab, incluso aumentando por cinco los costes laborales (mano de obra), Musk estaría abriendo túneles a un precio más competitivo que cualquier proyecto de infraestructura pública.

Sin duda, es el aspecto más emocionante del proyecto. The Boring Company ya sólo necesita descubrir que un tren es más útil para mover a gente que un coche.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio