Publicidad

España es el país europeo que menos superior se cree a los demás

España es el país europeo que menos superior se cree a los demás
38 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Pese al insoslayable rol del nacionalismo en la construcción de los estados modernos, las percepciones que cada país tiene de sí mismo varían a lo largo de Europa. Una de las últimas encuestas de Pew sobre chovinismo patrio, grado de aceptación de otras etnias, y sentimientos religiosos muestra una brecha gigantesca entre Europa Occidental y Oriental. Y entre la marabunta de datos ofrecidos por el estudio, uno es muy singular: el del sentimiento de superioridad cultural. De forma sorprendente, es en España donde cotiza más a la baja.

¿Qué? Sólo un 20% de los españoles encuestados cree que, pese a los defectos de sus compatriotas, su "cultura" es superior a las demás. La cifra contrasta no sólo con las surrealistas percepciones propias de los georgianos, los griegos o los búlgaros, sino también con la de sus vecinos: el 47% de los portugueses e italianos creen que su cultura es más valiosa o mejor que el resto. España se equipara a Suecia (26%) o Bélgica (23%).

¿Qué significa? Pew asocia estos datos a las visiones nacionalistas y al "chovinismo cultural". No se trata tanto de que los armenios o los serbios sientan un profundo respeto por sus literatos y pintores, o de que los españoles apenas se enorgullezcan de Cervantes o Picasso. Más bien, apunta al carácter moral de la identidad patria, a una visión nacionalista que jerarquiza a los países (y a las culturas) en torno a "superiores" e "inferiores". Según la encuesta, España o Suecia no sienten que el peso de su historia, lengua o costumbres les haga mejores que el resto del mundo, por así decirlo. Georgia o Grecia sí.

¿Es lógico? Sí. La identidad nacional española es a menudo contradictoria en su autopercepción. Pese al palpable nacionalismo, tan altanero, visible y chovinista en sus distintas formas, los españoles tienden a considerarse en peores términos que sus vecinos europeos. Diversas encuestas muestran cómo hay una suerte de "autoodio", una percepción muy negativa de su propio país, cultura e historia única en Europa (la mayor parte de países se tienen en buena estima). En gran medida, esta idea alimenta las explicaciones particulares, excepcionales y culturalistas de las penas que atormentan a España (como el nacionalismo periférico, el paro o la corrupción).

¿Es malo? No. La encuesta de Pew encuentra correlaciones preocupantes para Europa del Este. Una mayor percepción de superioridad cultural está relacionada con una menor tolerancia a los musulmanes o a los judíos, con una mayor influencia de las visiones religiosas, y con una menor aceptación de los derechos de las mujeres o del colectivo LGBT. Georgia, Rusia o Grecia están menos dispuestos a aceptar a un musulmán en su familia que Francia, Dinamarca o Bélgica. Una mayor superioridad cultural también está relacionada con una descripción más integrista de la "pertenencia nacional".

Mientras los suecos o daneses asumen que la ciudadanía depende de respetar las leyes y el estado de derecho, rumanos o polacos consideran que es esencial haber nacido en el país y tener un bagaje cultural acorde (religión, costumbres). A mayor sentimiento de "superioridad", menor tolerancia a lo ajeno.

Imagen: GTRES

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios