Compartir
Publicidad

El espectáculo debe continuar: por qué WWE sigue adelante con su show en Arabia Saudí

El espectáculo debe continuar: por qué WWE sigue adelante con su show en Arabia Saudí
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

WWE, la empresa detrás de lo que en España conocimos durante muchos años como 'Pressing Catch', va a celebrar el show bautizado como Crown Jewel en Arabia Saudí. Será el segundo que tuvo lugar en dicho país este año y todo apuntaba a que iba a tener lugar con normalidad. Todo eso cambió con la desaparición y posterior asesinato del periodista Jamal Khashoggi en la embajada saudí en Estambul.

El Gobierno saudí ha ido cambiado su versión de los hechos a lo largo de los días, provocando que varias empresas norteamericanas rompiesen lazos con dicho país. Por ejemplo, Endeavor puso fin a un acuerdo valorado en 400 millones de dólares poco después de la muerte de Khashoggi y las presiones para que WWE hiciera lo mismo no han dejado de ir en aumento. Sin embargo, la empresa liderada por Vince McMahon ha decidido seguir adelante, ¿pero qué les ha llevado a actuar así?

Remontémonos un momento al 27 de abril de esta año, fecha en la que WWE celebró el show 'Greatest Royal Rumble' en Arabia Saudí. Se estima que la compañía recibió 50 millones de dólares por ese evento y que el regreso cada cierto tiempo a ese país le permitiría ganar esa cantidad o incluso más cada vez. Eso bien valía ignorar las críticas porque no se dejase participar a las luchadores de la compañía cuando WWE llevaba tiempo subida al carro del feminismo.

De ahí saltamos al 17 de septiembre, fecha en la que el gobierno saudí anunció la celebración de Crown Jewel el 2 de noviembre. Además, todo apunta a que esta vez han aumentado sus gastos, ya que, por ejemplo, lograron convencer a Shawn Michaels, luchador retirado en 2010 y que había prometido no volver a subirse al ring, para participar en un combate. Él mismo había rechazado grandes sumas en el pasado, por lo que debió recibir una oferta irrechazable.

Además, WWE hizo una donación en nombre del luchador Kane, elegido recientemente en la vida real como alcalde un pueblo de Estados Unidos, para que pudiera participar. El dinero no es un problema para el gobierno saudí y McMahon no tiene problemas con llegar a un acuerdo con quién sea necesario. En este caso la excusa siempre fue un programa de reforma social y económica a diez años de Arabia Saudí. Un lavado de imagen.

Ganando tiempo

Fue entonces cuando tuvo lugar el asesinato de Khashoggi y WWE no dudó en ir estirando todo lo posible la situación comentando que estaba monitorizando lo sucedido, pero sin querer concretar nada sobre qué haría si, como ha acabado sucediendo, se reconocía la implicación de las autoridades saudíes en lo sucedido.

Durante los últimos días se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que WWE estuviera buscando una localización alternativa para la celebración de Crown Jewel. En 'Raw' y 'Smackdown', sus dos espacios televisivos que se emiten cada semana en Estados Unidos, empezaron a obviar que iba a celebrarse en Arabia Saudí, lo cual hizo que los rumores fuesen a más.

Sin embargo, WWE se limitó a confirmar el pasado lunes que seguían monitorizando lo sucedido hasta que hace apenas unas horas lanzó un comunicado para anunciar que todo seguía adelante tal y como estaba previsto:

Al igual que otras compañías de Estados Unidos planean continuar sus operaciones en Arabia Saudí, la compañía ha decidido respetar sus obligaciones contractuales con las autoridades deportivas y celebrar el evento.

Eso sí, los problemas no acaban ahí para la compañía, ya parece que John Cena y Daniel Bryan, dos de las mayores estrellas de WWE, se niegan a participar en Crown Jewel a la vista de lo sucedido y no sería raro que más luchadores expresasen su malestar, complicado todavía más las cosas. Y es que no nos olvidemos de que este domingo se celebra Evolution, el primer PPV dedicado por entero a las luchadoras, las cuales tienen vetada su presencia en Crown Jewel...

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio