Compartir
Publicidad

España prohíbe al fin cortar las orejas y las colas de las mascotas por razones estéticas

España prohíbe al fin cortar las orejas y las colas de las mascotas por razones estéticas
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aprobado en noviembre de 1987, el Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía lleva regulando la vida de los animales de compañía en el continente tres décadas. Sin embargo, su aplicación jamás ha sido homogénea y obligada: mientras Alemania se adhirió a la legislación en 1988 (entró en vigor en 1992), países como Letonia no lo hicieron hasta 2010.

Durante todo el periodo, la principal y más extraña excepción fue España. El cuarto país de la Unión Europea no se adhirió al Convenio hasta ¡2015!, mucho más tarde que otros estados no miembro como Ucrania, Azerbaiyán o Serbia. Tras tres años de carencia, la legislación ha entrado en vigor este mismo mes de febrero. La incorporación tardía de España al corpus tendrá efectos tanto sobre los dueños como sobre las mascotas del país.

¿Qué efectos? En gran medida, el convenio busca dotar de una mayor protección a los animales de compañía (quedan excluidos, por tanto, los salvajes, los destinados a la ganadería y los utilizados en festejos, como los toros). A grandes rasgos, la norma impide maltratar o modificar el aspecto de los animales por meras cuestiones estéticas y pone grandes cortapisas al sacrificio y cría. Estos son sus puntos claves.

1. Adiós a cortar orejas y rabo por estética

Es uno de los puntos más destacados del convenio. A partir de ahora, quedarán prohibidas las "intervenciones quirúrgicas cuyo objeto sea modificar la apariencia de un animal de compañía". Se menciona explícitamente el corte tanto de la cola como de las orejas, así como la extirpación de uñas y dientes o la "sección de las cuerdas vocales". En suma, queda prohibido modificar el aspecto de un animal si un veterinario no lo considera necesario por su salud.

La mutilación de mascotas por motivos estéticos (a menudo para perfilar el aspecto agresivo del animal) es una de las principales y más comunes muestras de maltrato a perros. En varias comunidades ya estaba prohibido.

2. La cría sólo se podrá hacer con permiso

Braquito (Renee V/Flickr)

Otro aspecto clave: el convenio prohíbe los criaderos amateur de especies concretas para su explotación comercial. En gran medida, el vacío legal que existía con anterioridad fomentaba un mercado de animales y mascotas "de raza". A partir de ahora, se ponen condiciones muy específicas a la cría.

Entre otras, "toda persona que tenga intención de dedicarse a cualquiera de esas actividades deberá declararlo a la autoridad competente", además de indicar las "especies" a criar, los conocimientos de la persona responsable y la descripción y adecuación de las instalaciones a emplearse. El estado se reserva desde ya la posibilidad de denegar permisos o licencias si los conocimientos del criador o las condiciones de las instalaciones no se ajustan al convenio.

3. El sacrificio, a realizar por personas competentes

"Un animal de compañía sólo podrá ser sacrificado por un veterinario u otra persona competente". De este modo, el convenio regula (y limita) tanto las condiciones como las personas autorizadas para realizar el sacrificio de un animal. Se especifica que el sacrificio debe realizarse con el menor sufrimiento posible para la mascota, amén de quedar expresamente prohibidos las técnicas de asfixia o ahogo. También se prohíbe el envenenamiento y la electrocución.

4. El estado desalentará el regalo de mascotas

Puppy (smlp.co.uk/Flickr)

No es una prohibición expresa, sino que se inserta dentro del epígrafe "Programas de información y educación". Entre otras iniciativas, las autoridades deberán desalentar "el regalo de animales de compañía a modo de premio, recompensa o gratificación" y "la procreación no planificada de animales de compañía", una tarea que también confina a los refugios que recojan mascotas o animales vagabundos.

5. Prohibido el dopaje para competiciones

De forma sucinta, y aunque ya es algo que era perseguida por las autoridades deportivas, el convenio limita el suministro de sustancias a los animales para que mejoren su rendimiento en competiciones o concurso de cualquier tipo."Y no se utilizará ningún otro procedimiento para incrementar o reducir el nivel normal de su rendimiento" en ningún otro momento. Dicho de otra forma: queda prohibido dopar al animal.

6. Regulación explícita de su papel en espectáculos

Lassie (Jeff Ro/Flickr)

El convenio establece una regulación más dura en materia de utilización de animales en espectáculos. "Los animales de compañía no serán utilizados en publicidad, espectáculos, muestras, concursos ni manifestaciones similares, a menos que el organizador haya creado las condiciones apropiadas (...) no se ponga en peligro su salud ni su bienestar". La idea es evitar el maltrato en escenificaciones o producciones, como se ha datado en el pasado.

7. Fin del adiestramiento con crueldad

Y el último punto destacable del nuevo convenio al que se adhiere España: "No deberá adiestrarse a ningún animal de compañía de tal modo que se perjudique su salud y bienestar, en particular obligándole a superar sus fuerzas o capacidades naturales o utilizando medios artificiales que provoquen lesiones, dolores, sufrimientos o angustia innecesarios". Es decir, se prohíben las muy comunes prácticas de adiestramiento con crueldad.

8. Principios básicos para su bienestar

En esencia, el convenio regula a nivel legal una idea elemental: trata a tu mascota como te tratarías a ti mismo. Sumado al reciente cambio legislativo que deja de considerar a los animales de compañía como "cosas", supone un importante paso adelante para asegurar la protección de los perros, gatos y otras mascotas repartidas por toda la geografía española. Pese a que se haya adoptado tan tarde, asienta un marco donde los dueños no pueden hacer lo que quieran con sus mascotas sin consecuencias legales.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos